STUDIA CROATICA

 

STUDIA CROATICA

Año XXXIII  Enero – Diciembre 1992 - Vol. 122-123

 

 

HIMNO NACIONAL CROATA.. 1

EL FUTURO CROATA.. 2

LA AGRESION SERBIA A CROACIA A LA LUZ DE LA ESTADISTICA.. 3

LEGITIMIDAD Y SIGNIFICADO DE LA LIBERTAD CROATA.. 12

JURAJ DRAGIŠIĆ (1445-1520.) Y LOS JUDIOS. 14

RELACIONES DIPLOMÁTICAS DE LA SANTA SEDE CON LA REPUBLICA DE CROACIA   20

EDO BULAT: Poesías. 22

EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA EN LA LITERATURA CROATA.. 23

LA PRESENCIA DE LOS CROATAS EN LA AMERICA COLONIAL 29

ESCUCHA, IRIS. 33

Crónicas y comentarios. 40

1992: LA NACION CROATA SE PONE DE PIE. 40

ZAGREB, CAPITAL DE LA REPUBLICA DE CROACIA FESTEJA 750 AÑOS DE SU STATUS DE CIUDAD REAL LIBRE. 46

PROYECTO DE ORDENANZA POR EL QUE SE DECLARA A ZAGREB CIUDAD HERMANA DE BUENOS AIRES. 46

APELACION AL MUNDO JUDIO.. 48

"LOS SOLISTAS DE ZAGREB" NUEVAMENTE EN BUENOS AIRES. 48

LA PARTICIPACION DE CROACIA EN LAS TRAVESIAS DEL ATLÁNTICO CON MOTIVO DEL QUINTO CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA.. 49

ZDRAVKO DUČMELIĆ.. 49

CONGRESO MUNDIAL CROATA.. 50

Ecos de la prensa croata. 51

ENTREVISTA A NIKOLAI TOLSTOY.. 51

Ecos de la Prensa mundial 53

DESPERTANDO CONCIENCIAS. 53

EUROPA SERA JUZGADA POR LLEGAR DEMASIADO TARDE. 57

BASTA DE EXCUSAS: AYUDEMOS A BOSNIA.. 57

LOS DESPOJOS DE LA DEPURACION ETNICA.. 59

CROACIA: EL LARGO CAMINO AL RECONOCIMIENTO.. 60

EL PRECIO DEL RENUNCIAMIENTO.. 66

Reseña de libros e Información bibliográfica. 68

JOHANN GEORG REISSMÜLLER: "Der Krieg vor unserer Haustür - Hintergründe der kroatischen Tragödie" 68

IVANA BRLIĆ-MAŽURANIĆ: "Priče iz davnine" 69

IVAN ARALICA: Zadah ocvalog imperija. 70

CROACIA ENTRE LA GUERRA Y LA INDEPENDENCIA. 71

ŽELJKO KRUŠELJ: KROJAČI HRVATSKIH GRANICA.. 71

OD NINA DO KNINA (De Nin a Knin). 71

PRIMER DICCIONARIO DE LA LENGUA CROATA.. 72

ESLAVONIA OCCIDENTAL. 72

CHISTOPHE DOLBEAU: LA CROATIE, SENTINELLE DE L'OCCIDENT. 72

ANTO KNEŽEVIĆ: AN ANALYSIS OF SERBIAN PROPAGANDA.. 72

 

 

1220101

 

HIMNO NACIONAL CROATA

HERMOSA patria nuestra.

Heroica tierra amada.

Cuna de viejas glorias.

¡Que seas por siempre afortunada!

Te queremos por gloriosa,

es sólo a ti a quien queremos.

Te amamos donde eres llano,

o es montañoso tu suelo.

Corran Drava, Sava, corran,

y tú Danubio no pierdas tu tesón.

Mar azul cuéntale al mundo

que el croata ama a su nación,

mientras el sol caliente sus campos,

y el viento sus robles agite.

Mientras la tierra guarde a sus muertos,

y su corazón vivo palpite.

 

LIJEPA naša domovino

oj junačka zemljo mila.

Stare slave djedovino.

Da bi vazda sretna bila!

Mila, kano si nam slavna.

Mila si nam ti jedina.

Mila kuda si nam ravna.

Mila kuda si planina!

Teci Dravo, Savo teci,

nit ti, Dunav, silu gubi.

Sinje more, svijetu reci,

da svoj narod Hrvat ljubi!

Dok mu njive sunce grije,

dok mu hrašće bura vije.

Dok mu mrtve grob sakrije.

Dok mu živo srce bije.

 

Versos del actual Himno Nacional Croata del poema La Patria Croata de Anton Mihanović, del año 1835. Traducción: Jasna Bulat. (Bs. As., 1991)

 

1220201

EL FUTURO CROATA

RADOVAN LATKOVIĆ, Buenos Aires, Argentina

La recuperación de los territorios de la península de Prevlaka y de las zonas aledañas de Dubrovnik, lograda recientemente, representó un acontecimiento de particular importancia para toda Croacia. Finalmente había sido liberada del asedio la antigua ciudad-estado, cuna y orgullo de la cultura croata y patrimonio cultural de la humanidad.

La liberación de Dubrovnik, celebrada el 29 de octubre con un festejo excepcional que tuvo lugar en la histórica ciudad con la presencia del presidente de la República, Dr. Franjo Tudjman, y de altos representantes del gobierno y del ejército, fue identificada simbólicamente como finalización de la guerra de defensa de la Patria y punto de partida hacia la reconstrucción de Croacia.

Cabe preguntarse qué significado atribuirle a esta interpretación cuando los agresores serbios continúan dirigiendo esporádicamente ataques criminales por tierra y por aire desde sus posiciones en la vecina Bosnia y Herzegovina donde no paran con la cruel "limpieza étnica".

En el discurso pronunciado en esta ocasión, el presidente Tudjman se refiere precisamente a esta cuestión: "Queda todavía el deber de establecer el poder soberano croata en todo nuestro territorio. Espero que nos será posible realizarlo con la ayuda de las fuerzas de paz, a las que hemos aceptado para evitar mayores destrucciones y más víctimas. Pero se entiende que si esto no fuera posible con la ayuda de las fuerzas de paz, aquí tenemos la prueba de que Croacia dispone hoy no solamente de un orden legalmente constituido sino también de su fuerza defensiva en tierra, mar y aire, la que estará en condiciones de establecer el orden y legalidad en todo su territorio y defender las fronteras de Croacia. Hemos logrado la victoria sobre la tercera fuerza militar de Europa. Hemos sufrido en esta guerra enormes sacrificios, pero de esta victoria queremos avanzar hacia la paz y la reconstrucción. Queremos reparar todos estos destrozos que produjeron estos bárbaros del siglo 20. Queremos que nuestro hombre goce la libertad en su patria. Croacia no tiene ambiciones imperialistas en ninguna parte de sus fronteras, pero Croacia no ha renunciado ni va a renunciar a un solo pedazo de su tierra sagrada. Esto lo hemos confirmado en la defensa de este frente de batalla como también en las negociaciones diplomáticas con los adversarios y con los representantes internacionales".

Esta victoria, que ha permitido recuperar 1.210 km2 de superficie terrestre y 1.080 km2 de superficie marítima, representa otra afirmación de la independencia croata lograda gracias al heroísmo del soldado croata apoyado por la entereza de su pueblo y la prudente y decidida conducción de su Gobierno. La bandera croata flamea hoy frente a la Sede de las Naciones Unidas, mientras que la ex Yugoslavia, disfraz para la Gran Serbia, fue expulsada de la ONU, no logrando Serbia y Montenegro ocupar su banca a pesar de haberse presentado como su heredera.

Nadie puede subestimar la importancia de esta proyección de Croacia en el mundo internacional. Sin embargo, existe otro aspecto de esta realidad, quizás más importante. La constitución y el reconocimiento de la República de Croacia como Estado independiente y soberano le han abierto las puertas hacia ella misma, hacia sus valores largamente oprimidos, permitiéndole volver a sus fuentes europeas naturales. Croacia vuelve a encontrarse a sí misma. Todos aquellos que visitan hoy Croacia pueden observar los signos de un despertar nacional que surge en medio de los terribles estragos de la guerra poniendo de manifiesto una vitalidad indestructibe que se refle-ja en la vida cotidiana, social, cultural y económica del país. Por todas partes se reconstruye aun cuando la paz no esté asegurada todavía. Por otra parte, a pesar de las pérdidas sufridas en esta guerra, evaluadas hasta el presente en más de 25 mil millones de dólares, Croacia aloja y alimenta a algo más de 750.000 refugiados, de los cuales los llegados de Bosnia y Herzegovina superan los 500.000, lo que representa un esfuerzo sobrehumano para el pueblo croata, una suerte de "milagro croata". El mantenimiento de este número de refugiados representa para Croacia una carga diaria de tres millones de dólares, siendo el efecto de esta carga para la economía croata igual, si no peor, al de las sanciones de embargo decretadas por la ONU a Serbia y Montenegro.

Todos estos esfuerzos y la vitalidad demostrada aseguran el FUTURO CROATA basado en una voluntad inquebrantable, comprobada a lo largo de su historia, que triunfa ahora sometida a la dura prueba impuesta por esta guerra de agresión serbia.

En este proceso, que determina el futuro croata, participó también Studia Croatica, como activo componente de la diáspora croata. Desde que la opresión del pueblo croata llegaba a límites extremos con las matanzas de Bleiburg y Ias "marchas de muerte" culminando en el juicio al arzobispo de Zagreb, Aloisius Stepinac —tema principal de nuestro primer volumen aparecido en 1960— Studia Croatica se ha dedicado, durante los últimos treinta y dos años, a denunciar dos grandes mentiras de este siglo: el comunismo y el "yugoslavismo". Hemos insistido en que la primera, prometiendo la libertad y el bienestar general a los hombres de todo el planeta, ejercía en realidad una dictadura despiadada, denigrando y anulando al hombre, a su persona y a su ambiente social, en medida desconocida hasta nuestros días. La otra, la mentira yugoslava, en muchos rasgos similar a la primera, era más difícil de combatir por su carácter loca y el desconocimiento generalizado. Insistimos sobre la gran mentira de la supuesta existencia de un pueblo yugoslavo, disfraz creado para ocultar la identidad nacional de los pueblos sumergidos en un Estado centralizado con el fin de hacerlos desaparecer paulatinamente en la Gran Serbia.

La guerra de agresión serbia contra Croacia, extendida luego a Bosnia y Herzegovina, que hoy observan millones de mujeres y hombres en las pantallas de la TV como testigos oculares de los crímenes horripilantes cometidos por los invasores, ha confirmado las tesis que desarrollamos durante tres décadas en Studia Croatica, proponiendo como única solución valedera y humana el reconocimiento del derecho de autodeterminación nacional para los pueblos subyugados en la llamada República Federal Socialista de Yugoslavia. Ahora, cuando este derecho está reconocido y lograda la Independencia de Croacia, a pesar de la todavía persistente resistencia armada del agresor serbio, podemos considerar cumplida una etapa en la misión periodística de Studia Croatica.

1220301

LA AGRESION SERBIA A CROACIA A LA LUZ DE LA ESTADISTICA

PABLO TIJAN, Madrid, España

La información general sobre el desarrollo de la agresión serbia a Croacia, extendida ahora también a Bosnia y Herzegovina, y los más relevantes hechos políticos en relación con los acontecimientos bélicos están amplia y puntualmente servidos por la radio, la televisión y la prensa de todo el mundo gracias a los a veces sobrehumanos esfuerzos de los corresponsales fijos y enviados especiales de los que ya no pocos dieron con sus vidas testimonio die su alta profesionalidad. Sin embargo, en los trabajos, a menudo muy perspicaces, de los columnistas y comentaristas de la política internacional, así como en la apreciación de los políticos y gobernantes, frecuentemente, se echa de menos la falta de documentación estadística, que precisamente en esta guerra reviste una extraordinaria importancia ya que ayuda a comprender mejor el fondo y las causas de este conflicto bélico.

Con el fin de contribuir al más completo y exacto conocimiento de los pueblos de la ex Yugoslavia, en primer lugar de los croatas y los serbios que son los protagonistas de este sangriento litigio, se ofrecen a continuación cinco Tablas estadísticas con breves explicaciones donde el caso los exigía. Extraídos los datos de las fuentes oficiales yugoslavas, las Tablas están redactadas y ordenadas como material de documentación para el uso práctico de periodistas, escritores o políticos interesados en el tema.

En la Tabla 1 se exponen los datos generales sobre la ex Yugoslavia, su extensión y su estructura federal, así como sobre la población, su distribución por las seis Repúblicas federales y las dos Provincias Autónomas y su densidad. La Tabla 2 da a conocer los datos sobre la población de la República de Croacia. Los números referentes a los croatas que en grupos compactos viven fuera de su República en otras unidades federales de Yugoslavia se desarrollan en la Tabla 3. El capital problema en las relaciones entre los croatas autóctonos en su propio país y los serbios habitantes de Croacia viene tratado escrupulosamente y con detalles en la Tabla 4. A los planes de la Gran Serbia se dedica Tabla 5. En esta Tabla se ponen de manifiesto los datos estadísticos referentes a la población de la pretendida Gran Serbia conforme al plan llamado "Línea Karlobag-Virovitica".

Tomando en cuenta que Yugoslavia fue un Estado plurinacional, era lógico que el Censo se haga en el sentido de que los ciudadanos pudieran libremente declarar su pertenencia a su nación o nacionalidad, o bien a una minoría nacional o a un grupo étnico, ya que todo ello son las categorías previstas por la Constitución. Sin embargo, en la Constitución de 1974 no estaba previsto el concepto "yugoslavo" que en opinión de algunos políticos apareció como una nueva nacionalidad por encima de las ya legalmente reconocidas y que luego fue el objeto de una apasionante polémica. Desde antes existía en el lenguaje político oficial la palabra "yugoslavo" sólo en su significado territorial-político, pero como concepto "yugoslavo estadístico" fue introducido en el Censo de 1961. A partir de 1971 hasta 1981 el número de "yugoslavos estadísticos" se multiplicó por cuatro, especialmente en las tierras croatas. El estudio de esta nueva categoría demuestra, primero, que estaba muy favorecida y aconsejada por los órganos del Censo, luego que estos "yugoslavos" aparecían preferentemente en las regiones de población mixta, que eran funcionarios del Estado o del Partido, o bien que eran personas que de uno u otro modo dependían económica o disciplinalmente de las autoridades y, en general, las gentes sobre las cuales resultaba fácil ejercer la presión en este sentido. Asimismo, había entre ellos matrimonios mixtos o hijos de tales enlaces. Es llamativo un número creciente de "yugoslavos declarados" en las grandes ciudades, así como en ciertos importantes centros industriales de Croacia, mientras en las comarcas homogéneas croatas era insignificante su cifra y a menudo se movía entre un 1% y un 0,1%. En cualquier caso puede afirmarse que este nuevo tipo de yugoslavismo no es el brote de una conciencia nacional yugoslava en los ciudadanos que así se declaraban.

En las Tablas 2 y 4 se citan por separado los números referentes a estos "yugoslavos", pero en otras Tablas vienen juntos con otros grupos menores y poco definidos bajo el epígrafe común otros, porque una diferenciación entre ellos ya no se consideraba necesaria.

En las presentes Tablas estadísticas se exponen diversos aspectos y relaciones interétnicas que de momento, mientras sigue la guerra y se esperan negociaciones para conseguir la paz y la estabilización de las Repúblicas secesionistas, pueden tener una gran importancia política. Desde luego, sería útil y necesario conocer al mismo tiempo los datos, sobre la estructura económica de la ex Yugoslavia, sobre los recursos naturales de las sendas Repúblicas y las Provincias Autonómicas, así como la siempre cambiante información estadística sobre las exportaciones e importaciones, el producto nacional bruto, la renta per capita, el ahorro, la deuda pública, las reservas de oro, etc., pero datos recientes y fiables en esta materia no son disponibles.

Las bases para la elaboración de las Tablas citadas corresponden al último Censo oficial que se ha hecho en la ex Yugoslavia, en 1981. Aparecen en el Anuario del Instituto Federal de Estadística, para el año 1982. Después de este año no hubo otro Censo general, pero no se hizo a causa de la guerra y la práctica disolución del Estado. Desde luego, después del último Censo se practicaron unas estimaciones parciales sobre los movimientos demográficos en la ex Yugoslavia, pero carecen de plena credibilidad.

Los cambios demográficos en la última década se deben, ante todo, a la diferente tasa de natalidad en las distintas nacionalidades que es, por ejemplo, muy alta entre los albaneses de Kosovo y Macedonia y, hasta cierto punto, entre los musulmanes de Bosnia y Herzegovina, frente a la muy baja en Vojvodina, Croacia y Eslovenia. La bastante baja tasa de crecimiento de los croatas causada en parte por la numerosa emigración de los obreros croatas principalmente a Alemania y luego a otros países europeos y de ultramar en las dos décadas anteriores, está desde hace varios años parada y casi compensada con el retorno de un gran número de estos emigrantes. Ciertamente, la presente guerra produce estragos en la población de Croacia originando, además de un elevado número de muertos, considerables masas de refugiados y traslados forzosos de los habitantes de los poblados ocupados o arrasados. Todas estas pérdidas y cambios sobre el terreno es difícil de calcular hasta que la guerra termine.

La credibilidad de los Censos yugoslavos generalmente es la misma que se puede conceder a cualquier documento presentado por las autoridades comunistas, agravada en este caso por la acusada tendencia granserbia y centralizadora que domina en el Instituto Federal de Estadística. Este centro oficial tiene su sede en Belgrado y sus directivos son mayormente los serbios que ya desde los primeros Censos realizados todavía en la época monárquica tratan de alcanzar su objetivo principal que es conseguir, elevar y mantener el predominio numérico del pueblo serbio en todos los campos por los que debe interés la estadística oficial. Este trabajo aparece como un arma en la lucha para conquistar los territorios con población mixta y asegurar al pueblo serbio al menos el puesto de minoría más numerosa, si ya no puede ser la absoluta. Los mayores esfuerzos en este sentido se dirigen contra el pueblo croata (en Croacia, Bosnia Herzegovina y Vojvodina), el pueblo albanés (en Kosovo, Macedonia y Montenegro) y los musulmanes de Bosnia, y Herzegovina, disminuyendo, al mismo tiempo, la fuerza numérica de éstos y otros pueblos más pequeños. Simultáneamente se trata de aumentar el número de los serbios con la adscripción de los pequeños grupos étnicos de religión ortodoxa, como son por ejemplo los gitanos que profesan esta religión (los hay también musulmanes y católicos) y los vaLcos. Se inventan varias nuevas categorías de ciudadanos, aparentemente sin mayor importancia, como son, por ejemplo: "desconocido", "no sabe", "no contesta", "no declara su nacionalidad", "se declara ciudadano de una República o Provincia Autónoma", "yugoslavo", "yugoslavo sin determinarse". Todo ello ofrece amplias posibilidades a los agentes realizadores del Censo para manipular fraudulentamente las cifras en las hojas que recogen de los ciudadanos, en muchas ocasiones analfabetos. Luego los datos finales se redactan arbitrariamente o simplemente se falsifican en el mismo Centro antes de darlos a conocer al público.

La insuficiente credibilidad de los Censos yugoslavos se pone de manifiesto, ante todo, en el constante cambio de criterios de cómo realizar un Censo respecto a los conflictos nacionales o interétnicos en el país y que afectan a los conceptos básicos, tales como: nación, nacionalidad, minoria nacional, grupo étnico, residente extranjero, obrero residente provisional en el extranjero, etc. Simultáneamente cambian, además, las instrucciones impartidas a los agentes realizadores del Censo. El estudio comparativo de los efectos de varios Censos sucesivos lleva asimismo a unas conclusiones que dañan seriamente la credibilidad de los Censos comunistas yugoslavos. Como ejemplo, sólo dos casos que ponen en duda la credibilidad del Censo de 1981: el trato inferido a los musulmanes y a los obreros residentes provisionales en el extranjero.

