LA FIGURA QUE ILUMINO LA IGLESIA DE DIOS LA FIGURA QUE ILUMINO LA IGLESIA DE DIOS DEL PUEBLO CROATA
Josip BozaniŠ, Arzobispo de Zagreb
VII El martir de la conciencia (1946-1960)

14. Nos hemos entretenido en sus primeros doce años y medio de su ministerio episcopal. Ya entonces mostró las tendencias principales de la renovación espiritual pastoral a que aspiraba y que nos invita que, en esos tiempos nuevos, la perseguimos de una manera nueva. Pero para juzgar su personalidad y su obra no está de menos recordar los años sucesivos, podemos decir, años pasivos de su ministerio episcopal. Esos trece años y algunos meses son caracterizados por un gran sufrimiento por Cristo y su Iglesia, por el pueblo de su diócesis, y por toda la Iglesia croata. Aceptó este sufrimiento voluntariamente y lo mantenía con todo corazón y alma. En Lepoglava, donde estuvo desde el 19 de octubre de 1946, no se entregó a una resignación apática. Transformó su cárcel en una celda de oración, trabajo y penitencia, según el viejo lema monástico: "Orad y trabajad!" Dijo una vez: "Me habéis privado de todo menos la libertad de elevar mis brazos hacia el cielo como Moises." (29)

El 5 de deciembre de 1951 fue trasladado de Lepoglava teniendo como cárcel el lugar de domicilio de su parroquía natal de KrasiŠ, el traslada también su rutina diaria, con un poco más de libre movimiento, a ese "olvidado rincón de la libertad", como lo dice en uno de sus diarios el meritorio pastor de la parroquía de KrasiŠ Josip VranekoviŠ. Desde sus primeros días en Lepoglava hasta el fin de su vida Stepinac continuó su ministerio episcopal rezando y sufriendo, según las palabras de San Pablo: _Que ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia.r (Col 1 ,24). Así hablaba en los primeros días en KrasiŠ cuando un periodista extranjero le preguntó: ""Cómo se siente Ud.?". Stepinac respondió: "Aquí igual que en Lepoglava... cumpliendo mi deber." A la pregunta: ""Cuál es su deber?" él respondió: "Sufrir y trabajar por la Iglesia." (31)

En todo ese tiempo de sufrimiento episcopal, fue de gran consuelo y gozo espiritual que pudo celebrar la misa, predicar, confesar. Así pudo encontrarse con al menos una parte de sus fieles, parroquianos. Y otra cosa más, pudo corresponder con el gran número de sus sacerdotes y fieles, aunque bajo el constante control y con el peligro del confiscación. Escribió cientos de cartas en las cuales breves pero fevorosas palabras, impulsaba a los destinarios a la fidelidad a Dios y la Iglesia, y a la inviolable esperanza en la victoria en la cosa de Dios. Especialmente fuertes son las cartas en las cuales, con su autoridad, aconseja y alienta a los sacerdotes a resistir, lo más fuerte que puedan, a todas las persuasiones del gobierno a entrar en las así llamadas asociaciones de los sacerdotes. En esas asociaciones el vió una grande trampa hostil que expone al peligro el catolicismo y la unidad de la Iglesia, lo que para él fue la cosa santísima. (32)

INDICE|HOME

______________________________________
Studia Croatica Studia Croatica Blog Croatian Culture Hrvatska Kultura Videos by Studia Croatica Studia Croatica - Facebook Studia Croatica - Twitter www.croacia.com.ar Adriana Smajic Glagol Press