Mateo Martinic: La inmigración croata en Magallanes LA INMIGRACION CROATA EN MAGALLANES
MATEO MARTINIC
[continuación]

Las causas de la inmigración croata

A estas alturas vale la pena detenerse en la cronología de la inmigración croata para hacer algunas consideraciones acerca de las causas que pudieron motivarla como fenómeno social de carácter masivo. Desde luego, está claro que el hallazgo de depósitos auríferos en las islas del Sur del canal Beagle fue la causa inmediata que movió a los primeros centenares de emigrantes entre 1890 y 1893, habida cuenta de la difusión que tan atractiva noticia hubo de tener entre ellos, por razón de relación racial con los trabajadores de Julio Popper. El saldo inmigratorio que acabó por radicarse en el territorio magallánico, descontados los que regresaron, provino una vez más desde los puertos del río de la Plata, del mismo modo como sucedió con los que arribaron por aquel tiempo para establecerse en Punta Arenas o se desperdigaron por la zonas rurales de Patagonia y Tierra del Fuego. Establecidos así los primeros grupos de emigrantes, en su abrumadora mayoría varones como lo señalaría el censo de 1895 y dueños al cabo de algún tiempo de una situación económica aceptable que prometía para el porvenir, no dudaron en participar tal circunstancia a los parientes que habían quedado en la patria dálmata, invitándolos a trasladarse hasta las tierras de Magallanes, donde la ocupación no faltaba para gentes laboriosas. Así hubo de comenzar a operar "el llamado de parientes y amigos", común en todos los fenómenos migratorios.

A las causas señaladas, habría de agregarse aún, como razones endógenas estimuladoras de la migración de nacionales de Dalmacia, la circunstancia del prolongado servicio militar en los ejércitos y armada del Emperador de Austria, a que se veían forzados los jóvenes súbditos eslavos, lo que movió a muchos de ellos a evadirse de tan agobiante carga, saliendo para América en plena adolescencia. Una segunda circunstancia debió darse después de 1900 a raíz de la epidemia de phylloxera, que dañó gravemente hasta destruirlas a las viñas de la isla dálmata de Brac, lo que vino a afectar muy seriamente la economía fundamental y por consecuencia la vida de los habitantes, provocando en pocos años la emigración de buena parte de la población joven de la histórica ínsula adriática. Al respecto conviene tener presente que Brac suministró tal vez sobre el 80% del contingente croata que arribó a Magallanes entre 1890 y 1930 (12). El bienestar que unos y otros obtendrían en la patria de adopción vino a actuar como tercera causal concurrente, estimulando al fin la marcha de terceros emigrantes hacia el distante territorio meridional de Chile.

Aquí cabe una necesaria reflexión para considerar como pudieron los inmigrantes afincarse en Magallanes, región situada casi en los antípodas geográficos del litoral adriático croata, donde aquéllos no encontraron ni con mucho condiciones de clima que recordaran ese tan benigno de la lejana tierra natal.

Qué pudo atraerlos entonces y después?

ĘPudo ser tal vez y paradojalmente el paisaje abierto, hosco y ventoso, con sensación de infinitud, de la ruda geografía patagónica, tan distinto al de la riente y dulce, aunque pedregosa Dalmacia?. No sin duda y si bien aquél no fue la causa de atracción, tampoco lo fue de rechazo (13). Creemos que lo que atrajo o atraería a los inmigrantes hasta conquistarlos fue el "aire" ubérrimo de la bendita tierra chilena. Porque, aunque de ellos no puede afirmarse que vivieran en condiciones de opresión en el suelo patrio, es posible sin embargo afirmar que las posibilidades de progreso individual y colectivo estaban limitadas tradicionalmente por una rigidez social no fácil de modificar teniendo en cuenta las condiciones políticas de la época de la migración. En cambio, una vez en Chile, los inmigrantes dálmatas pronto comprendieron que esta era una nación libre de odiosos privilegios, cuyo democrático y saludable vivir en el respeto de los derechos del hombre, garantizaba a cualquiera una posibilidad cierta de ascenso social mediante un legítimo y honesto esfuerzo. En buenas cuentas, los inmigrantes croatos encontraron en Chile - en la igualdad democrática de su surgiente sociedad austral - las condiciones que idealmente ansiaban para la patria sojuzgada.

Tal vez si su aceptación final de la naturaleza meridional - o al menos su falta de rechazo - pudo estar en el subconciente de los inmigrantes en cuanto ella reflejaba en su prístina amplitud la libertad que encontraron en Chile y colmaba sus sentimientos ancestrales. Y así se quedaron.

(12) Una prueba indirecta de lo aseverado está en el hecho conocido de la apreciable disminución demográfica que se registró en Brac después de 1900 al descender su anterior población superior a los 24.000 habitantes, en más de un tercio después de la plaga que asolara las vides de la isla (Brac, Simunovic, 1975:XXX).

(13) Así, por ejemplo, los inmigrantes apreciaron de inmediato la bondad del suelo para uso horticola en Punta Arenas, sus alrededores y otros sitios del Territorio, tan distinto al pedregoso y harto mezquino Brac y otras partes del litoral dálmata.

CONTINUA| INDICE| HOME

Edición electrónica: Studia Croatica, 1998
______________________________________
Studia Croatica Studia Croatica Blog Croatian Culture Hrvatska Kultura Videos by Studia Croatica Studia Croatica - Facebook Studia Croatica - Twitter www.croacia.com.ar Adriana Smajic Glagol Press