Varias reformas en el sentido de una moderada liberalización y descentralización que comienzan a notarse en Yugoslavia en la década de Ios setenta llegaron a manifestarse en el Censo de 1981. Los musulmanes de Bosnia y Herzegovina en los anteriroes Censos habían sido tratados de diferentes maneras y no pocas veces con intimidación, primero como "musulmanes nacionalmente declarados", es decir, "musulmanes-serbios", "musulmanes-croatas", etc., luego como "yugoslavos nacionalmente indeterminados" hasta que los definieron como "musulmanes en el sentido de nacionalidad (o nación)". Fue entonces cuando éstos empezaron a crecer estadísticamente conquistando el primer puesto de la mayoría más numerosa, mientras los serbios de este país perdían el primer puesto que todavía en 1948 ocupaban con el 44,3% y en 1981 bajaron al 32%, con lo cual quedó patente la falsificación de los Censos anteriores.

En cuanto al censo de los obreros empleados provisionalmente en el extranjero, el Censo general de 1981 cifra su número en 815.307 personas, mientras otra institución oficial, el Centro de Investigaciones de las Migraciones, llega en su cálculo a 1.108.000 personas. La diferencia de 293.000 personas menos se debe a la ya comprobada tendencia del Instituto Federal de Estadística de ir disminuyendo en cualquier situación la fuerza numérica de los croatas que, en este caso, constituyen la mayor parte de los obreros emigrantes.

Finalmente es de notar one en varias ocasiones se producían también impugnaciones de ciertos resultados o efectos del Censo.

Los números estadísticos que arroja el Censo general de 1981 no son del todo creíbles, pero son lo único que hay y como tales hay que aceptarlos. De todos modos son al menos significativos.

Fuente: PETRIČEV1Ć, Jure, Nacionalnost stanovništva Jugoslavije. Verlag Adria. Bragg, 1983.

TABLA 1

EX-YUGOSLAVIA EXTENSION - POBLACION - FRONTERAS

Según la Constitución de 1974 y el Censo de 1981

 

Repúblicas y Provincias Autónomas

Extensión

 

Población

 

Densidad por km2

 

 

en km2

%

Habitantes

%

 

 

Bosnia y Herzegovina

51.129

20,0

4.124.080

18,4

80

Ext.: con el Mar Adriático;

Int.: con Croacia, Serbia y Montenegro.

Croacia

56.538

22,1

4.601.469

20,5

81

Ext.: con Hungría y M. Adriático; Int.: con Eslovenia, Vojvodina y Bosnia-Herzegovina.

Eslovenia

20.251

8,0

1.891.864

8,4

93

Ext.: Italia, Austria, Hungría y Mar Adriático;

Int.: con Croacia.

Macedonia

25.713

10,0

1.912.257

8,5

76

Ext.: con Bulgaria, Grecia y Albania; Int.: con Serbia y Kosovo.

Montenegro

13.812

5,4

584.310

2,6

42

Ext.: con Albania y M. Adriático; Int.: con Serbia, Kosovo, Bosnia-Herzegovina y Croacia.

Serbia

55.868

22,0

5.694.464

25,4

101

Ext.: con Rumania y Bulgaria;

Int.: con Vojvodina, Macedonia, Kosovo, Montenegro y Bosnia-Herzegovina.

R.A. de Kosovo

10.887

4,0

1.584.441

7,1

145

Ext.: con Albania;

Int.: con Serbia, Macedonia y Montenegro.

R.A. de Vojvodina

21.606

8,5

2.034.772

9,1

94

Ext.: con Hungría, Rumania;

Int.: con Croacia, Serbia y Bosnia-Herzegovina.

Serbia, incl. Kosovo y Vojv.

88.361

34,5

9.313.677

41,6

105

 

EX -YUGOSLAVIA

255.804

100,0

22.427.585

100,0

87

Ext.: con Italia, Austria, Hungría, Bulgaria, Grecia, Albania y Mar Adriático.

CROACIA

Población de la ex República Socialista de Croacia, actual República de Croacia, según el Censo de 1981

Se declararon

 

%

Croatas

3.454.661

76,596

Serbios

531.502

11,550

Húngaros

25.439

0,553

Eslovenos

25.136

0,546

Musulmanes

23.740

0,516

Checos

15.061

0,327

Italianos

11.661

0,253

Montenegrinos

9.818

0,213

Eslovacos

6.533

0,142

Albaneses

6.006

0,999

Macedonios

5.362

0,117

Gitanos (Romi)

3.858

0,084

Rusinos

3.321

0,072

Ucranianos

2.550

0,055

Alemanes

2.175

0,047

Polacos

758

0,0

Rusos

758

0,0

Rumanos

609

0,0

Búlgaros

441

0,0

Judíos

316

0,0

Turcos

279

0,0

Austríacos

267

0,0

Griegos

100

0,0

Valacos

16

0,0

Otros

1.553

0,034

"Yugoslavos"

379.057

8,238

No se declararon

17.133

0,372

Declararon sólo su ciudadanía de la Rep. de Croacia

8.657

0,188

 

 

 

TOTAL

4.601.469

100,000

Recapitulación:

 

%

Croatas

76,596

Serbios

11,550

Otros

11,854

Total

100,000

Croatas

76,596

Otros (no Serbios)

11,854

Total

88,450

En Croacia, los croatas y otros no serbios constituyen el 88,450 por ciento de la población total de la República, mientras que los serbios representan solamente el 11,550 por ciento.

Fuente: Savezni zavod za statistiku. Statistički godišnjak Jugoslavije. Belgrado, 1982.

TABLA 3

EX-YUGOSLAVIA

CROATAS EN LA EX-YUGOSLAVIA POR REPUBLICAS Y PROVINCIAS AUTONOMAS

En números absolutos y relativos, según el Censo de 1981

Algo más que tres cuartas partes (exactamente un 76,596%) del pueblo croata estaban concentradas en la República S. de Croacia, mientras que el resto del pueblo vivía disperso en otras Repúblicas y Provincias Autónomas de Yugoslavia, a saber:

en Bosnia-Herzegovina:         758.136 (18,4% de la población de esta República)

en Vojvodina:                           109.203 (5,4% de la población de esta Prov. Aut.)

en Eslovenia:                          55.625 (2,9% de la población de esta República)

en Serbia:                                31.447 (0,6% de la población de esta República)

en Kosovo:                              8.718 (0,6% de la población de esta Prov. Aut.)

en Montenegro:                       6.904 (1,2% de la población de esta República)

en Macedonia:                         3.349 (0,2% de la población de esta República)

TOTAL:                                   973.382 Croatas habitan fuera de Croacia.

Frente a 531.502 serbios en Croacia que piden una protección especial y autonomía, cuando no incluso la anexión a Serbia, habitan, pues, 156.272 croatas en Serbia (con sus dos Provincias Autónomas) y en Montenegro, además de 758.136 en Bosnia y Herzegovina, que al menos a base de reciprocidad deberían exigir y obtener los mismos derechos que los serbios en Croacia.

Homogeneidad étnica

Respecto a la homogeneidad étnica, la República de Croacia ocupa el cuarto puesto detrás de Eslovenia, Serbia y Kosovo y delante de Montenegro, Macedonia, Vojvodina y Bosnia y Herzegovina, a saber:

1.         Eslovenia, con el 90,5% de eslovenos.

2.         Serbia, con el 85,4% de serbios.

3.         Kosovo, con el 77,4% de albaneses.

4.         Croacia, con el 76,596% de croatas.

5.         Montenegro, con el 68,5% de montenegrinos.

6.         Macedonia, con el 67,0% de macedonios.

7.         Vojvodina, con el 54,4% de serbios.

8.         Bosnia-Herzegovina, con el 39,5% de musulmanes, el 32,0% de serbios y el 18,4% de croatas.

Serbia tomada como un conjunto con sus dos Provincias Autónomas Vojvodina y Kosovo retrocede al antepenúltimo puesto, detrás de Montenegro y Macedonia.

TABLA 4

CROACIA

REGIONES CON IMPORTANTES MINORIAS SERBIAS (más del 30%)

En números absolutos y relativos, según el Censo de 1981

A.         REGION DE KNIN (Kninska Kraina)

Distritos

Población total

Croatas

%

Serbios

%

"Yugo-slavos"

%

Otros s/d n/s

%

Knin

43.731

4.154

9,5

34.504

78,9

4.461

10,2

612

1,4

Benkovac

33.549

13.453

40,1

17.781

53,0

1.711

5,1

604

1,8

Obrovac

12.362

4.178

33,8

7.430

60,1

544

4,4

210

1,7

Total

89.642

21.785

24,0

59.715

66,5

6.716

7,5

1.426

2,0

B.         REGION DE LIKA Y KRBAVA

Distritos

Población total

Croatas

%

Serbios

%

"Yugo-slavos"

%

Otros s/d n/s

%

Gračac

11.863

2.147

18,1

8.577

72,3

985

8,3

154

1,3

Donji Lapac

8.447

51

0,8

7.695

91,1

625

7,4

76

0,9

Korenica

12.261

2.305

18,8

8.485

69,2

1.275

10,4

196

1,1

Total

32.571

4.503

14,0

24.757

76,0

2.885

8,1

426

1,1

C.        REGION DE GORSKI KOTAR

Distritos

Población total

Croatas

%

Serbios

%

"Yugo-slavos"

%

Otros s/d n/s

%

Ogulin

31.076

17.682

56,9

10.224

32,9

2.704

8,7

466

1,5

Vrbovsko

7.344

3.804

51,8

2.284

31,1

1.087

14,8

169

2,3

Total

38.420

21.486

56,0

12.508

32,5

3.791

9,9

635

1,6

D.        REGION DE KORDUN (Antiguo Cordón Militar)

Distritos

Población total

Croatas

%

Serbios

%

"Yugo-slavos"

%

Otros s/d n/s

%

Vojnić

8.908

125

1,4

7.892

88,6

463

5,2

428

4,8

Vrginmost

18.841

4.126

21,9

13.453

71,4

791

4,2

471

2,5

Total

27.749

4.251

15,3

21.345

77,0

1.254

4,5

899

3,2

E.         REGION DE BANIA (Bainska Kraina)

Distritos

Población total

Croatas

%

Serbios

%

"Yugo-slavos"

%

Otros s/d n/s

%

Glina

25.079

8.953

35,7

14.220

56,7

1.530

6,1

376

1,5

Petrinja

33.570

14.637

43,6

12.622

37,6

5.069

15,1

1.242

3,7

Dvor

16.307

1.533

9,4

13.192

80,9

1.337

8,2

245

1,5

Kostajnica

15.548

4.307

27,7

8.629

55,5

2.286

14,7

326

2,1

Total

90.504

29.430

32,5

48.663

53,7

10.222

11,3

2.189

2,5

F.         REGION DE ESLAVONIA CENTRAL

Distritos

Población total

Croatas

%

Serbios

%

"Yugo-slavos"

%

Otros s/d n/s

%

Pakrac

27.903

8.482

30,4

10.715

38,4

5.860

21,0

2.846

10,2

Daruvar

31.424

8.924

28,4

9.521

30,3

5.594

17,8

7.385

23,5

Podravska Slatina

32.024

17.005

53,1

10.600

33,1

3.747

11,7

672

2,1

Total

91.351

34.411

38,0

30.836

34,0

15.201

17,0

10.903

11,0

G.        REGION DE ESLAVONIA ORIENTAL

Distritos

Población total

Croatas

%

Serbios

%

"Yugo-slavos"

%

Otros s/d n/s

%

Vukovar

81.203

30.126

37,1

25.173

31,0

17.215

21,2

8.689

10,7

Total: 18 Distritos

451.440

145.992

32,4

222.997

49,4

57.284

12,6

25.167

5,6

 

Fuentes: Savezni zavod za statistiku. Statistički godišnjak Jugoslavije. Popis stanovništva, domaćiuistava i stanova u godini 1981: Nacionalni sastav stanovništva po opštinama. Konaični rezultati. Belgrado, 1982.

Republički zavod za statistiku. Popis stanovništva, domaćinstava i stanova 1981. Stanovništvo prema narodnosti po opčinama. Dokumentacija 500. Zagreb, 1982.

En los 18 distritos con importantes núcleos de poblacion serbia había —en 1981— 451.440 habitantes que constituían el 9,810% de la población total de Croacia. Los serbios representaban el 49,4% de población de estas regiones frente al 32,4% de croatas y el 18,2% de otros, es decir, los serbios no llegaban a la mayoría absoluta, si bien poseían esta mayoría en 11 distritos (Knin, Benkovac, Obrovac, Graćac. Donji Lapac, Korenica, Vojnić, Vrginmost, Glina, Dvor i Kostajnica). Se trata de las regiones escasamente pobladas, situadas periféricamente en la frontera con Bosnia y generalmente bastante lejos de las principales vías de comunicación, excepto los distritos de Benkovac, Obrovac y Knin, que se encuentran en el norte de Dalmacia.

Es de notar que las regiones de Knin y Lika y Krbava integran un conjunto territorial, sin embargo no existe tal continuidad territorial entre estas regiones y la de Korski Kotar, como tampoco entre ésta y la de Kordun, que a su vez sí que está territorialmente enlazada con la de Bosnia. Los distritos de Eslavonia Central y Oriental también están territorialmente separados.

Los 222.997 serbios habitantes de estas regiones hacían en 1981 el 41,956 por ciento del número total de los serbios asentados en Croacia (531.502) y dispersos por otras regiones y grandes ciudades más o menos alejadas. Su participación en las poblaciones locales va desde un 0,2 hasta un 30%, pero que en la gran mayoría de los distritos se mueve realmente entre un 2 y un 10%. En general, los serbios, que vivían en otras regiones mezclados con los croatas y otros habitantes no serbios, suponían una proporción nada insólita en los pequeños países de Europa Central donde las distancias entre distintos grupos nacionales o étnicos son muy cortas y las fronteras entre Estados vecinos muy cercanas.

GRAN SERBIA

PLAN: LINEA KARLOBAG – VIROVITICA

Con anexión de los territorios croata situados al sureste de la línea que va desde Karlobag en el Adriático hasta Virovitica cerca del río Drava, comprendiendo los siguientes distritos, por regiones históricas, con sus poblaciones expresadas en números absolutos y relativos, según el Censo de 1981

Distritos

Población total

%

Croatas

%

Serbios

%

Otros s/d n/s

%

Kutina

36.597

100

29.179

75,6

2.702

7,0

6.716

17,4

Garesnica

19.093

100

13.671

71,6

2.120

11,1

3.302

17,3

Novska

24.530

100

15.062

61,4

5.200

21,2

4.268

17,4

Nova Gradiska

61.267

100

42.581

69,5

11.273

18,4

7.413

12,1

Pakrac

27.903

100

8.482

30,4

10.715

38,4

8.706

31,2

Daruvar

31.424

100

8.924

28,4

9.521

30,3

12.979

40,5

Grubisno Polje

15.756

100

5.672

36,0

4.554

28,9

5.530

35,1

Virovitica

47.417

100

33.571

70,8

7.302

15,4

6.544

13,8

Slavonski Brod

106.400

100

85.546

80,4

6.703

6,3

14.151

13,3

Slavonska Pozega

71.286

100

53.322

74,8

9.552

13,4

8.412

11,8

Orahovica

16.280

100

10.289

63,2

3.354

20,6

2.637

12,6

Podravska Slatina

32.024

100

17.005

53,1

10.600

33,1

4.419

13,8

Djakovo

52.349

100

45.072

86,1

2.251

4,3

5.026

9,6

Nasice

38.938

100

29.048

74,6

4.439

6,8

5.451

14,0

Donji Miholjac

20.647

100

16.600

80.4

2.292

11,1

1.755

8,5

Valpovo

31.809

100

27.133

85,3

986

3,1

3.690

11,6

Osijek

158.790

100

90.829

57,2

28.582

18,0

39.379

24,8

Vinkovci

95.245

100

71.243

74,8

12.763

13,4

11.239

11,8

Vukovar

81.203

100

30.126

37,1

25.173

31,0

25.904

31,9

Zupanja

48.001

100

41.665

86,8

1.584

3,3

4.752

9,9

Beli Manastir

53.409

100

19.120

35,8

12.872

24,1

21.417

40,1

TOTAL: 21 distritos de Eslavonia y Baranya

1.072.368

100

694.140

65,0

174.538

16,0

203.690

19,0

B.         BANIA (Banska Krajina)

Distritos

Población total

%

Croatas

%

Serbios

%

Otros s/d n/s

%

Sisak

84.756

100

52.295

61,7

15.595

18,4

16.866

19,9

Petrinja

33.570

100

14.637

43,6

12.622

37,6

6.311

18,8

Glina

25.079

100

8.953

35,7

14.220

56,7

1.906

7,6

Dvor

16.307

100

1.533

9,4

13.192

80,9

1.582

9,7

Kostajnica

15.548

100

4.307

27,7

8.629

55,5

2.612

16,8

TOTAL: 5 distritos de Bania

175.260

100

81.725

46,6

64.258

36,7

29.277

16,7

C.        KORDUN (Cordón militar)

Distritos

Población total

%

Croatas

%

Serbios

%

Otros

%

Vrginmost

18.841

100

4.126

21,9

13.453

71,4

1.262

6,7

Vojnić

8.908

100

125

1,4

7.892

85,6

891

10,'

Slunj

21.732

100

13.018

59,9

6.411

29,5

2.303

10.

TOTAL: 3 distritos de Kordun

49.481

100

17.269

35,0

27.756

56,0

4.456

9,0

D LIKA Y KRBAVA

Distritos

Población total

%

Croatas

%

Serbios

%

Otros

%

Otočac

26.502

100

16.749

63,2

7.898

29,8

1.855

7,0

Gospić

31.263

100

18.539

59,3

9.379

30,0

3.345

10,7

Korenica

12.261

100

2.305

18,8

8.485

69,2

1.471

11,5

Donji Lapac

8.447

100

51

0,6

7.695

91,1

701

8,3

Gračac

11.863

100

2.147

18,1

8.577

72,3

1.139

9,6

TOTAL: 5 distritos de Lika y Krbava

90.336

100

39.791

44,0

42.034

46,5

8.511

9,5

E. DALMACIA

Distritos

Población total

%

Croatas

%

Serbios

%

Otros

%

Pag

7.076

100

6.815

96,3

99

1,4

182

2,3

Zadar

116.174

100

92.591

79,7

10.688

9,2

12.895

11,1

Obrovac

12.362

100

4.178

33,8

7.430

60,1

754

6,1

Knin

43.731

100

4.154

9,5

34.504

78,9

5.073

11,6

Benkovac

33.549

100

13.453

40,1

17.781

53,0

2.315

6,9

Biograd n/m

15.865

100

14.152

89,2

539

3,4

1.174

7,4

Šibenik

80.148

100

63.958

79,8

7.053

8,8

9.137

11,4

Drniš

28.162

100

21.319

75,7

5.661

20,1

1.182

4,2

Sinj

59.298

100

53.131

89,6

2.787

4,7

3.380

5,7

Trogir

19.856

100

17.731

89,3

298

1,5

1.827

9,2

Split

235.922

100

196.287

83,2

9.673

4,1

29.962

12,7

Omiš

24.082

100

22.926

95,2

192

0,8

904

4,0

Brač

12.715

100

11.800

92,8

114

0,9

801

6,3

Hvar

11.224

100

10.248

91,3

157

1,4

819

7,3

Vis

4.134

100

3.315

80,2

116

2,8

703

17,0

Makarska

17.819

100

15.057

84,5

356

2,0

2.406

13,5

Imotski

41.496

100

39.006

94,0

1.286

3,1

1.204

1,1

Vrgorac

8.228

100

7.882

95,8

17

0,2

329

4,0

Metković

20.465

100

18.828

92,0

594

2,9

1.043

5,1

Ploče

11.328

100

9.368

82,7

498

14,4

1.462

12,9

Dubrovnik

66.131

100

52.244

79,0

4.100

6,2

9.787

14,8

Korčula

18.399

100

16.504

89,7

202

1,1

1.693

9,2

Lastovo

962

100

754

78,4

69

7,2

139

14,4

TOTAL: 23 distritos de Dalmacia

889.126

100

695.701

78,3

104.214

11,7

89.211

10,0

Fuentes: Savezni zavod za statistiku. Statistički godišnjak Jugoslavije. Popis stanovništva, domaćinstava i stanova u godini 1981: Nacionalni sastav stanovništva po opštinama. Konačni rezultati. Belgrado, 1982. La prensa serbia de Belgrado y del exilio, 1918-1991.

