Cardenal Stepinac
CARDENAL STEPINAC: Mártir de los Derechos Humanos
M. Landercy
[continuación]

Encuentro Stepinac-Bakaric

El 17 de agosto de 1945, Mons. Stepinac expuso al Presidente de la República de Croacia en la sede de la Comisión para las cuestiones religiosas, la situación de la práctica religiosa entre los jóvenes. Esta práctica religiosa era continuamente ultrajada en todo el país, se enseñaba a los jóvenes a cantar canciones ateas e injuriosas hacia Dios, incluso oficialmente; se impedía la enseñanza del catecismo; se había retirado la Cruz de las aulas de las escuelas. Todo esto contradecía los principios democráticos que deben respetar la tradición y la voluntad de los padres. Incluso en Belgrado la educación religiosa estaba permitida, entonces ┐Por qué no en Zagreb?, preguntaba Stepinac ┐o es que en Zagreb hay una democracia, una libertad de conciencia, una lógica distinta a las de Belgrado?

Se intentaba incluso impedir a los sacerdotes que suministraran los sacramentos a los enfermos y moribundos en los hospitales, al igual que se impedía su asistencia a los condenados a muerte en las prisiones.

La protesta de Mons. Stepinac no tuvo efecto. La libertad de la prensa católica fue suprimida por razones supuestamente técnicas: falta de papel de imprenta. Pero, al mismo tiempo, los partisanos se llevaban vagones de papel proveniente de la imprenta del Arzobispado. Todas las imprentas católicas fueron cerradas.

Todo el material fue secuestrado y todos los diarios católicos fueron clausurados sin volver a recuperar nunca el derecho de aparecer.

Llovían acusaciones ante las autoridades contra las supuestas provocaciones de los peregrinos durante la peregrinación a Marija Bistrica; se multiplicaban las calumnias contra todo lo que era religioso. Mons. Stepinac continuaba intercediendo ante el poder central para que cesaran las acusaciones sin fundamento. La peregrinación, decía por ejemplo Monseñor, nunca tuvo carácter político.

En una carta del 20 de agosto, dirigida al Presidente de la República, el Arzobispo se quejaba también de la cuestión agraria, reforma en nombre de la cual se confiscaban las propiedades de la Iglesia y de sus instituciones, a pesar de que su rol era exclusivamente caritativo. Stepinac señalaba también en esta carta, que continuaban las detenciones de sacerdotes. No se cumplía la promesa de que todas las cuestiones entre la Iglesia y el Estado serían resueltas por decisiones compartidas. La Reforma Agraria era injusta con la Iglesia y sólo contribuía a dificultar aún más las relaciones Iglesia- Estado. En la misma carta Mons. Stepinac indignado ante un ataque contra el Santo Padre durante una sesión de la Asamblea, se preguntaba: "┐Por qué provocar continuamente tal odio religioso? Hechos como estos hieren a miles de católicos. Ninguna democracia puede justificar tales gestos".

Esta vez Mons. Stepinac recibió una respuesta del Presidente Tito en la que se disculpaba pero, al mismo tiempo, justificaba la reforma agraria afirmando que era la voluntad de los campesinos. Sin embargo, agregaba que se permitirían 10 hectáreas en lugar de 5 a los monasterios y a las instituciones religiosas y un poco más a los monumentos y lugares históricos de la Iglesia.

Cartas de la Conferencia Episcopal a Tito

El 13 de setiembre de 1945, en la apertura de su Conferencia Episcopal, los Obispos dirigieron una carta a Tito, por intermedio de Stepinac. Reclamaban allí la revisión de la injusta ley agraria, el respeto al matrimonio católico, la posibilidad de que los sacerdotes pudieran impartir los Sacramentos a los prisioneros y a los enfermos en los hospitales.

Esperaban que Tito resolviera finalmente la cuestión de la libertad de conciencia. Los Obispos manifestaban, en esta carta, su profunda fe en la posibilidad de acuerdo y de paz entre el Estado y la Iglesia, que sería útil a ambos. No pedían más que colaborar armoniosamente. La carta concluía recordando también los hechos dolorosos tantas veces mencionados.

Poco tiempo después de la apertura de la Conferencia, se informó a Mons. Stepinac que se había autorizado a funcionar a una de las imprentas católicas: "íSólo quieren comprarnos!", dijo simplemente el Arzobispo.

El 20 de setiembre, último día de la Conferencia, los Obispos redactaron una nueva carta sobre la educación atea impuesta a la juventud. Recordaban nuevamente las desdichas cotidianas y las represalias contra los religiosos. En conclusión, los Obispos acusaban a la ideología materialista y exigían respeto a la Fe Católica y a la moral cristiana, la libertad de la prensa católica, de las iglesias y de las asociaciones católicas, de la enseñanza del catecismo, de la acción caritativa. Recordaban, también, el respeto debido a la persona humana y a sus derechos naturales, el respeto al matrimonio católico y finalmente, reclamaban la devolución de las instituciones confiscadas.

INDICE| HOME| CONTINUA

______________________________________
Studia Croatica Studia Croatica Blog Croatian Culture Hrvatska Kultura Videos by Studia Croatica Studia Croatica - Facebook Studia Croatica - Twitter www.croacia.com.ar Adriana Smajic Glagol Press