Los repúblicas y las regiones autónomas de la ex-Yugoslavia establecidas en 1945

Explicaciones

Cuando en 1830 el pequeño Principado de Serbia consigue su parcial independencia de la Sublime Porta, empieza a desarrollar su cada vez más activa política exterior y desde entonces en todas las crisis políticas que afectan al Sureste europeo, especialmente la Península Balcánica, aparecen planes, proyectos y programas de una Gran Serbia, que debería liberar y reunir en un Estado nacional a todos los serbios que en aquellos tiempos aún vivían fuera dei Principado de Serbia, es decir, en el Imperio Otomano, en la Monarquía Danubiana de los Habsburgo e incluso en el pequeño Principado de Montenegro. El primero que la formula en un documento es el destacado hombre de Estado serbio hija Garašanin (1813-1874) en su famoso Nachertanie (palabra rusa que quiere decir: Bosquejo). Lo concibió como documento reservado, en 1844, para su Príncipe Alejandro Karageorgevich y que el mismo, širviendo largos años como ministro y jefe de la diplomacia serbia, a este Príncipe y luego a Miguel Obrenovich, trató a realizar por etapas aprovechando momentos favorables que el desarrollo politico en los Balcanes se lo permitía Este escrito guardado como secreto de Estado hasta 1906 fue el hilo conductor de la política expansionista serbia de todos los posteriores soberanos serbios tanto de los Obrenovich como de los Karageorgevich hasta de los más importantes políticos comunistas serbios en la RF de Yugoslavia.

En el campo lingüístico y cultural propagó la misma idea el etnógrafo y filólogo autodidacta serbio Vuk Stefanović Karadžić (1787-1864) en su opúsculo Serbios todos y en todas partes (Srbi svi i svuda), publicado en 1849, concebido y escrito ya en 1836, en el que proclama serbios a todos los pueblos del Sureste europeo que hablan serbio o croata llamándolos "serbios de las tres confesiones: la ortodoxa, la católica y la musulmana".

A partir de entonces, el fin primordial de la política exterior serbia era "la liberación de los hermanos serbios de la esclavitud turca y austríaca". Los más conocidos hitos de esta politica expansionista fueron las guerras balcánicas (1912, 1913) que le facilitaron a Serbia la incorporación de Macedonia y Kosovo, y el atentado de Sarajevo, en 1914, con la subsiguiente Guerra Mundial y el veredicto final de Versalles con la creación del plurinacional Estado de Yugoslavia en que los serbios ejercían una garantizada hegemona sobre otros pueblos.

Asimismo en la actual situación y disolución de Yugoslavia aparecieron los serbios con su programa de una Gran Serbia que debería ser la patria única y el Estado común de todos los serbios dondequiera que se encuentren. Su lema es: Serbia es donde hay sepulturas serbias.

Siguiendo este programa los políticos nacionalcomunistas serbios lo primero que hicieron era suprimir de hecho las autonomías- de Vojvodina y Kosovo e instaurar el sistema centralista de gobernación desde Belgrado en estas provincias. Ya están en marcha los preparativos para anexionar a la Gran Serbia las repúblicas de Bosnia-Herzegovina y Montenegro en su totalidad, así coma para llevar a cabo la amputación de varias regiones de Croacia donde hay asentamientos serbios, pero donde ellos no siempre constituyen la mayoría de la población local. Con este fin no vacilaron en provocar esta cruel guerra y contando con la superioridad de armamento del Ejército federal ya han podido ocupar casi una tercera parte del territorio de Croacia. En estos momentos todavía no está claro qué planes tienen respecto a la República de Macedonia.

Conforme al Plan Línea Karlobag-Virovitica, que durante esta guerra ha sido varias veces hecho público en la prensa nacional y extranjera, Serbia pretende anexionarse 57 distritos de Croacia donde viven en total 2.276.571 habitantes, de los cuales sólo 412.800 son serbios, y el resto lo componen 1.528.626 croatas y 335.145 de otros grupos étnicos, o sea, 1.863.771 personas que no son serbios. Así llegamos a una absurda proporción: para satisfacer el exacerbado nacionalismo de un 18 % de serbios —que además no son? autóctonos, sino que son descendientes de unos refugiados que huyeron ante los turcos y salvaron sus vidas en una tierra que históricamente no era suya—habría que desposeer de soberanía al 82 % de croatas y otros que viven en su propia tierra desde los principios de su historia. Con esta inicua operación Croacia perdería 57 distritos de los 104 que actualmente tiene, quedándose con 47 distritos, es decir, con menos de la mitad (exactamente el 45,191% ), lo que significa al mismo tiempo la pérdida de más de la mitad de su territorio actual. Su población total se vería reducida a 2.324.898, o sea, a un 47,474 %.

Otra consecuencia de esta mutilación sería el cambio de fronteras. Croacia ya no tendría fronteras comunes con Bosnia-Herzegovina, donde viven 758.136 croatas católicos, ni con Montenegro donde hay 6.904 croatas.

Amputadas las dos grandes regiones geopolíticas e históricas, Eslavonia en el Este y Dalmacia en el Sur, Croacia, reducida a menos de la mitad de su superficie actual y población, se vería privada de varias condiciones esenciales para su vida y el desarrollo, puesto que perdería:

— la mayor parte de su costa adriática, con las islas adyacentes y los más importantes puertos comerciales: Zadar, Šibenik, Split, Ploče y Dubrovnik, así como la gran parte de su turismo, pesca marítima, caza y algunas grandes compañías navieras;

— los tramos navegables de los ríos Kupa, Sava y Drava, tanto como el puerto fluvial de Vukovar en el Danubio;

— la mayor parte de su mejor producción agraria, ganadera y forestal que al mismo tiempo representa sus más importantes exportaciones;

— Casi la totalidad de sus yacimientos y explotaciones de petróleo y gas natural;

— grandes centros industriales de Sisak, Slavonski Brod, Osijek, Vukovar, Šibenik y Split;

— el gran nudo ferroviario de Vinkovci muy importante para el tráfico internacional;

— varios lugares de primordial importancia para la historia nacional, con sus monumentos históricos, artísticos y culturales, como son Zadar, Šibenik, Trogir, Split, Hvar, Korčula, Dubrovnik, Požega y Osijek;

— la Universidad de Split y muchos centros culturales y de investigación científica en otras ciudades;

— diócesis enteras con sus sedes episcopales de Zadar, Šibenik, Split, Hvar y Dubrovnik, mientras que las diócesis de Zagreb, Djakovo, Križevci y Rijeka-Senj perderían gran número de sus parroquias, conventos y santuarios.

Si llegaran a realizarse las conquistas y anexiones a costa de las Repúblicas vecinas, el porcentaje de los serbios como nacionalidad principal de la Gran Serbia bajaría considerablemente. Frente al 85,4% de serbios en la RS de Serbia bajarían a un 66,4% en el conjunto con sus dos Provincias Autónomas Vojvodina y Kosovo. De anexar a este núcleo las Repúblicas de Montenegro y Bosnia-Herzegovina y las arriba señaladas regiones de Croacia, la población serbia bajaría a un 49%, mientras que los croatas en el nuevo Estado plurinacional compondran el 16,824% de la población, es decir, mucho más que los serbios en la Croacia actual que llegan sólo al 11,8 %.

Sin embargo, el insensato plan de la Gran Serbia no es sólo una utopía política. En distintas variantes, partiendo de la línea básica Karlobag-Virovitica, los fanáticos programadores de las fronteras serbias coinciden en su afán imperialista y compiten entre sí en sus planes de extender siempre más las fronteras de Gran Serbia hasta llegar al plan del actual líder nacionalista serbio, Vojislav Šešelj, quien propone reducir a Croacia al "territorio que se pueda vislumbrar desde la torre de la Catedral de Zagreb".

La vil agresión del Ejército yugoslavo-serbio, las atrocidades cometidas por sus filas regulares e irregulares patrocinadas por los chetniks, la brutal limpieza étnica" en los territorios agredidos, son prueba de la real existencia del Plan de una Gran Serbia que no afecta solamente a las Repúblicas de Croacia, Bosnia-Herzegovina y Macedonia y a las dos Provincias Autónomas, Kosovo y Vojvodina, sino que representa también seria amenaza a la paz mundial.

1220401

LEGITIMIDAD Y SIGNIFICADO DE LA LIBERTAD CROATA

MATEO MARTINIĆ, Punta Arenas, Chile

El proceso de descomposición política de la federación yugoslava ha podido parecer a muchos una especie de contrasentido histórico, desde que los signos del tiempo nos venían y vienen predisponiendo favorablemente hacia la comprensión del fenómeno de superación de los individualismos nacionales y la integración de los estados en macrocomunidades motivadas por altos intereses comunes. Entonces, aquí y allá han surgido opiniones plañideras que lamentan lo acontecido, considerándolo (de buena fe creemos) como un infortunio para los pueblos presuntamente afectados, sin parar mientes en que los mismos han expresado y expresan su alborozo por tal causa.

Por cierto, el asunto es más complejo de lo que a primera vista pudiera parecer, pues hay casos diferentes, que incluso permiten entender distintas situaciones y apoyarlas, sin ser inconsecuente. Así, es de celebrar el laborioso pero progresivo proceso de unificación económica y política de las naciones agrupadas en la Comunidad Europea, como la reunificación de Alemania, viéndose en aquélla el fruto auspicioso de un fenómeno de maduración social y politica, y en ésta, el término de una situación de injusticia histórica impostergable. Pero, de igual modo, debe aceptarse la desintegración de la ex Unión Soviética y, antes todavía, la descomposición de la ex-Yugoslavia, en uno y otro caso como reflejo de situaciones igualmente injustas y por tanto insostenibles.

Interesa abundar en el segundo caso, en particular en lo que atañe a la independencia de Croacia, para entender y asumir su legitimidad plena.

Los avatares de la nación croata de 1102, época de la extinción de la dinastía que regía el reino original, y hasta 1918 nos muestran la existencia de una fuerza anímica, a veces más aparente que en otras, pero constante, a modo de hilo conductor de su historia: el anhelo de preservación de la individualidad nacional, con cuanto de enjundioso contenido tiene el concepto, bien se tratara de luchar contra venecianos y turcos, o se resistieran las presiones hegemonizadoras de húngaros o austríacos, aspecto este que se advirtió más patente a contar de la segunda mitad del siglo XIX.

Cuando las circunstancias históricas derivadas del término de la Gran Guerra Europea (1914-1918) condujeron a la unificación de los pueblos croata, serbio y esloveno en un nuevo estado (en cuya gestación la intelüaentzia croata emigrada o autoexiliada había tenido una participación deter-minante), ese anhelo prolongado por siglos sufrió un duro revés una vez que los croatas que habitaban en las tierras vernáculas no tuvieron la opción de expresarse democráticamente ante aquel suceso político, debiendo acatar el hecho como algo consumado aunque discutible en su legitimidad. Por consecuencia, a partir del mismo momento de la proclamación estatal yugos-lava, comenzaron a manifestar su rechazo al acuerdo cupular, que se hizo más y más vigoroso y clamoroso en la medida que una de las partes, la dirigencia politica serbia, desconocía los principios de igualdad que constituían el fundamento del asentimiento de la dirigencia croata en el exilio.

Así, entendemos, perdió legitimidad el acuerdo de Corfú que dio lugar al surgimiento del reino yugoslavo, y la ganó el renaciente movimiento independentista personificado por el lider popular Esteban Radić, que repudiaba una unidad ahistórica y reafirmaba su propósito de buscar, por la vía de la autodeterminación popular y soberana, el destino que mejor convenía a la nación croata, considerando su individualidad, su tradición y su cultura.

Este fue el basamento de justicia que inspiró la lucha cívica subsiguiente entre 1918 y 1941, matizada por dolorosos trances que templaron el ánimo colectivo, cuyo desarrollo era mantenido en sordina para el exterior, gracias a la hábil politica de desinformación practicada por la diplomacia yugoslava (gran serbia), circunstancia que, sin duda, contribuyó al desconocimiento de aquel proceso por buena parte de la diáspora migratoria croata en el mundo.

Fue así que, cuando otra circunstancia histórica como fue la agresión de las potencias del Eje a Yugoslavia, en 1941 y el subsecuente derrumbe del estado monárquico plurinacional, se brindó a la nación croata una coyuntura temporal favorable para el término de una situación de opresión e injusticia, lo que se consiguió el 10 de abril de 1941 con la proclamación de la independencia de Yugoslavia y la restauración del estado nacional croata, decisión ratificada plebiscitariamente por el pueblo, lo que le dio, jurídicamente, patente de legitimidad, no obstante que el contexto político supra-nacional no fuera el más deseable.

Involucrado mal de su grado el estado Croata en la vorágine bélica, su población debió padecer las consecuencias durísimas de la derrota y la reincorporación a la segunda Yugoslavia. Pero ni aún así aquel anhelo cuasi milenario de libertad pudo ser sofocado. Preterido por las urgentes necesidades de la reconstrucción material, la rehabilitación económica y la restauración espiritual en el territorio patrio, no demoró en cobrar renovada vigencia, aun en las severas condiciones del régimen autoritario. Sutilmente, primero, abiertamente después, la individualidad nacional croata fue manifestándose progresivamente en todos los estamentos de la sociedad, comenzando por el intelectual ("Primavera Croata", de 1970-72 )., en la medida que la utopia comunista devenía un nuevo y brutal engaño, como que más allá de la propia índole falaz de su filosofía, encubria —cada vez menos—otra forma de odioso hegemonismo serbio de anteguerra.

Reprimido temporalmente, el anhelo libertario se transformó paulatinamente en una verdadera resistencia colectiva, que únicamente debía aguardar una coyuntura temporal favorable. Esta se dio con la emergencia del ambiente de cambios que pasó a agitar a Europa central y oriental a contar de 1989, expresado al fin en el estrepitoso fracaso de las "democracias populares" y con ello, de paso, de todo un orden de injusticia generado durante la primera postguerra mundial, sostenido, paradojalmente, por las conveniencias políticas de las superpotencias, algunas ciertamente muy discutibles, como fue, en lo que interesa, el caso del apoyo al estado yugoslavo.

A contar de entonces los acontecimientos se precipitaron, como el torren-te ante la ruptura de un dique. En cuanto el pueblo croata tuvo la oportunidad de expresarse amplia, libre y democráticamente —como nunca antes en su historia más que milenaria—, lo hizo rotunda y abrumadoramente optando por la recuperación de su individualidad nacional plena y por la soberanía estatal, a través de la elección de representantes y conductores auténticos (abril-mayo 1990), paso trascendente ratificado después por la aprobación de la Constitución democrática (diciembre, 1990) y la proclamación de la independencia de la República de Croacia (25 de junio de 1991). Imposible pedir más expresividad a la voluntad popular genuina y, por ende, mayor legitimidad para lo acontecido.

Al retornar Croacia al concierto de los estados libres, pudo satisfacer asimismo otro sentido anhelo de su pueblo, como era el de reincorporarse de una vez y para siempre a Occidente, a la vieja y querida Europa a la que pertenecía desde que los croatas se asentaron en los territorios situados al oeste del río Drina —división tradicional de dos mundos culturales—; desde que aceptaron el Evangelio de Cristo y siguieron la obediencia de la cátedra de San Pedro; desde que su proceso de incorporación se hizo en el ámbito del sincretismo de las herencias romana y de la así denominada "bárbara", todo ello forjado y madurado en una prolongada convivencia con otros pueblos de Centro Europa.

Al satisfacerse de tal manera esa "ansia de Occidente" que albergaba en lo recóndito del alma popular, Croacia ha retornado al añorado hogar común —la comunidad geográfica danubiana—, del que sólo por circunstancias aciagas se viera separada. Allí, en renovada convivencia con otros pueblos de igual estirpe cultural, también maduros, habrá de realizarse el destino nacional, y en ese estimulante contexto —ahora sí— podrá incorporarse, cuando la oportunidad sea propicia, a la gran comunidad de Europa, sin mengua para su individualidad y sus derechos históricos.

1220501

JURAJ DRAGIŠIĆ (1445-1520.) Y LOS JUDIOS

SOBRE EL V CENTENARIO DE LA LLEGADA DE LOS JUDIOS A BOSNIA *

ELISABETH VON ERDMANN-PANDŽIČ,

Otto-Friedrieh Universität Bamberg, Alemania

El año 1492 es celebrado a lo largo de Europa o Viejo Continente, particularmente en Portugal y España, como el V Centenario del descubrimiento del Nuevo Mundo y de todo aquello que este descubrimiento trajo aparejado. Sin embargo, es sabido que en aquel 1492 nadie imaginaba siquiera lo que este descubrimiento significaba.

Pero, este mismo año de 1492 también fue significativo en España por otra fecha. En efecto, la pareja real, Isabel y Fernando, promulgan el 31 de marzo el decreto por el cual todos los judíos en el término de seis meses —de modo semejante a lo ocurrido poco tiempo antes con los moros musulmanes— debían abandonar España o convertirse al cristianismo. Esta expulsión desde España tuvo también eco en otras tierras, particularmente en Portugal e Italia, donde algunas ciudades siguieron el ejemplo español, huyendo los judíos mayormente hacia el imperio otomano, donde eran bien recibidos por Bayaceto II. Mucho entonces se radicaron en Bosnia y me refiero, entre otras ciudades, principalmente a Sarajevo.

Escasos eran, en aquellos tiempos, los interesados en proteger a los judíos, y menos aún los que poseían el valor de abogar por ellos ante los gobernantes. Esto lo hizo Juraj (Jorge) Dragišić, al menos en una misiva dirigida a Piero de Medicis, generalísimo florentino, hijo y sucesor de Lorenzo de Medicis, muerto el 8 de abril de aquel mismo año 1492. No siendo éste el único encuentro de Dragišić con el judaísmo, mencionaremos aquí un poco más ampliamente, por su significado, a otro escrito de Dragišić, de 1517, referido al intento de la quema del Talmud y de otros libros hebreos en Alemania.

¿Quién era Dragišić?

En la segunda edición de la Enciclopedia Yugoslava se halla un texto sobre Dragišić extraído de la primera edición, con datos sobre algunas obras impresas de Dragišić y múltiples datos erróneos con respecto a la vida de este autor. Sus manuscritos ni siquiera son mencionados. Algo semejante sucede en la reciente enciclopedia Contemporaries of Erasmus[1]. Sin embargo, hace más de veinte años que Basilio Pandžić corrigió los datos principales con respecto a su vida y su nombre, identificando, de paso, a la mayoría de sus manuscritos[2]. Algunos autores italianos encabezados por Vasoli, escribieron sobre sus escritos filosóficos y teológicos[3]. En 1972, en Roma, Zvonimir Šojat preparó una edición critica de su obra De animae regni principe [4]. A pesar de todo, la mayor parte de su obra se halla inédita[5], por lo cual el significado de Dragišić en general aún es desconocido.

Nacido en Srebrenica (traducido sería Argentina, pues srebro es la voz croata equivalente al argentum latino y al castellano plata. Desde luego, no guarda ninguna relación con la República Argentina — N. del T.), Bosnia, de la cual, según tengo entendido, tuvieron que huir los postreros croatas en estas últimas semanas.

Tempranamente entró en contacto con los franciscanos que poseían allí un convento, dependiente de la custodia de Usor, del vicariato bosniaco.

Cuando los turcos ocuparon Srebrenica, en 1462, huye hacia occidente, primero a Jajce y luego a Zadar.

En septiembre de 1464, arribó casualmente a Zadar (a raíz de una tormenta en alta mar) el vicario general de los franciscanos observantes Marco Fantucci. Partió con dos talentosos estudiantes para posibilitarles el estudio en Italia. Uno se llamaba Georgius (Jorge-Juraj), de Argentina (Srebrenica) y el otro Joannes (Juan) de Jezero. Gracias al informe del vicario general con facilidad seguimos sus huellas hasta Ferrara.

Georgius se ordena sacerdote el 18 de marzo de 1469, luego de cinco años de estudios. Inmediatamente luego, habiendo arribado a Roma, ingresa a los frailes conventuales, más dedicados a las ciencias que los observantes, preparándose por dos años para la docencia.

Precisamente es en Roma dónde toma contacto con el cardenal Bessarion, él también refugiado proveniente de Grecia, pero a la vez protector de la orden franciscana.

Bessarion es conocido por sus estudios e investigaciones platónicas en filosofía y teología. En 1469 publicó un escrito titulado In calumniatorem Platonis (Contra los calumniadores de Platón). Por ello fue públicamente atacado por un tal Georgius de Trapezunto, el que lo acusó de promover malévolamente trece afirmaciones heréticas. Nadie se atrevió a salir en defensa de Bessarion. El único que lo hizo fue Dragišić en una Defensa, manuscrito posteriormente traspapelado y extraviado en Inglaterra. Esto le valió recibir por parte de Bessarion el sobrenombre de Benignus.

En 1472 lo hallamos en Urbino como profesor, donde escribió algunas obras. Tras ocho años en esa ciudad se traslada a Paris y luego a Oxford, retornando el 10 de agosto de 1482. En ese entonces ya había convenido su partida a Florencia, pero antes de ello quiso visitar Tierra Santa. De acuerdo con las costumbres de la época, trajo consigo una reliquia, supuestamente la mano izquierda de Juan el Bautista, el cual, dicho sea de. paso, era el patrono de la ciudad de Florencia.

De regreso, Dragišić recala en Dubrovnik donde inesperadamente se enferma. Existiendo peligro de muerte, otorga poderes a Nikola Bunić (Bona) y a Paskal Gućetić (de Guzze). Dragišić se recuperó, pero los astutos apoderados no le devuelven las reliquias, estallando un conflicto que llegó a tener repercusión internacional. La república de Florencia solicitó, mediante los servicios del Papa, que Dubrovnik devuelva los poderes; cuando esto no resultó, apelaron al sultán Bayaceto II. De este litigio surge que Georgius de Argentina se llamaba, en realidad, Dragišić, que la familia Salviati de Florencia le dio en usufructo su apellido y, por ende, habitualmente solía firmar Georgius Benignus de Salviati. Además, Lorenzo el Magnífico le otorgó la ciudadanía florentina.

En Florencia alcanzó gran prestigio y se convirtió en regente de la universidad ya en 1488. Aquí se originan algunos de sus escritos, ante todo lo Dialectica Nova, obra de lógica que sale de imprenta en 1488. La misma está dedicada al cardenal Giovanni, luego Papa León X, y a su hermano Pietro, apodado Piero, con el cual Dragišić cultivaba una estrecha relación.

En el círculo de los Medici frecuentó a grandes hombres de aquel tiempo, como por ejemplo Marsilio Ficino y Pico della Mirandola, este último condenado, en aquel entonces, por alguna de sus "900 tesis", justamente por su posición respecto a la así llamada "cábala cristiana". Dragišić tuvo que evaluar, en esa oportunidad y a instancias de Lorenzo de Medici, si la defensa de Pico della Mirandola, rebatiendo las acusaciones estaba bien fundada, cuestión que Dragišić confirmó.

Piero de Medici tenía en gran estima a Dragišić, quien además de regente también era el provincial de la provincia toscana. Lo consideraba como el más capaz para ocupar el cargo de general de la Orden. Esto fue impedido, sin embargo, por el entonces general Nanni, quien cambió los estatutos de la Orden y, para gran tristeza y enojo de Piero, logró su objetivo. La situación empeoró cuando Dragišić, luego de un proceso, perdió el derecho a voz dentro de la Orden, lo que lo abatió terriblemente.

Este conflicto entre Piero de Medici —con Lorenzo el Magnifico fallecido en el ínterin— el general de la Orden y los seguidores de Dragišić, nos legó algunas cartas que se conservan en el Archivo de la República Fiorentina. Entre otras, se halla allí una carta del 9 de enero de 1493 dirigida a Piero y que reviste interés para nosotros. Amén de otros temas dice en ella:

"Estos judíos me rogaron y yo no puedo dejar de auxiliarlos [...] Comparto en realidad sus sentimientos" [6].

Quienes fueron estos judíos nosotros no lo sabemos. Naturalmente, no debían ser los judíos españoles, aunque en ese mismo tiempo, siguiendo el ejemplo español, algunas ciudades italianas comenzaron a expulsarlos.

Tampoco sabemos que es lo que Dragišič hizo o escribió en su favor, resta sólo el dato de que compartía sus pesares y que hizo algo por ellos; por otra parte, poseía influencia indudable, al menos, en Florencia.

Al poco tiempo, Dragišić resuelve volver a Bosnia luego de treinta años, tras la rebelión popular contra los Medici, y la pérdida de sus derechos en la Orden.

Vino, según escribiera, "a una patria desconocida, extraño a sus hermanos y a los hijos de su madre". Sin embargo, Dragišić no podía quedarse en Bosnia por mucho tiempo.

Lo atraía Dubrovnik, que se hallaba próximo y con el cual, desde el conflicto mantenido por las reliquias, sostuvo permanentes relaciones. A partir de los inicios de 1496 predica allí, "elegantissime", al decir de los lugareños, quienes intentan nombrarlo vicario general del obispado, honor al que se niega acceder. En Dubrovnik escribió su obra Propheticae solutiones (Soluciones Proféticas), impresa en 1497, en Florencia. En este libro Dragišič discute la posibilidad de la profecía en general, y particularmente de aquella que se atribuía o negaba al predicador dominicano Savonarola. Se trata en realidad de un escrito en defensa de Savonarola, para quien ya no había salvación. Terminó, como es sabido, quemado en una hoguera.

En 1499 comienzan para Dragišić nuevos tiempos. Fallecido su adversario, el general de la Orden, Nanni, fue convocado al capítulo general en noviembre de 1500, a realizarse en Terna. Desde 1503 dirige una casa de estudios en Roma, para ser consagrado, en 1507, obispo de Cagli, en la región de Urbino, por el Papa Julio II, precisamente en el lugar donde treinta y cinco años antes había iniciado su actividad docente. El mismo pontífice lo nombra, en 1512, arzobispo titular de Nazareth, con sede en las proximidades de la ciudad de Barlette. En 1520 fue nombrado el sucesor de Dragišić, lo que significa que alrededor de esa fecha muere, luego de haber participado muy activamente en el V Concilio Laterano (1512-1517). En ese mismo año 1520 es publicada su principal obra de lógica Artis dialecticaes praecepta vetera et nova.

Es válido, por lo tanto, decir que si bien Dragišić durante su vida en Italia alcanzó significativos logros en ciencias así como en la jerarquía eclesiástica, no pudo concretar su objetivo final: la púrpura cardenalicia. A pesar de su carrera, jamás olvidó sus orígenes, y menos aún el haber sido extranjero y prófugo. Posiblemente, por esta causa, poseía una particular sensibilidad ante la desgracia ajena. Prueba de esto fue su actitud en los casos de Bessarion, Pico della Mirandola, los judíos florentinos y Savonarola, destacándose especialmente el caso del estudioso alemán Juan Reuchlin y los textos sagrados judíos, particularmente el Talmud.

Hemos visto que los judíos fueron expulsados de España en 1492 y que en esto se asociaron numerosas ciudades italianas. Algo semejante sucedió también en Alemania, pero con resultados diferentes, pues el privilegio para decretar expulsiones correspondía al emperador, así como todo lo concernientee a las ganancias en bienes y posesiones, y no a las ciudades.

Dicho sea de paso, el año 1500 fue también un número mágico. Muchos esperaban el fin del mundo (Endzeiterwarćung), lo que significaba, al menos según algunos contemporáneos, que los restos de Israel se convertirían antes de ello (cfr. Romanos, 11, 25-27). Sin embargo, ellos no se convertían. En Alemania muchos sostenían que esa falta de conversión se debía al Talmud y a los demás libros hebreos. Debido a esto, era necesario confiscar y quemar el Talmud, lo que, eventualmente, sería condicionante para la conversión general de los judíos. Entre los que sostenían esta tesis se destacaba particularmente el ex judío Pfefferkorn.

El 19 de agosto de 1509 Pfefferkorn consiguió un mandato imperial que ordenaba a todos los judíos entregar todos sus libros con excepción del Antiguo Testamento (Tora). Pfefferkorn podía, con la supervisión del párroco y de dos notarios, destruir aquellos libros que fueran anticristianos. Pero, no existiendo ningún tipo de criterio por el cual establecer cuáles de estos libros judíos eran anticristianos y cuáles no, y además como muchos se opusieron a este mandato, el emperador Maximiliano revocó esta orden, rigiendo esto primero en las ciudades de Mainz y Frankfurt. Simultáneamente, autoriza al obispo Uriel de Mainz, secretario imperial, para que le recabe la opinión de diversos sabios con respecto a esta cuestión. Estos poderes recayeron en las universidades de Köln (Colonia), Mainz (Maguncia), Erfurt y Heidelberg, así también como en el inquisidor Jacobo Hochstraten, luego en Johannes Reuchlin y en el sacerdote-judío converso Viktor von Kraben.

Reuchlin rubricó su Gutachten (opinión-peritaje) el 6 de octubre de 1510, en el cual es el único de los nombrados que se opuso fervientemente a Pfefferkorn y a la quema del Talmud. Gutachten fue publicado en la obra Augenspiegel (1511) .

En una argumentación relativamente complicada, Reuchlin, que era jurista, intenta recoger argumentos a favor de los judíos; argumentos que podríamos sintetizar; esquemáticamente, del siguiente modo:

a) Jurídicos

1. Derecho a la autodefensa.

2. Derecho a las propias convicciones según los conocimientos y conciencia de cada individuo.

3. Derecho a la posesión.

4. Los judíos son "convives" (conciudadanos) de los cristianos.

b) Científicos

1.Los textos judíos son fuentes para los libros cristianos.

2. La calidad filológica y la autenticidad de sus libros son fundamentales.

3. Un judio culto es más fácil de convertir que un judío inculto.

c) Teológicos

1. Los judíos pecan de buena fe.

2. La conversión no debe darse por la fuerza sino por la obediencia a la palabra divina.

3. Igualdad y responsabilidad de los hombres ante Dios.

Las conclusiones de Reuchlin, a pesar de todo, son de naturaleza científica: los cristianos deberían elaborar una especie de manual de instrucciones, mediante el cual se pueda juzgar los libros judíos de modo tal que, por una parte, pudieran ser de utilidad a los cristianos, mientras que por la otra pudiesen conducir, en la disputa con los judíos sobre bsses científicas, a su conversión. Con este fin, no sólo es equívoca la idea de destruir el Talmud, sino por el contrario es imperiosa la necesidad de abrir cátedras de lengua hebrea en las universidades alemanas. El propio Reuchlin fue uno de los primeros hebreístas cristianos en Alemania.

En nuestro libro hemos consagrado bastante espacio al origen de estos argumentos esgrimidos por Reuchlin, por lo tanto, aquí será suficiente que recordemos solamente algunos de ellos.

En lo que atañe a la argumentación jurídica, su postura es discordante con la tradición, lo cual debía ser conocido para él. Sin embargo, en su fundamentación Reuchlin negaba que entre las tradiciones cristiana y judía existieran oposiciones insuperables, pues partía de la tesis de que esas dos religiones están imbricadas y se complementan. junto al cristianismo y al judaísmo también incluía el islamismo. Así, pues, constatamos que Reuchlin a través de Nicolás de Cusa y del catalán Ramón Lull, parcialmente, adoptó sus concepciones de "concordiae" (concordia) de las religiones. A través de los "spuria", escritos en verdad pseudo-lullianos, citados por Reuchlin en Augenspiegel, arriba a la idea de las cátedras de hebreo, tal como el mismo Lull lo llevó a la práctica en Mallorca. Al igual que Pico della Mirandola en su Tesis, Reuchlin se apoyaba en la tradición de la exégesis medieval española y su comprensión de los textos, particularmente evidenciada en Nicolás de Lyra y en el rabino converso Pablo de Burgos. Lyra, entre otras cosas, investigaba el sentido literal y para esto le era imprescindible leer los proto-textos hebreos, así como los primeros comentarios como lo es, por ejemplo, el Talmud.

Por el contrario, Pablo de Burgos, a semejanza de Santo Tomás de Aquino, sostenía que el sentido metafórico está incluido en el literal. Un argumento semejante es el que expresa Reuchlin en su Augenspiegel: "Si alguno se escandaliza por ello (esto es, por el libro) es por su propia culpa y no por culpa del libro!" [7].

Por lo tanto, Reuchlin se oponía a la quema, y los judíos recibieron en devolución sus libros entre marzo y junio de 1510. Entre tanto, lo que se convirtió en motivo de controversia fue la ortodoxia de Reuchlin.

El tribunal episcopal, a pesar de todo, lo libera en Speyer, en el año 1514, pero el inquisidor Hochstraten recurre al Papa, convirtiéndose el conflicto en un tema. significativo también en Roma. El Papa León X nombró dos jueces y una comisión de veintidós miembros para investigar toda la disputa. El inquisidor Hochstraten concurrió personalmente a Roma, mientras el anciano Reuchlin envió a su abogado. La comisión llevó a cabo cuatro sesioness sin protocolo, mientras cada uno de sus integrantes debió elevar por escrito su juicio justificado el 2 de julio de 1516. El primero en pronunciarse fue el arzobispo Juraj Dragišič aprobando el Augenspiegel, afirmando que no contiene nada que sea anticristiano. Esta afirmación significaba que, a su vez, el Talmud no era un libro anticristiano. A Dragišić se le sumaron todos los miembros de la comisión menos uno. Cuando sólo restaba que el tribunal fallara en favor de Reuchlin, la gran influencia del inquisidor de Alemania hizo que el Papa difiriera la decisión (mandatum de supersedendo). A pesar de todo, quedó vigente la decisión del primer tribunal de Speyer, por la que Reuchlin fue liberado. No obstante, Reuchlin fue condenado a silencio en 1521, en la misma semana que Lutero, aun cuando esto se lo debe a sus seguidores quienes adhirieron a Lutero. Reuchlin no sólo no lo hizo, sino que en ese mismo tiempo fue ordenado sacerdote.

Pero el veredicto papal aún estaba pendiente. Ambas partes intentaron exponer sus argumentos de la mejor manera posible. En Alemania los amigos escribieron la Epistolae obscurorum virorum, pero en Roma Hochstraten continuaba agitando el tema. Esta situación forzó a los seguidores de Reuchlin a buscar apoyo y ¿quién mejor que Dragišić? En primer lugar porque gozaba de prestigio pero también por su amistad personal con León X, Giovanni de Medici, a quien Dragišić conocía desde la infancia cuando frecuentaba la casa de su padre Lorenzo.

Dragišić se consagró totalmente a la causa de Reuchlin, en Roma, lo que no impidió que tras el veredicto de la comisión preparara y escribiera un opúsculo para el emperador de Alemania, que fue llamado: 'Defensio praestantissimi virti Joannis Reuchlin", y que él personalmente denominó "An judaeorum libri, quos Thalmud apellant, sint potius supprimendi quam tenendi et conservandi", dedicado al mismísimo emperador Maximiliano, Dicho sea de paso, había conocido al emperador en compañía del cardenal Corvajal cuando era obispo de Caglia, y concurrieran en misión diplomática a su coronación imperial, en 1507.

El abogado de Reuchlin. Martin Greening, trajo el escrito de Dragišić a Colonia, en junio de 1517. Este hizo la entrega del escrito al emperador, al que adjuntó una misiva de elevación, entregando también una copia a Hermann Nuenar, quien tras agregar un prólogo ordenó imprimir mil ejemplares. El opúsculo fue publicado en septiembre de 1517. Johann Caesarins informó de esto a Erasmo de Rotterdam y le guardó dos ejemplares. La edición se agotó rápidamente, por lo que Nuenar sacó una segunda tirada juntamente con una obra de Willibald Pirkheimer, en enero de 1518.

El inquisidor Hochstraten rápidamente publicó un grueso libro, también a principios de 1518. denominado Apologia, en contra de Dragišić y destinado. evidentemente, a contrarrestar su influencia en Roma.

En su obra An Judaeorum libri, Dragišić intenta descubrir los puntos débiles de la argumentación de Reuchlin para reforzarlos con sus argumetos y aclaraciones. En otras nalabras, un interlocutor (Dragišić/Benirnusl constantemente interpone objeciones, tomando el papel que corresponde al 'advocatus diaboli", mientras el otro interlocutor, Reuchlin, defiende sus posiciones. Naturalmente, tanto las objeciones como las respuestas son obra de Dragišić, y éste en sus argumentos, aunque con otras formas, se funda en el "Augenspieger.

No podernos aquí exponer toda la argumentación de Dragišić, pero al menos expondremos. en forma esquemática, la estructura de los principales argumentos, de modo tal que sean claras tanto las objeciones corno las respuestas. Vale presuponer que éstos eran los principales argumentos no sólo contra Reuchlin sino también contra el Talmud en general.

En el primero de estos argumentos el tema principal es la palabra de San Pablo a los Corintios, I, 11, 19: "Oportet haereses esse ut probati manifesti fiant / Es necesario que entre ustedes existan divisiones para que se manifiesten los virtuosos", en base a la comparación entre el trigo y la cizaña.

A) Las objeciones de Dragišić:

1. Las decisiones de dos papas acerca del Talmud estarían, según Reuchlin, en colisión con las palabras del apóstol Pablo.

2. Significaría que sería deseable que el mal reciba el mayor espacio posible.

3. ¿Puede aplicarse la parábola del trigo y la cizaña a los libros?

4. ¿Son acaso los libros judíos una herejía?

5. ¿Por qué dedicarnos siquiera a libros que están fuera de la religión cristiana?

6. Pocos judíos se convierten.

B) Respuestas de Reuchlin:

1. Los dos papas son una excepción y sus decisiones se basan en decisiones erróneas de sus consejeros. Habitualmente todos los papas, con respecto al Talmud, tuvieron la siguiente conducta: "non aprobamus sed toleramos". Además sus libros son útiles para las constataciones cristianas y, eventualmente, para la conversión de los judíos.

2. Según Aristóteles, los contrarios son los más fáciles de resolver.

3. La comparación es un modo justificado de argumentación y en la exposición de textos.

4. Los libros judíos no son herejías. La palabra del apóstol es aquí utilizada sólo analógicamente.

5. Son útiles para la conversión no forzada de los infieles.

6. La conversión de los judíos, de todas formas, está prevista sólo en el final de los días.

Otro argumento general es la palabra de Jesús (Juan 5, 39): "'Scrutamini scripturas/Escrutad las Escrituras".

A) Las objeciones de Dragišić:

1. Cuando dijo Jesús estas palabras, ¿tenía en mente la tradición judia?

2. ¿Es contrario a la Biblia que los testimonios falaces se hagan aceptables?

3. ¿Puede de lo erróneo generarse el bien?

4. ¿Repudió Jesús la tradición judía por errónea?

5. ¿Significan lo mismo la tradición judaica y la bíblica? Objeción a la blasfemia.

6. La utilización de escritos judíos como fuentes para los estudios cristianos ¿significaría un favoritismo hacia los maestros judíos y sus enseñanzas?

B) Respuestas de Reuchlin:

1. A favor de la comprensión ampliada de la palabra, incluyendo, por ende, también a la tradición judía, nos habla la práctica de los Padres de la Iglesia, que tomaban en consideración la Biblia y los comentarios judíos. Jesús quería que también la tradición judía se tome en cuenta, y en concordancia con Aristóteles, para que cuando lo uno sin lo otro no es comprensible, sean conservados ambos.

2. Los Padres y teólogos en general han utilizado la tradición judía cuando la consideraban verdadera y útil para los cristtianos.

3. Los testimonios falsos vertidos de buena fe no son transgresiones contra la ley. Además, nadie está obligado a creer a los sabios y en sus opiniones. Esto significa que el hombre, en última instancia, se engaña a sí mismo.

4. Jesús descartó la tradición judía solamente si ésta se refería al camino hacia la vida eterna, puesto que toda verdad sin gracia, es decir, fe es herejía.

5. La tradición judía es incluso más eficiente, puesto que son argumentos del adversario que se dejan utilizar contra él mismo.

6. Los comentarios más antiguos son, de todas formas, fuentes para los más recientes, como lo comprueba la praxis de los Padres y teólogos. El Nuevo Testamento es indudablemente una ventaja de la cristiandad, mientras la relación entre los escritos cristianos y judíos es de mutua complementación.

El tercer argumento es la temática del concepto "perfidi Judaei/traidores judíos", que se mantuvo en la liturgia del Viernes Santo hasta que, durante el Concilio Vaticano II, el Papa Juan XXIII la eliminó.

Las objeciones de Dragišić:

1. Los judíos, incluso Pablo, son traidores.

2. El rechazo de Mesías por los judíos es, según las propias palabras de Jesús, imperdonable.

3. El apóstol Pablo, a raíz de su instrucción rabínica, se antepone a los demás apóstoles por lo que su conversión se desvaloriza.

4. Las persecuciones y no el aumento de la gracia se mencionan como causa del crecimiento de la Iglesia y, entonces, analógicamente, los aplica a los libros.

B) Respuestas de Reuchlin:

1. Los judíos sólo pueden ser traidores en relación a la fe de sus padres, y de ninguna manera en relación con los cristianos. Además de esto, la sola aparición del Mesías era para ellos inaceptable.

2. La divinidad de Jesús es más fácil de demostrar a partir del Nuevo Testamento que del Viejo, por lo que la duda era posible incluso en los albores de la cristiandad. La única posibilidad para la conversión de los judíos es su propia tradición.

3. Pablo fue tan idóneo en predicar la Palabra de Dios no por su preparación, sino por la gracia de Dios.

4. En esta comparación no se trata de una dependencia causal, sino de las características del mecanismo del comportamiento humano.

A partir de estos argumentos enfrentados, expuestos esquemáticamente, es evidente que las objeciones de Dragišić intentan tomar en consideración las más graves razones contra el Talmud: las Sagradas Escrituras y la praxis papal. Por eso, en general, ellos se refieren a la argumentación teológica de Reuchlin, mientras que sus argumentos jurídicos son totalmente descuidados. Los argumentos científicos sólo sirven, pues, para reforzar a aquellos otros, los teológicos.

Esto significa que Dragišić en su "Defensio" intenta unívoca y parcialmente vigorizar la argumentación teológica de Reuchlin. E hizo esto por-que el juicio por o contra el Talmud significaba, a la vez, por o contra Reuchlin.

Justamente en Roma, a diferencia de Alemania, la argumentación acerca del Talmud estaba en el primer plano. Así, mientras en Alemania muchos humanistas defendían la persona de Reuchlin (el Talmud no les interesaba) Dragišić defiende el Talmud, y sólo indirectamente (como interlocutor) se menciona a la persona de Reuchlin.

Antes de finalizar este relato del medioevo tardío, en vísperas de la Reforma, vale, en pocas palabras, aclarar el significado —en aquel entonces y en la actualidad— de esta obra de Dragišić.

Esta obra y su argumentación fueron en aquel tiempo, en Roma, de excepcional significado en la toma de posición del Papa con respecto al Talmud, mientras en Alemania provocó una tormentosa reacción por parte de los inquisidores, que habiendo comprendido que la autoridad de Dragišić ante León X iba en denuedo de sus intereses, intentaron impugnar a Dragišić como autor de este diálogo, naturalmente, sólo en Alemania.

La controversia alrededor de Reuchlin y el Talmud ocupó durante todo un decenio no sólo las inteligencias de Alemania, sino también de Roma. El resultado más notable que esta polémica nos legó fue —literalmente entendido— el Talmud babilónico.

El Papa León X, por primera vez, autorizó la impresión del Talmud en su totalidad. Lázaro Goldschmidt, que precisamente en 1933 editó en La Haya y en Berlin el Talmud babilónico, escribe en el prólogo que fue "el buen Papa León X" el que por primera vez permitió su impresión, luego de que en 1488 fuera editado parcialmente, sin el título de Talmud. La impresión de esta enorme obra, en trece tomos, fue llevada a cabo en el taller de Daniel Bomberg, en Venecia, entre 1520 y 1523. El Talmud se salvó así de ser destruido para siempre, aunque no faltaron posteriores intentos de proscribirlo.

La cuestión que aquí se impone en la siguiente: ¿tuvo Dragišić alguna participación en la autorización papal?

No poseemos escritos que confirmen, directamente esto, pero algo es seguro: la decisión fue de todas maneras coincidente con la aparición de la comisión papal nominada por el propio León X, y que fuera encabezada por Dragišić. Además, se corresponde con la posición de Dragišić con respecto a la necesidad de estudiar el Talmud, expresada en "Defensio". El Papa León X, lo que no es de ignorar, conocía y apreciaba a Dragišić desde su infancia, tal como lo hiciera su padre Lorenzo y su hermano Piero.

Es por ello que aquí me atrevo a afirmar que el primer incunable del Talmud babilónico se editó gracias, al menos indirectamente y en alguna pequeña medida a los méritos del croata, nacido en Srebrenica-Bosnia Juraj Dragišić. Es conocida la práctica de León X, como en general fue costumbre entre los papas, que ante una decisión problemática soliciten la opinión de diversos expertos o nombran comisiones. La mencionada comisión, encabezada por Dragišić, fue la única que en aquellos conflictivos tiempos se ocupó acerca de las cuestiones del Talmud.

En cuanto al valor actual de su obra, ante todo vale destacar que Dragišić, a semejanza de Reuchlin, fue durante mucho tiempo como una de las grandes excepciones en la comprensión cristiana de las relaciones para con los judíos. Para evaluarlo podemos mencionar a Erasmo de Rotterdam, quien en nombre de la paz entre cristianos, estaba dispuesto a sacrificar, no sólo el Talmud sino incluso el Antiguo Testamento. Además sabemos que Dragišić se alzó en defensa de innumerables personas que se hallaban en desgracia, y aquí debe contarse su actitud con respecto a Pico della Mirandola y la cábala cristiana, como también su actitud para con los judíos perseguidos hace quinientos años. Esto fue una constante en su actitud hacia los judíos y su tradición: el judaísmo y su tradición son de gran utilidad para los cristianos, y esto es particularmente valedero para el Talmud y la tradición escrita en general. Simultáneamente esto significaba para Dragišić que había que oponerse a su expulsión. Y así lo hizo, y es por ello que, seguramente, puede ser modelo para las generaciones posteriores hasta nuestros días.

Aquí no deseo afirmar que Dragišić, como tampoco Reuchlin, fueran representantes del actual sentido de tolerancia, pero de cualquier manera cabe afirmar que en su época fue una presencia humana y cristiana excepcional, lamentablemente hoy poco conocida. Estos valores humanos excepcionales suelen aparecer justamente en los "tiempos de carencia". No fue diferente hace quinientos años, hace cincuenta años, hace cinco meses, de cinco días atrás, realmente trágicos, aquí en Croacia. Pues, allí donde arden los libros, como dijo Bertold Brecht y repitió, si no me equivoco, Miroslav Krleža, se quiebran también los huesos humanos. Entonces y ahora.

Traducción: ANTE y MAJA STIER

1220601

RELACIONES DIPLOMÁTICAS DE LA SANTA SEDE CON LA REPUBLICA DE CROACIA

VELJKO DEUR, Buenos Aires, Argentina

El día 13 de enero de 1992 la Santa Sede en una nota enviada al gobierno de la República de Croacia, le comunicó que reconoce su soberanía e independencia; el 8 de febrero la Santa Sede y la República de Croacia, deseosas de asegurar de modo estable y amistoso sus relaciones mutuas, han decidido de común acuerdo establecer relaciones diplomáticas, a nivel de nunciatura apostólica por parte de la Santa Sede y de embajada por parte de la República de Croacia ("L'Osservatore Romano", edición en lengua española, 17-I y 14-II-1992) .

El establecimiento de las relaciones diplomáticas nos ofrece la ocasión de recordar algunos momentos más importantes de la historia de Croacia y de sus relaciones con la Santa Sede.

Los croatas llegados a la patria de hoy en el siglo VII establecen los primeros contactos con Roma. Los primeros misioneros enviados por el Papa Juan IV llegan con la misión de bautizarlos. Los croatas fueron los primeros eslavos que abrazaron el cristianismo.

Más tarde firman con el Papa San Agatón (678-681) el pacto de no agresión, al que quedaron fieles hasta hoy. Fue el primer acuerdo en la historia de la diplomacia, como lo subrayan en su libro sobre "Relaciones internacionales", los tratadistas Rapisardi y Mirabelli.

El Papa Juan VIII renueva este célebre pacto con el príncipe croata Branimir, el año 879, cuando unió con vínculos indisolubles al pueblo y a la Iglesia croata, con la Iglesia de Roma y la Sede de Pedro. Con motivo de trece siglos de cristianismo en el pueblo croata, el Romano Pontífice dirigió un mensaje (1984) a la Iglesia croata. Juan Pablo II dijo: "Es esta una gracia inmensa y motivo de gratitud imperecedera a la Divina Providencia que sacó de las tinieblas del paganismo al pueblo croata, el primero entre los pueblos eslavos, y lo llevó a la luz de la verdadera fe. Vuestra historia religiosa que cuenta con trece siglos es rica en muchos acontecimientos, trágicos y heroicos. La fe católica impregnó la vida nacional de los croatas".

El bautismo de los croatas tuvo para ellos no sólo una importancia religiosa y civilizadora sino también la trascendencia meramente política. Con el bautismo los croatas se insertaron en el círculo de los pueblos civilizados de Europa, consiguieron una presencia imborrable y garantizada en la historia del mundo, construyendo la cultura propia en el cruce del cristianismo del Este y el Oeste, y para siempre se vincularon con la Santa Sede. Obtuvieron como primeros en aquel tiempo y conservaron el derecho a la liturgia en lengua nativa.

Los Papas bautizan a los príncipes y al pueblo, coronan al primer rey croata Tomislav (910-929) en el año 925, a quien el Papa Juan X llama hijo de la Iglesia, y otorga a los croatas el título "specialissimi filii Sanctae Romanae Ecclesiae". El Papa Gregorio VII envió en 1076 al abad Gebizon para coronar al último rey de santa memoria Zvonimir (1075-1089), quien quedó en la memoria de su pueblo como el Rey Bueno. Los romanos pontífices prestan su ayuda a los croatas durante varias centurias. Para encontrar un apoyo en su lucha contra los venecianos y más tarde contra los turcos, Croacia establece después de la extinción de la dinastía nacional croata sobre la base de una elección libre y de un pacto bilateral una unión personal con Hungría en 1102 (Pacta Conventa). Después de la muerte del rey húngaro-croata Luis II en la batalla contra los turcos en Mohacs, 1526, Croacia entra en unión en 1527 con los Habsburgos eligiendo el Parlamento croata por rey a Fernando I de Habsburgo, hermano menor del emperador Carlos Quinto, rey de España en 1516 y emperador de Alemania en 1519 y nieto de los Reyes Católicos. Croacia logró mantener en esta unión la continuidad del ordenamiento estatal-jurídico hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Conservó todos los atributos esenciales de soberanía nacional: legislación, parlamento, autonomía administrativa y cultural, e incluso el Ejército hasta 1918. Croacia, según los teóricos constitucionalistas extranjeros (Jellinek y otros) que han estudiado la cuestión de la soberanía de Croacia, permaneció como reino y Estado independiente hasta 1918, año de la creación artificial del reino de los serbios, croatas y eslovenos. No renegó nunca, ni formalmente ni de hecho, de estos inalienables derechos suyos.

Como nación católica, luchó en el siglo XIII contra los tártaros; luego, desde el siglo XV, en las guerras contra los turcos. Regaron con sangre a través de los siglos cada palmo de su tierra contra la invasión otomana a Europa. Obtuvieron el título de "scutum saldissimum et antemurale Christianitatis" (León X, 1519).

Evocaremos también las relaciones entre la Santa Sede y la Ciudad-Estado de Dubrovnik (Ragusa) que era independiente hasta 1808, cuando Napoleón le abolió la independencia. La bellísima ciudad de Dubrovnik era el centro de la cultura croata, considerada "Atenas croata" y "la corona de todas las ciudades de Croacia", según el poeta Vidali (1564) de Korčula, y declarada ahora "Patrimonio de la Humanidad" por la UNESCO. Dubrovnik mantenía embajada ante la Santa Sede, y ésta se servía de la colaboración de la República para proteger a los católicos en las provincias turcas de los Balcanes.

Nos referiremos brevemente a la segunda formación estatal croata independiente, Bosnia, organizada después de la desaparición de la dinastía

nacional croata. Gobernada primero por los banes y después por los reyes de la dinastía Kotromanić. Uno de los más grandes reyes de Bosnia fue Stjepan Tvrtko I, fundador de la dinastía Kotromanić. Después de su muerte los turcos aprovecharon las circunstancias internas de la división religioso-cultural de Bosnia, que fue la principal causa que facilitó al sultán Mohamed II conquistar a toda Bosnia, en 1463. Los turcos decapitaron a su último rey Stjepan Tomašević y Bosnia quedó cuatro siglos bajo la dominación otomana.

La reina-madre de Bosnia, esposa del penúltimo rey bosniaco Stjepan Tomaš se refugió en Roma, en el año 1466, donde la Santa Sede le ofreció la protección y la ayuda. La reina Catalina, última reina de sangre croata, muere con fama de santidad, el 25 de octubre de 1478. Su tumba se encuentra en la iglesia romana de Ara Coeli, en el Capitolio. Su dama de honor Pavka Mirkovié, fallecida en 1479, está enterrada en la iglesia nacional croata de San Jerónimo en Roma. La reina-madre Catalina deja en su testa-mento a la Santa Sede en "herencia", el reino croata de Bosnia, en caso de que sus dos hijos, Segismundo y Catalina, capturados siendo niños y llevados al cautiverio por los turcos y forzados a abrazar el islam, no volvieran al seno de la Iglesia católica. La reina dejó también a la Iglesia y a la Fraternidad croata de San Jerónimo importantes donativos.

La Santa Sede no abandonó nunca al pueblo croata, y lo amó tanto más cuanto mayores y dolorosos fueron la humillación y pesadumbres impuestas por sus enemigos.

El Pontífice Juan Pablo II en otro mensaje dijo: "El pueblo croata ha permanecido firme y en las tradiciones cristianas a lo largo de acontecimientos históricos complejos y difíciles, que han hecho pasar por duras pruebas al territorio y a la población porque `tenía presente de quiénes había aprendido' las inmutables verdades de la fe".

"La historia de Croacia ha sido a menudo turbada por tribulaciones y pruebas de todo género; pero justo en las dificultades más duras habéis sabido erigir y conservar en la patria los signos de la confianza en Dios en numerosos santuarios, iglesias y capillas que pueblan el país".

El Papa habla muchas veces de los esfuerzos por la unión de Europa. A los jóvenes croatas les dijo que a ella "pertenece también vuestro pueblo croata, que por muchos siglos, con no pocos sacrificios, ha estado defendiendo el continente europeo, conservando la fe y la cultura cristiana".

El cardenal Aloysius Stepinac (1898-1960), arzobispo-mártir de Zagreb, dijo en la fiesta del Papa el año 1944: "Sólo a la Santa Sede el pueblo croata puede agradecer su existencia, y sólo siendo fiel a ella, encontrará su salvaei n eterna. Lo mismo digo hoy día a todo el mundo. Porque hoy y por los siglos de los siglos está escrito con el dedo de Dios nuestro Señor; Tú eres Pedro y sobre esa piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella..."

En 1941, después del derrumbamiento de "Yugoslavia" y la restauración de la independencia croata, la Santa Sede envió a Croacia un legado suyo como visitador apostólico ante el Episcopado católico croata, a quien el Gobierno croata concedió el status diplomático. El principe Erwin Lobkowitz, como plenipotenciario extraordinario representó al Estado Independiente de Croacia ante la Santa Sede.

Con motivo de la apertura de la nunciatura apostólica en Zagreb, "L' Osservatore Romano", edición en lengua española, del 14 de febrero de 1992 escribe: "En 1945 con el gobierno comunista se inició otra página, triste y gloriosa al mismo tiempo, de la historia de la Iglesia católica, simbolizada por el sufrimiento del arzobispo de Zagreb, el siervo de Dios Alojzije Stepinac, intrépido defensor de los derechos de Dios y del hombre, injustamente condenado a 16 años de prisión. Esta condena fue debida principalmente al firme rechazo del purpurado de erigir una Iglesia nacional croata separada de Roma".

Una vez reconquistada la libertad y obtenido el reconocimiento de la independencia, por parte de la comunidad internacional, Croacia, fiel a sus propias raíces, redescubre su unión con la Sede Apostólica, que había durado ya trece siglos, queriendo al mismo tiempo iniciar una fase nueva de estas relaciones. Croacia, fundada sobre un precioso tesoro de fe y de historia, se abre ahora al futuro, que ojalá sea rico de paz, prosperidad, justicia y verdadera actividad ecuménica. Nace espontáneo el deseo de que el calvario del pueblo croata, causado por una guerra cruel, que durante muchos meses ha ensangrentado sus regiones, se transforme en el alba de una nueva resurrección para todos los ciudadanos de esa noble nación".

El Papa ha nombrado el día 29 de febrero nuncio apostólico en Croacia a mons. Giulio Einaudi, arzobispo titular de Villamagna de Tripolitania, Mons. Einaudi nació en San Damiano Macra, diócesis de Saluzzo (Italia), en 1928 y recibió la ordenación sacerdotal en 1951. Pablo VI lo nombró arzobispo y pro-nuncio apostólico en Pakistán, en noviembre de 1976 Juan Pablo II lo nombró pro-nuncio en Cuba en 1980 y en 1988 nuncio en Chile ("L'Osservatore Romano", 6-III-1992) .

Mons. Giulio Einaudi ha empezado su misión de nuncio apostólico en la República de Croacia.

La ceremonia de la presentación de las cartas credenciales al presidente de la República, señor Dr. Franjo Tudjman, tuvo lugar el 11 de mayo en Zagreb. El representante pontificio en su discurso de salutación habló brevemente sobre las relaciones entre la Santa Sede y Croacia a través de los siglos y expresó en este solemne acto al jefe del Estado y al Gobierno croata su total disposición en la colaboración para el proceso social, moral y religioso al que aspira el noble pueblo croata y hacia el cual está dirigida toda su fuerza creadora.

A su vez, el Soberano Pontífice recibió el 3 de julio en solemne audiencia al primer embajador de Croacia ante la Santa Sede, Ive Livljanić, quien le presentó las cartas que lo acreditan como embajador extraordinario y plenipotenciario. Ive Livljanić nació en Mrljane (isla de Pašman) en 1938. Estudió en el liceo clásico arzobispal de Zadar y se graduó en la facultad de Filosofía y Letras en la Universidad de la misma ciudad en 1964. De 1959 a 1961 estuvo encarcelado por razones políticas. Desde 1990 hasta ahora fue presidente de la asamblea del Ayuntamiento de Zadar.

Al saludo del embajador Livljanić respondió el Pontífice en francés con un extenso y significativo discurso expresando su alegría de recibir al primer embajador de la República de Croacia ante la Santa Sede destacando que "esta audiencia representa un hito histórico". Evocó luego los muy antiguos lazos del pueblo croata con la Iglesia Romana que "de ahora en adelante, dado que Croacia ha recobrado su independencia, serán más estrechos". Recordó que "los graves acontecimientos y el reconocimiento de la independencia de Croacia han suscitado la atención de la Santa Sede, que no ha dejado de elevar su voz para pedir que callen las armas y se entable el diálogo". "Se trata ahora —dijo el Papa— que el pueblo croata, con su rica identidad cultural, construya su futuro sobre cimientos firmes". Se refirió también a la invitación de visitar a Croacia. Destacó que esta invitación corresponde a un deseo que desde tiempo lleva en su corazón. "Cuando las circunstancias lo permitan, dijo textualmente, espero poder hacer esta peregrinación, para conformar a mis hermanos y hermanas croatas católicos en la fe, y reunirme con todo su pueblo en su tierra tan amada".

Al concluir su discurso, Juan Pablo II reafirmó su esperanza de que las relaciones diplomáticas de la Santa Sede con la República de Croacia, que "encarnan los lazos profundos establecidos a lo largo de la historia (... ) sean cada vez más estrechos y confiados" (L'Osservatore Romano, edición en lengua, española, 24 de julio de 1992).

1220701

EDO BULAT: Poesías

DOMOVINA

 

Nosimo u sebi

zemlju i ljude,

mrtve i žive,

prave i krive

s rodne grude.

U njima smo mi.

One koji jesu,

one koji su bili,

one koji će biti.

S nama su svi.

 

PATRIA

 

Llevamos dentro nuestro

a la tierra y a los hombres

del solar nativo,

muertos y vivos,

justos y pecadores.

En ellos estamos nosotros,

y con nosotros están todos.

Los que son,

los que fueron,

y los que serán.

 

U EGZILU

 

Ali još prije

negoli Vremenu uspije

skupiti mi i skršiti

ramena, i zemlji ih nagnuti,

nadam se, moći ću

čuti bar,

ako ne i viditi

narod svoj ponosan,

gospodarom svoga,

na svojoj zemlji

i moru bez premca.

 

EXILIO

 

Y sin embargo,

tengo la esperanza de que

aún antes que el Tiempo

logre abatir y encorvar

mis hombros,

y doblegarlos hacia la tierra,

yo podré,

por lo menos sentir,

si no ver,

a mi pueblo orgulloso,

dueño de lo suyo,

en su tierra

y en ese mar sin igual.

 

Traducción: JASNA BULAT

(Buenos Aires, 1965)

1220801

EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA EN LA LITERATURA CROATA

ANTE KADIĆ, Bloomington, Indiana, EE.UU.

El fin del siglo XV fue sin duda un período importante en la historia de la humanidad: el Renacimiento estaba en su apogeo, el invento de Gutenberg había posibilitado la impresión de libros y el descubrimiento de América por Colón, cuyo quinto centenario celebramos este año, había ampliado nuestros conocimientos del globo terrestre, ya que éste estuvo hasta ese momento limitado a Europa y a algunos países de Asia y Africa.

Se ha escrito mucho, sobre todo en los últimos meses acerca de quién fue en realidad Colón, de las razones por las que se dirigió hacia regiones hasta entonces desconocidas, y de los motivos que lo llevaron a embarcarse en ese viaje incierto y peligroso; ya fueran éstos su propia gloria, buscando bienes materiales, o la esperanza de descubrir las Nuevas Indias, con el fin de conseguir nuevos adeptos para la religión que era parte de su ser.

Pienso que sus intenciones eran más nobles que las de algunos miembros de su tripulación, y que él no sospechaba siquiera que los españoles —y más tarde también algunos otros países de Europa— iban a subordinar todo a sus propios intereses, ni que iban a proceder de manera inmisericordiosa con los aborígenes de los países descubiertos.

Fue así que, tal como sucedió con la construcción de las pirámides y otros grandes emprendimientos de la humanidad en cuyos cimientos yacen los huesos de muchas víctimas, en los comienzos de América hubo muchas cosas de las que no podemos enorgullecernos.

De éste y de otros interrogantes hablaré recién al final de este ensayo, en el que me limitaré a exponer acerca del enfoque dado por mis compatriotas a la figura de Colón en sus obras literarias.

No me detendré en la leyenda que sostiene la teoría de que algunos marineros de Colón eran oriundos de Dubrovnik. Las leyendas son a veces necesarias para el espíritu nacional como un remedio salvador; se presentan como el maná del cielo y aun en casos en que no pueden ser probadas, a muchos les resulta muy difícil desprenderse de ellas.

Del rol de la tripulación de los barcos de Colón surge claramente que no se había embarcado en ellos ningún marinero de origen croata[8].

Aparentemente, Colón reclutó a aquellos que conocía o que estaban "a mano" en el lugar.

En la primera parte de este trabajo me referiré a Junije Palmotić y a Brne Diamanjić; poetas de Dubrovnik, que expresaron brevemente —uno en latín y otro en croata— su admiración hacia el gigante Colón. A continuación y ya en la segunda parte hablaré del dramaturgo Miroslav Krleža y del escritor y poeta Nedjelko Fabrio. En el drama escrito por el primero, éste trató de explicar la aparición de pigmeos mentales en el entorno de Colón, esos pequeños seres que cual insectos, roen y destrozan las grandes ideas que suelen aparecer en el alma humana. El drama escrito por Fabrio se parece en muchos aspectos al de Krleža, con la diferencia que para éste, Colón es siempre un visionario noble, mientras que Fabrio lo presenta como un ser cruel e imprevisible. También y en el contexto de lo que expresaron los poetas contemporáneos al respecto, me referiré brevemente a la obra de Antun Nizeteo.

I

Junije Palmotić (1607-57), oriundo de Dubrovnik, era unos 20 años más joven que Gundulić. En su época, e incluso en el siglo pasado, era considerado como un excelente dramaturgo y poeta. En la actualidad es menos apreciado, tanto por su tendencia a tomar temas prestados de la literatura italiana y de los clásicos, como por lo, a menudo, extenso e insípido de sus versos. Lo mismo que a otros poetas dálmatas, a Palmotić también lo atraía el mar que además de ser fuente de riquezas, es un peligro para la vida, tal como lo expresa en su canto "Pavlimir".

No es de extrañar, entonces, que Palmotić haya cantado la expedición del Almirante en el poema Kolombo (Colón) [9](2). La acción comienza cuando Colón junto con sus tripulantes deja la costa española. Ellos no le temen a las malditas olas, a los fríos vientos ni al húmedo sur", dice el poeta...

También Palmotić, al igual que tantos de sus antecesores creia que ciudadanos de Dubrovnik habían participado en el viaje de Colón. Por eso pone en boca de éste, cuando saluda a su tripulación en el momento de dejar las columnas de Hércules (Gibraltar), los siguientes versos:

Elegidos fueron los navegantes

en tierras de hispanos y latinos

y de Dubrovnik, flor de estados eslavos,

sus gloriosos marinos.

Aunque muchos corrieron a las Indias (o a América) con el único propósito de enriquecerse por medio del oro y otros metales preciosos, Palmotić piensa que ése no fue el principal motivo "del viaje y del gran esfuerzo" de Colón, sino que éste se dirigió a América para ampliar los horizontes del conocimiento humano, pero también para hacer conocer las enseñanzas del Evangelio a los paganos;

Por la Fe verdadera y por su gloria

en rauda carrera nos dirigiremos

al descubrimiento de nuevos países

navegando océanos bravos y serenos.

Para Palmotić, entre la tripulación y el Capitán reinaba una armonía completa: todo lo que él decía era acatado por ellos, que además admiraban sus habilidades de navegante, lo respetaban como líder y lo seguían gustosamente.

También en Dubrovnik nació Brno Džamanjić (1735-1820), quien a la inversa de Palmotić, que no salía de la Ciudad, pasó gran parte de su vida en Italia, primero como alumno de los jesuitas en Roma y luego como conferenciante en Siena y Milán. Retornó a Dubrovnik en el afio 1783, llegando a vivir allí tanto la ocupación francesa como la austríaca. Al igual que sus dos maestros Rudjer Bošković y Rajmund Kunić[10], los dos oriundos de Dubrovnik, Brno Džamanjić también gozó de fama como poeta en latín. Es conocida y muy bien conceptuada su traducción de la Odisea (Siena, 1777). También y pese a que no escribía en croata, porque le faltaban palabras y se le había olvidado la gracia de la lengua materna, tradujo al latín algunas poesías croatas[11] .

La más conocida de sus creaciones originales es "Navis Aeria" (Nave Aérea, Roma, 1768; Viena, 1784) en la que también él, tal como algunos de sus contemporáneos —y quizás bajo su influencia— presentía que los científicos algún día iban a hallar la manera de que el ser humano pudiera trasladarse por el aire de un lado a otro.

En este ensayo, científico y extenso, el autor no se cifie a un tema deter-minado, y le canta también a temas que no tienen nada que ver con el vuelo. Tal el caso de Rudjer Bošković, de quien se decía que iba a viajar a California para observar el paso del planeta Venus delante del Sol, y al que aconseja que haga el viaje, porque cualquiera que fuese su resultado, él, Bošković, seguramente no volvería sin gloria.

Así incursiona también en otros varios temas, entre los cuales, merece destacarse el del descubrimiento de América, cuyos versos son mucho más sofisticados que los de Palmotić. Džamanjić trata de penetrar en la personalidad del Almirante, comparándolo con célebres navegantes mitológicos, y enumera las riquezas que se pueden conseguir en las tierras recién descubiertas. En contraste con Palmotić, que era moralizador y creyente que nunca olvidaba sus convicciones, Džamanjić, más leído, más objetivo, tiene más vuelo y es más concreto. De su pluma surge un perfil de Colón que a lo mejor se aproxima bastante a la realidad.

II

Miroslav Krleža (1893-1981) es uno de los más famosos y a la vez más fecundos escritores croatas de este siglo. Descolló en todos los géneros literarios y si bien era ya conocido y apreciado en los años 20 y 30, la fama que alcanzó en la posguerra se debió en cierto modo al hecho de haber sido un notorio afiliado del partido comunista. Sin embargo, creo que ya es hora de que se lo juzgue por sus valores literarios, sin tomar en cuenta sus opiniones o su actividad política.

En sus 60 años de creación artística pueden distinguirse varios períodos, comenzando por el de la rebeldía, que ejerció por convicción propia, para luego afiliarse al partido comunista, e intentar más tarde ir librándose poco a poco. Sin embargo, cuando después de la Segunda Guerra Mundial el Partido Comunista se encaramó en el poder en Croacia, Krleža no se resistió a ser enganchado a su carro, pese a que debió darse cuenta perfectamente de qué clase de gobierno se trataba y adónde llevaba al desdichado pueblo.

El drama a que voy a referirme a continuación, es una de sus "leyendas sobre los visionarios" (como lo fueron para él Jesús, Miguel Angel y Colón) a los que el pueblo simple acepta en un principio, pero luego rechaza al comprobar que en definitiva no responden a sus aspiraciones terrenales.

El "Kristofer Kolumbo" (Cristóbal Colón) de Krleža comienza con la rebelión de los "esclavos" y marineros, a quienes acosa el hambre, la sed, la falta de sueño, el cansancio y la incertidumbre de no saber hacia dónde los conduce esa aventura. Sin embargo, el Almirante con su presencia y sus palabras consigue calmarlos y logra que consientan en reparar la nao "Santa María", dañada tanto por los vientos y las olas como por sus propias depredaciones, con lo que la embarcación puede seguir navegando. Cuando la chusma se retira el Desconocido (Satanás) se acerca a Colón, e intenta convencerlo sobre la inutilidad de continuar embaucando con frases huecas a esos simios, cuyo único objetivo consiste en enriquecerse para luego volver a su tierra natal. Colón vacila, no sabe qué hacer. Por eso cuando en el horizonte aparecen los primeros indicios sobre la proximidad de tierra firme, Colón considera su deber advertir a la tripulación que no era eso lo que él anhelaba, ya que una vez alcanzada la meta, todo iba a ser una mera repetición de aquello por cuya causa habían huido de España. En ese momento la oficialidad, que antes lo había defendido de los rebeldes, se une a los descontentos, ataca a Colón y lo crucifica. Mientras él se ahoga en su propia sangre, la nave se dirige hacia la costa.

En el prólogo, Krleža nos explica el sentido del drama. Como es su costumbre también aquí predomina un reguero de palabras:

"Cubierta de la 'Santa María', nave capitana con la cual Colón había zarpado hacia lo desconocido Ultima, horrendamente tormentosa noche antes del descubrimiento del Nuevo Mundo. Negra oscuridad... Por momentos se puede vislumbrar una gran cantidad de hombres enfurecidos en el abrazo sãngriento de la postrer Lucha. Los marineros de la nave capitana se han convertido en salvaies a causa del miedo, del hambre, de la oscuridad, de' los truenos y de la desesperanza. Todo aquel entusiasmo que los había llevado a alta mar se había desvanecido y a esos hombres disciplinados, que habían llegado a jugar su vida y su nave con entusiasmo ciego en su afán por descubrir lo nuevo, no les queda ya ni una pizca de dignidad... Ahora que la oscuridad amenaza con tragarlos, ese montón de seres se pelea, vocifera, maldice, se enloquece y se comerá a sf mismo aun antes de naufragar. Son bestias salvajes, elementos prehumanos" [12].

Mientras el Almirante alarga sus manos hacia las estrellas, aparece a su lado el Desconocido (Satanás) quien, envuelto en un manto negro, apoya confidencialmente una mano, sobre su hombro. Pese al estremecimiento que esa presencia le produce, Colón presta atención al Desconocido cuando éste trata de convencerlo de que su empresa es absurda: "¿Crees, acaso, que los has seducido con tus planes? ¿que tú eres su Almirante y que les marcas rumbos?... El barco simplemente navega con la corriente boba y tú estás sabre ella, mi querido Almirante... y en la primera isla estos simios encallarán, desembarcarán, se saciarán y después volverán a sus pagos cargados de papagayos y de láminas de oro; ¡y tú estás con ellos, Cristóbal Colón! ¿De qué dirección utópica se trata? ¿No es verdad lo que te estoy diciendo? Sí, ¡comunícales no más hacia dónde te diriges! Diles, y verás como te destrozarán los intestinos..."

"¿Quieres que te dé a ti también la manzana de la sabidurfa? Yo se la di hace mucho ya a la Hembra, y ella se la comió. !Imagínate, la Hembra pensó que la manzana de la sabiduría se comía! Y así el Creador la echó del Edén... He aquí, Almirante, esa manzana negra. Cuídala bien. Y cuida también que tus monos no te destrocen" [13].

Como vemos, aquí hay un poco de todo: Schopenhauer, Wilde, Biblia, magia y sobre todo, Krleža.

El drama continúa con el salto al mar del Desconocido por sobre la borda, mientras Colón permanece con la manzana de la sabiduría en la mano. Nuevamente aparece en escena la oficialidad, que promete a los tripulantes que "los liberará, Ios proclamará ciudadanos libres y en su lugar encadenará a los aborígenes que remarán por ellos" [14].

En ese momento el Almirante reconoce haberse dado cuenta recién que ellos en realidad no lo habían comprendido nunca, ya que "lo nuevo no puede estar en el circulo, no puede estar en el retroceso. El había creído que también ellos eran capaces de navegar por las corrientes que no los llevarían de vuelta a las vanidades y estupideces humanas... Pero ahora comprende que el ser humano debe emprender esas hazañas en soledad" [15].

De la misma manera que lo hizo con sus otras obras, sobre todo con el drama "En agonía" y con la novela "Banderas", así también en este caso Krleža, le agrega una variante, escrita en Belgrado, en 1955, donde se pone en evidencia el estado político de la Yugoslavia de entonces cuando todo rebozaba de nebulosos slogans parecidos a éste: "Escúchame pueblo: el hombre puede humanizar su vida bajo las estrellas y darle un significado humano... Ese es el único fin del universo... Tú te liberarás de esos fantasmas, nadarás hacia la otra orilla, descubrirás nuevos continentes, vencerás a este planeta y viajarás a las estrellas en las que yo creo. Pueblo, yo creo que tú vencerás a los dioses y a los tiranos, pero en esto, en las creencias de tus almirantes, en eso yo no creo" [16].

Y, sin embargo, ese pueblo al que se dirige Colón, y en cuyo renacimento él cree, ese mismo pueblo, junto con su oficialidad ¡lo crucifica!, y mientras un grupo le clava los pies y las manos, otro grupo festeja con alegría porque ha sido avistada la tierra.

Hace 25 años (1967) escribí sobre el "Cristóbal Colón", de Krleža[17].

Destaqué entonces el hecho de que Colón, escuchando a la tripulación, que esperaba encontrar en el Nuevo Mundo grandes riquezas y el mismo régimen que en España, se da cuenta de que no había sido comprendido. El se escapaba del podrido régimen en la esperanza de descubrir un suelo nuevo, en el cual reinaría un orden nuevo. Y resulta que cuando sus adláteres descubren sus verdaderas intenciones... lo crucifican. Sangrante y agonizando les grita que aquello que ellos esperan es pura mentira, y que no tiene nada que ver con sus sueños.

Mi visión actual de este drama es otra: no me gusta que Krleža haya tergiversado los hechos históricos y que el protagonista, Colón, no crea en aquello en lo que ayer no más creía. Estoy convencido de que ni el mismo diablo puede hacer cambiar de carácter a un hombre del calibre de Colón. En verdad, el "Cristóbal Colón", de Krleža sigue la teoría de que la muchedumbre es cambiante, y que hoy denosta al que ayer glorificaba. Es cierto que eso suele suceder, pero el hecho real es que la tripulación bajó a tierra en San Salvador y en Cuba junto al Almirante. Es verdad que le protestaron por lo bajo al final del viaje, pero en cuanto avistaron tierra simplemente lo adoraron.

Lo que más molesta en Krleža es su verborragia, es su embriaguez con las propias interpretaciones de las personalidades sobre Ias cuales habla; para él todos ellos son el "otro yo" de sus estados de ánimo personales, pero pasajeros.

Cuando en el año 1976 (y en estos días también) alguna gente de Zagreb me vino a ver con la idea de poner esta obra en escena en Estados Unidos, en ocasión de las celebraciones del Quinto Centenario, yo les pregunté si en verdad la habían leído, y si pensaban que el público norteamericano iba a aceptar un cuadro tan distorsionado del descubrimiento de América, a tolerar ese ataque "profético" a su sociedad y su desarrollo a lo largo de cinco siglos.

Entre los escritores croatas que en poesía o en drama, encararon el tema del descubrimiento de América por Colón, el más joven es Nedjelko Fabrio (1937), actual presidente de la Asociación de Escritores Croatas, que nació en Split, hizo sus estudios secundarios en Rijeka y luego trabajó en el proizrama cultural de la televisión de Zagreb. Desde muy joven empezó a escribir poesía, cuentos, novelas, ensayos y críticas. También hizo traducciones, especialmente de literatura italiana. En sus novelas trata generalmente temas históricos, que en cierto modo presagian el futuro. Es su intención encarar en su próxima novela la agresión de que es objeto en la actualidad el pueblo croata por parte de los serbios. Así lo declaró en un reportaje publicado en "Glas Koncila", de Zagreb (1992).

En los años 70, en tiempos de la floreciente "Primavera" croata, Fabrio publicó en diversas revistas cinco dramas, que se destacan por su conocimiento de los temas tratados, y por las alusiones a los errores cometidos en esa época.

Su drama más conocido es el llamado "Reformadores» (1967), en el cual describe la personalidad de Matías Vlačić Ilirio, el principal polemista en conflicto con Lutero, carácter oscilante que tiende hacia el compromiso.

Todos sus dramas se destacan por estar escritos en un idioma croata cristalino, cultivado y tradicional en lo que se distingue de sus contemporáneos vanguardistas que siguen, por ejemplo, a Beckett y Borges.

Aunque Fabrio todo lo elabora a su manera, muchos críticos asocian su producción con dramas de Vojnovič, Tresić, Krleža, Marinković y Matković[18].

Para mí Ia semejanza más notable es la que existe con Krleža, porque en dos de sus dramas los protagonistas son los mismos utilizados por aquél en sus leyendas": Colón y Miguel Angel. Pese a coincidir con Krleža en que Colón está sumamente desencantado con el egoísmo de su tripulación, en su versión, Fabrio relata que ésta no lo crucifica (como en la de Krleža) sino que, convencido de la insensatez de su empresa, el Almirante vuelve por sí mismo al lugar de donde había partido.

La acción de "Admiral Kristof Kolumbo" (El Almirante Cristóbal Colón), drama de N. Fabrio (publicado por primera vez en la revista "Kolo". en 1968 y diez años más tarde en "Dramas", de Fabrio) [19] comienza el 11 de octubre de 1492, víspera del día en que la tripulación del "Santa Maria" avistó tierra. Si bien ésta todavía obedece las órdenes del Almirante, ya no lo respeta, porque no entiende sus procedimientos. El está tan enfurecido que mata a Pablo, el marino que dice haber avistado un ave entre las velas del barco, evidente señal de que la tierra está próxima. Ya Colón no es aquel hombre que había luchado, durante años, con gran tesón, por hacer posible la histórica empresa.

Fabrio pone en boca de un fiel ayudante de Colón, llamado Jorge, el recuerdo de que a éste ya no lo entusiasmaban "banderas y espadas", como cuando, seguro de sus planes, le había pedido al Rey que lo nombrara "Almirante de la mar Océana y Virrey de todas las tierras que descubriera, que se le asegurara un 10% de los bienes que importara a España y que se le asegurara la propiedad de un 8 % de las tierras que ocupara. . . para él y sus descendientes" [20].

Aquel hombre, que había emprendido el viaje lleno de autoconvicción, ahora se siente abatido, enfurecido, en grado tal que mata a un marinero y derrama el agua que escasea, y convirtiéndose en un ser tan irracional que sería conveniente su destitución, sólo para asegurar el éxito de la empresa por él mismo soñada y planeada. Tan es así, que le pide a Dios que "no aparezca la tierra", que siga la "noche oscura", que "desaparezca la costa" y que "no lo haga precipitarse a la gloria" [21]. Por eso, cuando un segundo marinero anuncia haber avistado tierra, Colón ordena al centinela que lo mate, porque "no hay tierra, todavía estamos en alta mar".

En ese tono le responde al Padre Salinas, que le reprocha sus múltiples crímenes, diciéndole que ésa es su manera de impedir que sus metas se cumplan. Porque llegar a la meta es como "rebajarla, deshonrarla" [22] y mientras los marinos y oficiales, en éxtasis, vivan a Colón y al Rey, él se queda en su camarote, y le pide al Padre Salinas que sea él quien en su lugar despliegue la bandera y la espada.

Todo lo que Fabrio dice sería convincente si no supiéramos que el Colón histórico vivió felicísimo la concreción del sueño de su vida, que siguió siendo codicioso de gloria y de oropeles, que en Europa fue aclamado y condecorado, que hizo tres viajes más a las Indias, la segunda y tercera vez con mayor cantidad de tripulantes, que descubrió nuevos territorios, que fue acusado, liberado y dejado de lado por el nuevo Rey y que murió casi olvidado.

Cuando se escribe una obra basada en la historia, hay que respetar los hechos conocidos, aún permitiendo que la imaginación trabaje (como lo hacían Andrić y Aralica), pero no se deberia filosofar, hasta el punto de sobrepasar todos los límites de la verosimilitud.

A pesar de mis desacuerdos teóricos, debo reconocer que nuestro dramaturgo conoce muy bien la psicología de los marineros (y ex reclusos), y la circunstancia por la que atraviesan en determinados momentos, en los cuales la disminución de las raciones, la falta de agua y la incertidumbre hacen que se pregunten seriamente si después de dos meses de navegación llegarían alguna vez a alguna parte. Esa sospecha y la revuelta que se está preparando, aparentemente deprimen al Almirante. Y éste es precisamente el punto en que reside el problema de la verosimilitud de Fabrio.

No es mi intención mencionar aquí a todos aquellos que alguna vez dijeron algo sobre Colón. Eso no quiere decir que no hubo opiniones interesantes y muy bien expresadas como, por ejemplo, las registradas en la poesia de Antonio Nizeteo (1913) llamada "Nebulosa de Colón":

¡Oh! Cristóbal tus sueños se han cumplido.

Las carabelas en el puerto ancladas

han de llevarte donde ni has creído

que te llevara tu ambición soñada.

Quedarán a tu espalda Santafe,

el trono de Isabel e intrigas cortesanas.

¡Qué pequeño lo humano es en verdad

para quien tras la novedad se afana!

En ella, el poeta se pregunta si a cada uno de nosotros también no nos esperan carabelas en algún puerto y concluye con otro interrogante cuando dice: "qué nos impide buscarnos un nuevo mundo".

Aunque las naves con pasión porfiada

sueñan con navegar eternamente,

sus áncoras reposan mansamente

en las bajas corrientes de la rada. (Dobriša Cesarić).

III

Es indudable que no existe una verdadera imagen de Colón; existen sí numerosos retratos algo distintos entre sí, porque los pintores se guiaban no solamente por los datos que dejaron aquellos que lo conocieron bien, sino también por su propia imaginación. En la mayoria de ellos, Colón es representado como un hombre alto y de cuerpo macizo; su cara es larga, la frente ancha, los ojos luminosos y vivaces, la nariz aguileña. Su cabello, que en la juventud era rojizo, había encanecido ya durante el primer viaje. Su vista y oído eran excelentes, si bien la primera se le había debilitado algo en el tercer viaje (1498). Sus biógrafos destacan que poseía también un sexto sentido, que consistia en su conocimiento del mar, como si éste fuera un ser viviente, y que basándose en el aspecto del cielo, en la dirección de los vientos, en las olas, y hasta tomando en cuenta el olfato, adivinaba las condiciones atmosféricas que le esperaban.

En cuanto a su carácter, aspectos psicológicos y cualidades morales, las opiniones están divididas: Paul Claudel, por ejemplo, en el `Livre de Christophe Colomb (1935) lo presenta como un santo, que escucha voces celestiales como Juana de Arco. A su vez el escritor cubano Alejo Carpentier ("El Arpa y la Sombra", 1971, 1990), lo presenta como un hombre mentiroso, deshonesto, ladrón y mujeriego. En realidad, no era ni diablo, ni ángel, sino un hombre excepcional con muchas virtudes, pero también con debilidades.

Las dificultades que encontró en su vida, no sólo fueron consecuencia de las maldades de sus enemigos, envidiosos por el hecho de que un italiano gozara en España de tantos privilegios y honores. Parece, en efecto, que no era consecuente en sus decisiones y que carecía de la capacidad de valorar correctamente a los hombres a quienes confiaba importantes tareas.

Al igual que nuestro Marko Marulić, también Colón era un hombre del Medioevo y del Renacimiento a la vez. Como filósofo, teólogo, teórico y científico perteneció a la Edad Media, pero su capacidad de sacar conclusiones a partir de los hechos es un signo de los nuevos tiempos. El confiaba en lo que sus ojos veían y sus sentidos percibían.

En cuanto a sus convicciones religiosas, era un católico convencido. Sabía en quién y en qué creía. No había en él ni hipocresía ni superstición. No era clerical, pero le gustaba reunirse con sacerdotes (como, por ejemplo, con el franciscano Antonio Marchena) que lo entusiasmaba con su devoción y su sabiduria. Cuando se encontraba en medio del mar embravecido, y desde el cielo retumbaban los truenos, dando la impresión de que ya no había salvación, Colón, que conocía las Sagradas Escrituras a la perfección, se dirigía a Dios con las palabras iniciales del Evangelio de San Juan. Por otra parte, es importante poner de manifiesto que después de haber sufrido terribles desengaños y sobre todo cuando el Rey de España dejó de ayudarlo, el Almirante esperó pacientemente que se le reconocieran sus méritos.

Su enriquecimiento también estuvo supeditado a la esperanza de que ello le posibilitaria organizar una Cruzada contra los turcos. En sus primeros viajes por el Mediterráneo había observado con tristeza y preocupación el avance de los turcos y eso había fortalecido su deseo de levantar un cristianismo unido contra ellos.

No podemos tampoco negar que el dinero le gustaba, que le gustaron los privilegios, que amparaba demasiado a los suyos y que no siguió demasiado fielmente a los Santos Evangelios, que nos enseñan que todas las criaturas humanas son iguales ante Dios. Sin embargo, su principal defecto era la soberbia. Exageraba sus propios méritos en tal forma que, al final de su vida, llegó a creer que gracias a él había dado comienzo en el mundo una nueva era, la del Espíritu Santo.

Además de poseer excelente conocimiento del mar y de la geografía y una firme y perseverante convicción de que el paso al Oriente a través del Occidente era posible, era también un hombre perseverante, valiente, paciente. En los momentos más difíciles de su vida, supo aunar todas sus aptitudes, subordinándolas a la consecución de un solo fin. Solamente así podemos explicarnos cómo fue capaz de estar rogando ayuda durante siete largos años a un Rey vacilante que no lo escuchaba porque solamente seguía el consejo de maliciosos e inexpertos.

Realmente, hay que reconocer que después de haber pasado todo eso, sólo un capitán de los quilates de Colón pudo emprender en diez años cuatro viajes transoceánicos.

Puesto que sabía lo que quería, y que eso pasaba por llevar adelante algo que nadie se había atrevido a realizar hasta entonces, hablaba atrevida y audazmente con los Reyes de España y de Portugal, y con financistas y banqueros de Génova y de Florencia. Estaba excepcionalmentee calificado para ser caudillo, capitán, almirante, y por esa razón se ganó la benevolencia de la Reina Isabel, la colaboración del famoso navegante Martín Pinzón y el respeto de la tripulación[23].

Es absurda la discusión acerca de quién fue el primero en pisar el suelo americano. La cuestión no es ésa, sino: ¿quien hizo que Europa conociera a América, uniendo así a esos dos continentes?

A la llegada de Colón, en el territorio americano habitaban varios millones de seres humanos, que vivían su propia vida, y no tenían ni el más mínimo conocimiento del resto del mundo, como tampoco el resto del mundo sabía nada de ellos. Gracias a Colón, que ensanchó y amplió las fronteras del mundo y posibilitó su recíproco conocimionto, ambos tuvieron conciencia de la existencia del otro.

Con razón Claudel lo llamó "L'inventeur d'un nouveau monde". Hizo que nos diéramos cuenta de que el globo terráqueo es redondo también en la realidad, y que por consiguiente podemos circunvalarlo y sobrevolarlo con seguridad.

Traducción: JASNA BULAT

1220901

LA PRESENCIA DE LOS CROATAS EN LA AMERICA COLONIAL *

MILAN BLAŽEKOVIĆ, Buenos Aires, Argentina

Durante el año 1992 todo el mundo civilizado festeja y conmemora, de una u otra manera, el descubrimiento del "nuevo mundo", o sea, la unificación del globo terráqueo en lo geográfico con sus múltiples consecuencias posteriores, siendo una de ellas la definitiva determinación de "aetates mundi" en lo histórico. Pues, efectivamente, el descubrimiento de América —ese más descollado evento de la historia universal— según la opinión mayoritaria, dio por terminada la Edad Media.

Por ello, del mismo modo como la Academia Bolivariana de la República Argentina, que organizó en Buenos Aires las Jornadas académicas internacionales del V centenario del descubrimiento, conquista y evangelización de América, también en Croacia el Instituto para el desarrollo y las relaciones internacionales está organizando en Zagreb un Simposio internacional bajo el lema: "Encuentro de dos Mundos (1492-1992) Croatas y América". El acontecimiento tendrá lugar del 16 al 18 de noviembre de 1992, primero en Zagreb y luego en Dubrovnik

I. ¿Participaron los croatas en el descubrimiento de América?

Desde hace siglos en Croacia perdura la tradición, o la leyenda, de que entre los ciento veinte marineros de las tres carabelas de Cristóbal Colón se hallaban también marineros croatas. Siendo los croatas un pueblo netamente marítimo —entre los pueblos eslavos prácticamente el único— y Croacia, por añadidura, tierra costanera del Mar Adriático y, por ende, Mediterráneo, una tradición o leyenda de tal índole no debería extrañarnos. En efecto, con los 783 km de la costa oriental del Mar Adriático en línea directa, incluyendo 1.185 islas e islotes, la longitud de la costa adriática croata es de 1.778 km.

Además de la geografía también la historia atestigua el carácter marítimo y militar de los croatas medievales. El emperador bizantino Constantino VII. Porfirogéneto (912-959) señaló en su obra "De Administrando Imperio", que los reyes croatas del siglo décimo disponían de un poderío militar que consistía de 100.000 soldados de infantería, 60.000 de caballería y de una flota marítima con 80 "sagenas"', con una dotación de 40 hombres, y 100 "konduras" con 10 a 20 hombres a bordo[24].

Sin embargo, las invasiones turcas de los siglos XIV y XV, de Europa a través de los Balcanes, con el propósito de apoderarse de Viena y abrirse paso hacia Italia, redujeron a Croacia —entonces en unión personal con Hungría— a "reliquiiae reliquiarum olim inclyti regni Croatiae" o sea a sólo 16.800 km2 con su capital Varadin y luego Zagreb jamás conquistados por los otomanos. Mientras tanto, Serbia, conquistada, sufrió la esclavitud turca durante cuatro siglos y la mayor parte de Hungría con su capital Budapest, durante un siglo y medio[25].

El único núcleo estatal croata no involucrado en las contiendas militares era la república de Dubrovnik (Ragusa), protegida por Turquía contra las pretensiones territoriales y políticas de su rival —Venecia—. Así fueron dadas las condiciones para el excepcional progreso de Dubrovnik en lo comercial, cultural, diplomático y marítimo. Durante los siglos XV, XVI y XVII las argosies ragúseas surcaban los mares del Mediterráneo y Atlántico, vinculando unos 46 consulados en los más importantes centros comerciales y marítimos con Dubrovnik[26].

Que España había sido uno de los países del Mediterráneo con el cual Dubrovnik mantenía relaciones desde hace siglos, se desprende de la ratificación, de fecha 14 de junio de 1941, por la cual el gobierno croata comunica al gobierno español la creación del Estado Independiente de Croacia y pide su reconocimiento, evocando los momentos en el pasado que atestiguan las relaciones amistosas seculares de esta manera:

"Así la República de Ragusa, croata y libre, fue honrada ya en el año 1422 por la presencia de un cónsul aragonés. Hacia el fin del mismo siglo los croatas de Ragusa acababan de concluir un gran convenio comercial con Fernando V el Católico. Este rey, así como sus sucesores, mostraba un favor constante hacia la República de Ragusa. Por fin no es menester mencionar que entre los marinos de las carabelas de Colón hubo algunos marinos croatas, y que las galeras de la República croata de Ragusa, como conjunto separado, participaron con éxito en la batalla de Lepanto, donde la victoria de don Juan de Austria sobre los turcos, aumentó la gloria y la grandeza del cristianismo y de España" [27].

El historiador y lingüista italiano, Francesco Maria Appendini (1768-1837), aseveró que un miembro de la familia Martolosić de la isla de Lopud en la República de Dubrovnik, se había desempeñado como piloto en el descubrimiento de América[28].

Sin embargo, no solamente los historiadores expresan la convicción sobre la presencia de los marinos croatas en los viajes de Colón hacia el "nuevo mundo". También lo hacen los poetas y escritores croatas en sus obras literarias. El más conspicuo ejemplo en este sentido es el poeta ragúseo Junius Palmotić (1607-1657), quien en su poema-drama "Kolumbo" (Colón) glorifica la presencia de los "selectos hidalgos", "la flor del Estado Croata, de Dubrovnik en todo excelentes" (versos 45-48) [29].

Quizás será por ello que el profesor Fernando Šišić, escribiendo acerca de la historia de Dubrovnik, expresa: "La ciudad tenía (a mediados del siglo IX) 40.000 habitantes y disponía de hasta 300 buques que navegaban hacia España e Inglaterra, incluso hubo marineros ragúseos también en los viajes de Colón" [30]. El profesor americano de origen croata, George J. Prpić en su gran obra "The Croatian Inmigration in America", enumera las opiniones de otros historiadores croatas al respecto [31].

En conclusión, existió la objetiva posibilidad de la participación de uno o varios marinos croatas en el descubrimiento de América, como tripulantes de las carabelas de Colón en uno o más de sus cuatro viajes a América.

II. ¿En qué medida y manera participaron los croatas en la conquista española de América?

Contrario a la incertidumbre respecto a la presencia croata en el descubrimiento de América., no existen dudas en cuanto a la participación bastante notable de un croata en el proceso de la conquista. Se trata de fray Vicente Paletin de Korčula, Croacia, quien participó como militar en la pacificación de Yucatán, siendo integrante del ejército español bajo el mando del "adelantado" don Francisco de Montejo (hijo) y luego, una vez de vuelta a Europa, se destacó como "el teórico de la conquista española en América" [32]. En efecto, Vicente Paletin escribió la obra "De fure et iustitia belli contra infideles Indiae occidentalis - ad Philippum II Hispaniae regem" (1559) con la cual se inmiscuó en la disputa siempre vigente entre el obispo Bartolomé de Las Casas (1474-1566) y el teólogo Juan, Ginés de Sepúlveda. A pesar de ser el tema principal de este capítulo la faz teórica de la conquista én la actuación de Vicente Paletin y no su parte militar, debemos revivir esta última, pues ambas hacen un todo, o sea, se complementan.

Vicente Paletin nació en Korčula, en la isla homónima, en el año 1508. Quedando huérfano de muy temprana edad, lo educó junto con sus hermanos el archidiácono de Korčula, Antonio Rozanović, un pariente lejano. Dado que ya por el año 1520 habían viajado al "nuevo mundo" los hermanos Mateo y Domingo Konkedjević de la isla ragúsea de Koločep, siendo muchacho Vicente Paletin oía hablar maravillas acerca del mismo. Lo embargó el deseo irresistible de "ver varias y casi increíbles cosas", como lo anotó en el prefacio de su traducción al italiano de la obra L'arte del navegar, de Pedro de Medina (1495-1576). Como su hermano Antonio, quien se embarcó y desapareció capturado por los sarracenos, también Vicente se dio a la vela. Ayudado por Santiago Baničević, oriundo de Korčula, en aquel entonces —alrededor de 1530— secretario del Rey de España, Carlos V, Vicente Paletin se embarcó para el Nuevo Mundo, México. La tempestad echó al buque a las orillas de Yucatán, donde naufragó. Paletin se salvó nadando, perdiendo todo. Llegó a la ciudad española de Campeche, desde la cual el gobernador de la península, Francisco de Montejo de Salamanca, dirigía las operaciones de colonización de Yucatán. Montejo enseguida tomó a su servicio a Vicente Paletin, quien durante cuatro años tomó parte en todas las operaciones de colonización de Yucatán. Alrededor de 1540 Paletin se fue a México y entra en la orden de predicadores en el convento de Santo Domingo. Habiendo pasado diez años en América, Paletin vuelve a Europa. En Bolonia estudia teolgía, al mismo tiempo viaja a Bruselas por "negocios reales", lo mismo lo lleva a su Korčula natal y a Sevilla, donde intercede a favor del arzobispo de Toledo, dominico Bartolomé Carranza (1503-1576), acusado por haber supuestamente incurrido en opiniones heréticas. Por fin, en 1562-1563 se le permite rendir examen de doctor en teología.

Vicente Paletin escribió varias obras, algunas de ellas no conservadas en su original, o tampoco en transcripción, como es el caso de su tratado "De institucione bonae gubernationis", del cual Bartolomé Albornoz, primer profesor del derecho civil en la universidad de México, apuntó en su obra "Arte de los contratos" (Valencia, 1583) que el mencionado tratado es "el mejor de los que se ha escrito en la materia".

La obra más importante de Vicente Paletin, "Del derecho de la guerra contra los infieles", escrita en latín, la descubrió, en 1784, en el Secretariado Nacional de las Indias en Madrid, el historiador espaol Juan Bautista Muñoz (1745-1799), confeccionando del original latín un resumen en español. El profesor en la Universidad de Massachussetts, Lewis Hanke, encontró este resumen en la herencia de Muñoz ("Colección Muñoz") y lo publicó en 1943 en México, haciéndolo así accesible a los interesados en la materia.

A fin de probar la justificación de la guerra y ocupación de la tierra, Vicente Paletin establece:

1 — que cada uno se apropia las tierras que ocupa si las encuentra desocupadas por otros;

2 — los viajes de la gente, las comunicaciones y el comercio con la mercadería son libres para todos;

3 — los enviados son inviolables en todos los pueblos según la ley natural;

4 — la propiedad privada, por justificada y legítima que sea, puede en algunos casos ser suprimida (debido al abuso, porque el bien particular debe ceder ante el bien público, la tranquilidad y el orden);

5 — los pueblos de las Indias Occidentales dieron a los reyes españoles suficientes motivos para una guerra justa, por no haber respetado los mencionados principios y derechos.

Luego Vicente Paletin trata a comprobar que de todos los pueblos los españoles han sido los únicos que consiguieron el derecho de ocupación de las Indias Occidentales mediante el acta de donación del papa Alejandro VI, del 4 de mayo de 1493 (carta "Inter caetera"). A fin de demostrar el exclusivo derecho de España sobre las Indias Occidentales, Paletin trae a colación una muy interesante teoria: Los españoles, a través del renovado Imperio Romano, se convirtieron en sucesores legítimos del antiguo Imperio Romano, sosteniendo que el mismo se extendía cierto tiempo sobre las regiones de las recientemente descubiertas Indias Occidentales. Es decir, Paletin sostiene que los cartaginenses han llegado a esas regiones mucho antes que Colón y las poseían algún tiempo. Dado que en el siglo II antes de Cristo los Romanos sometieron Cartago, se hicieron sucesores legítimos no sólo de sus posesiones africanas, sino también de las de ultramar. Paletin consideraba que las antiguas posesiones cartaginenses se encontraban en América.

La idea de esta teoría se le ocurrió a Paletin durante su larga estadía en la península de Yucatán, donde había visto las grandiosas ruinas de la vieja ciudad de Chiche-Itzá. Investigando el origen de estos edificios, todos los indios preguntados coincidían en responder que les es sabido de sus antepasados, muchos años atrás, que hombres barbudos vinieron con naves desde lejos y fundaron estas fortalezas, viviendo en ellas varios años; pero luego, al transcurrir el tiempo, dejaron de venir las naves y hombres de las tierras lejanas. Al ver eso los indios les hicieron guerra. " y así, extenuándolos con guerra y hambre los ultimaron y aniquilaron, quedando sus castillos vacíos y abandonados y destruidos en el transcurso de largo tiempo".

Así, Paletin es probablemente el primero en la historia quien expresa la opinión de que Cristóbal Colón no fue el primero en descubrir América, sino que lo hicieron, mucho antes que él, otros que considera que eran los cartaginenses. Además, mientras que el teórico del derecho internacional de aquellos tiempos, el dominico Francisco Vitoria, estaba indeciso si está permitido o no inmiscuirse en la vida de los indígenas, Paletin asumió la posición de que está permitido pero con la condición de respetar todos los derechos de los indígenas como hombres, entre otros su libertad de abrazar la religión cristiana. Por fin, destacando la libertad de viajar y de entablar vínculos comerciales con todos los hombres, Paletin se anticipó al jurista holandés Hugo Grotius (1583-1645) en establecer el principio jurídico de la libertad de navegación, de viaje y de comercio con todo el mundo.

III. La participación croata en la evangelización y en otras tareas en América

En la evangelización de América la representación croata ha sido mucho más numerosa. Veamos pues la vida de los más destacados[33] [34].

Padre Juan Bautista Marchesetti SJ, nació en 1704 en Rijeka (Fiume), Croacia en la familia noble de origen italiano. Aunque los catálogos lo designan italus fluminensis o lyburnus fluminensis, a veces alemán, austriaco e italiano, lo consideran croata por su nacimiento y educación en Croacia y por su perfecto dominio del idioma croata[35] (12). La solemne profesión con cuatro votos la hace en 1738 en la reducción Candelaria, sede del Superior de las treinta misiones guaraníticas. Desde ese momento hasta su muerte Marchessetti trabaja casi en todas las siete reducciones en la guerra guaranítica, desde 1752 hasta 1756, empezando con San Borja, Corpus Christi, San Juan Bautista, Apóstoles, San Ignacio Guazú y Santa María de la Fe. Aqnil Marchesetti introdujo una novedad con gran éxito comercial y defensiva: hizo cultivar en gran escala tuna (opuncia) para la producción de cochilia como colorante de tejidos, y como defensa infranqueable por el enemigo si es plantada en filas cerradas. Trasladado por razones de salud deteriorada a la reducción Candelaria, fallece el 5-2-1767, dos meses antes de la firma del decreto de Carlos III sobre el extrañamiento de los jesuitas.

Padre Nicolás Plantich SJ, nació en 1720 en Zagreb, de padre Pedro Plantić y madre Barbara Curić. En la orden de San Ignacio entró en Viena en 1736, en 1747 fue ordenado y a los fines del año 1748 llegó con la expedición del procurador Ladislao Orosz a las orillas del Río de la Plata. Desde el 19 de enero de 1749 actúa como docente en la Universidad jesuítica de Córdoba, dictando clases de lógica en 1752 y desde 1753 como profesor de filosofía. Desempeñándose en varias actividades docentes y educativas sin haber jamás trabajado coma misionero en alguna de las misiones, en 1763 fue enviado a Buenos Aires, al Colegio Grande, donde pasó cinco años como supervisor de estudios superiores, vicerrector y rector del Colegio. Final-mente fue enviado a Montevideo como Superior del Hospicio, donde lo alcanzó la orden de expulsión de 1767. Ya en 1768 Nicolás Plantich se encontraba en Austria, en Viena, y en 1769 en Zagreb, donde vivió has-ta el año 1773, cuando la Sociedad de Jesús fue prohibida también en Austria. Luego de haber escrito un librito de carácter religioso y una gramática latina de dos partes en el idioma croata, falleció en Varaždin, en 1777 [36].

Aunque la vida y la actividad de Nicolás Plantich no revela nada especial y extraordinario, hay algo que lo distingue de los demás Padres jesuitas no sólo croatas sino también de los de otras nacionalidades que participaron en la evangelización de América.

De los Padres misioneros croatas lo distingue el hecho de que es autor del libro manuscrito "Tractatus in logica Aristotelis interiora", escrito por el alumno de Plantich, Gregorio Antonio Alvarez de Sosa, cuando Plantich dictó clases de lógica, en 1752, en la Universidad de Córdoba. La obra en latín de 191 hojas, bien encuadernada en cuero de color natural, la descubrió el finado Padre Guillermo Furlong SJ, ayudado por el Padre mercedario, Fray José Brunet, en el convento mercedario en Mendoza. Lo descubrieron al limpiar el lomo de un libro hasta entonces desconocido, cuando apareció el nombre del autor y el título de la obra: Plantich - Lógica [37]. Hoy se guarda este libro en la biblioteca del Convento Grande de San Ramón en Buenos Aires y fue expuesto en forma prominente al público en general durante la Exposición Los Archivos - Memoria y la Conciencia de los pueblos, en el Museo Nacional de Arte Decorativo durante el mes de mayo de 1992 como aporte a la conmemoración del V Centenario. De todos modos, hasta los finess de la década del ochenta esta obra de Nicolás Plantich ha sido desconocida en Croacia[38].

De los Padres jesuitas en general a Nicolás Plantich lo diferencia la leyenda, creada en Europa y hasta poco desconocida en la América del Sur, de que él era "Nicolás I, rey del Paraguay", de acuerdo con el libelo titulado "Historia de Nicolás I, Rey del Paraguay y Emperador de los Mamelucos", publicado en la "Revista de Derecho, Historia y Letras", en 1991, en Buenos Aires, con un amplio prólogo de Juan A. Pradère. El original de la "historia" apareció en francés, en Europa en 1756 con San Pablo en Brasil como lugar de publicación. Del francés el libelo fue traducido a otros idiomas europeos, por ejemplo a italiano: "Storia di Niccoló I. re del Paraguai e imperatore dei Mamalucchi" (Traduzione dal Francese. S. Paolo nel Brasile MDCCLVI). Como Juan A. Pradère en su prólogo a la edición argentina, tampoco Arturo Nagy y Francisco Pérez-Maricevich en su Nota Final a la versión paraguaya de la "Historia" (Asunción, 1967) mencionan a Nicolás Plantich como una de las dramatis personae de la guerra guaranitica 1752-1756.

Ahora bien, ¿quién era el rey Nicolás? ¿Hubo un rey Nicolás? ¡No, jamás hubo en la provincia jesuítica en América un rey Nicolás! Este presonaje es un invento de la campaña antijesuftica durante la guerra guaranítica previo al decreto de Carlos III del año 1767 sobre la expulsión de los jesuitas de España y sus posesiones en el "Nuevo mundo". Esta campaña política —provocada por el Tratado de Límites o Tratado de Permuta (Siete Pueblos por la Colonia S. Sacramento)— se llevaba a cabo en Europa mediante libelos, panfletos y gacetas. Entre los libelos el más curioso ha sido la mencionada `Historia de Nicolás I, Rey del Paraguay y Emperador de los Mamelucos". Para los autores del libelo el rey Nicolás era un "hermano lego"; para las gacetas europeas del año 1755 era "un jesuita elevado al trono por sus compañeros". Por fin, para los jesuitas mismos el rey era un cacique indio, Corregidor de la Concepción, Nicolás Ñeenguirú, o Nanguirú. No obstante, estas conjeturas, las gacetas y el libelo tenían algo en común —las monedas o medallas de plata con la efigie del rey e inscripción: "Nicolas I Rey del Paraguay".

Aunque algunos historiadores admiten la posibilidad de la existencia de estas monedas[39], mis empeños en localizarlas en el Münzkabinett del Kunsthistorisches Museum, en Viena, luego en la Bibliothèque Nationale - Cabinet des médailles, en Paris y, por fin, en el Department of Coins & Medals, en el British Museum, en Londres, quedaron sin resultado positivo.

No son, empero, solamente las monedas que supuestamente prueban el "reinado" de Nicolás Plantich en América. También el excepcional recibimiento de Nicolás Plantich de parte de la emperatriz María Teresa en Viena, saludándolo ut collega Rex (Salve Rex - salve collega! - según una variante) habría fehacientemente corroborado la leyenda sobre Plantich-rey. Sin embargó, sabemos que antes a Nicolás Plantich la emperatriz recibió al Padre Martín Dobrizhoffer, quien a instancias de ella empezó a escribir su obra "Historia de Abiponibus equestri bellicosaque Paraquariae Nationae" (Viena, 1784). ¿Por qué la emperatriz no instigó también a Plantich a escribir sus experiencias si eran tan interesantes? Además cabe la pregunta: ¿Hubo tal audiencia en la Corte de Viena en la cual Plantich habría sido recibido por la emperatriz María Teresa? - Mi investigación en el Haus, Hoj- und Staatsarchiv, en Viena, donde revisé "Protocollum Aulicum in Ceremonialibus de Anno 1767" e "Index Protocolli de Anno 1768", cuando la audiencia habría tenido lugar, no confirma tal posibilidad, aunque no la excluye. La más remota noticia sobre Plantich-rey se remonta al año 1805, cuando el ex jesuita húngaro Valentin Kacskovics anotó en su manuscrito "Catalogue Defunctorum quorundam Sociorum Jesu post abolitionem", datos sobre las monedas con la conocida inscripción y sobre la mencionada audiencia en la Corte Imperial[40] . Desde aquel entonces hasta hoy la historia no deja de ocuparse de Nicolás Plantich.

Padre Nicolás Sušić es el último de los jesuitas croatas que se desempeñaban en la evangelización de América. Nació de familia noble en Rijeka, en 1716, entrando en la Compañía en Viena, en 1736. Al Perú llegó en 1751, trabajando entre los indios Mojos en la reducción Santa Magdalena hasta la expulsión. Luego de un largo y extenuante viaje llegó a España en agosto de 1769, pero, completamente agostado murió en el Puerto de Santa María, cerca de Cádiz, el 25-2-1770 [41].

La evangelización se completaba con actividades de carácter científico y socio-económico encomendadas a los especialistas en matemática, geografía, astronomía, cartografía, etc. Para estas tareas fueron seleccionados también tres padres croatas:

Francisco Javier Haller SJ, quien nació en Varaždin, en 1716; ingresó en el noviciado en Viena, en 1733; profesor de matemáticas en Ljubljana, 1749-1750, fue elegido para integrar la expedición española para la regularización de límites en virtud del Tratado de Madrid, de 1750, en reemplazo de los límites del Tratado de Tordesillas, del año 1494. Haller no llegó a la zona de Orinoco, en Brasil, habiendo fallecido repentinamente en Trinidad, 24-6-1755.

Ignacio Szentmártony SJ nació en Kotoriba, Croacia. en 1718. Habiendo cumplido el prescripto Ratio studiorum, fue enviado en 1751 a Lisboa para integrar la expedición portuguesa de delimitación. No llegó a cumplir tu tarea debido a la prohibición de la Orden Jesuitica y la expulsión de los Padres jesuitas en 1759 a Portugal, donde Szentmártonv pasó 17 años en las cárceles. Siendo recibido por la Emperatriz en 1777 al ser liberado por su intermedio, falleció el 15-4-1.793 en Belica, Croacia.

Rudjer Josip Bošković SJ, nacido en Dubrovnik en 1711, es otro de los científicos croatas destinados a las tareas de exploración científica en el Nuevo Mundo, pero antes de partir le fue encomendada otra tarea por orden del Papa Benedicto XIV: la de medir dos grados meridionales en el Estado papal, en lugar de realizar similar tarea en el Perú. Así, por no haber llegado al continente americano y salvándose de las penurias de la persecución y expulsión de los jesuitas de las posesiones españolas en el Nuevo Mundo, este científico croata pudo realizar valiosos descubrimientos de importancia para el mundo entero, que publicó en su obra principal "Theoria philosophiae naturalis redacta ad unicam legem virium in natura existencium" (Venecia, 1763) [42]. Con esta y otras obras Bošković se adelantó unos doscientos años a su tiempo como fundador del atomismo moderno y de otras disciplinas científicas colaterales, en base a su teoría de discontinuidad de la materia[43].

Curiosamente, este científico croata de Dubrovnik que jamás llegó al Nuevo Mundo, fue quien más aportó al mundo nuevo.

1221001

ESCUCHA, IRIS

Cartas desde Croacia 199 *

ŠITO ŠIMUN ĆORIĆ, Bern, Suiza

ME GUSTARIA ESTAR EQUIVOCADO

Me sorprende que te enojes porque te escribo irregularmente. Tienes razón, aquí en Suiza no hay guerra, pese a lo cual aportamos nuestra cuota de lucha, pues cuando se agrede a Afganistán, Kuwait o Croacia, se las defiende también en Suiza, en el sur de Africa, en la Tierra del Fuego, en Canadá... En todas partes donde un corazón late y siente por la libertad.

¿Dónde en el mundo no hay croatas? ¿Cómo podríamos olvidar nuestros Siones, nuestros Belenes y nuestros Gólgotas?

Allí donde no estamos, tenemos amigos y gente buena, como yo te tengo a ti en tu país, ¡y entonces estamos en la misma!

Sin embargo, me corregiré y te escribiré con mayor frecuencia. Si mis cartas llegan a ser demasiado tristes, probablemente espantosas y sangrientas, te imaginarás mejor cómo se sienten aquellas personas sobre las que te escribo. En estos tiempos de guerra horrorosa no te puedo escribir de otra manera, ni puedo ahora dejar correr la pluma tiernamente contándote de atardeceres, primaveras, corazones callados y jubilosos.

Ya que hablamos de la pesadilla de la guerra, yo seria más que feliz si por lo menos una vez llegara a suceder que al escribirte exagere en algo o me equivoque.

Eso solamente significaría, que habría habido un poco menos de sufrimiento, de sangre derramada y de muertes negras en mi pueblo, que los que en realidad experimentamos.

IMAGENES DE UN VIDEO TOMADO POR UN AFICIONADO

Estuve viendo aquí, en Suiza, un video filmado por un aficionado francés en el que un grupo de soldados, unos con estrellas rojas en sus gorros, y otros con cocardas chetnilcs, se afanaban en una elevación del terreno y alrededor de un tanque enterrado, en disparar granadas al campanario de una iglesia católica croata del siglo XVIII, que conozco, y que, aparente-mente, distaba un par de kilómetros de ellos.

A través de esas imágenes veo que tratan de divertirse, pero están de mal humor por no poder dar en el blanco. Los oigo blasfemar en serbio, hasta que de pronto comienzan a saltar, a gritar y a exaltarse, a la manera de los brasileños, cuando celebran algún gol decisivo.

Hacemos funcionar el video en cámara lenta y conmovidos contemplamos cómo la antigua y elegante torre, cual sensible ser viviente, empieza a partirse en dos, luego en tres y finalmente estalla desapareciendo después silenciosamente entre el humo plomizo y el polvo denso.

Este es sólo uno de los tantos procedimientos con que, en el año del Señor 1991, el ejército yugoslavo y otras formaciones militares serbias, dañaron o destruyeron varios centenares de los más valiosos objetos sagrados croatas, en general católicos, pero también evangélicos, reformistas, judíos y otros, muchos de ellos inscriptos en la lista de los tesoros universales como, por ejemplo, todo el núcleo histórico de Split, construido alrededor del año 300 con la Iglesia de San Domnio, la Basílica de Eufrasio, del siglo VI en Poreć, pasando por toda la antigua ciudad de Dubrovnik del siglo XIII.. . hasta las numerosas iglesias y capillitas modernas.

Hace unos años, mientras volvía de un viaje a los mágicos Andes, encandilado por su naturaleza tierna e inmaculada con el infaltable y orgulloso guanaco bajo las cumbres inalcanzables ¡qué feliz me sentía al pensar que los tiempos destructores de templos ajenos estaban a siglos de distancia de nosotros y que para ellos no había retorno.

Ahora, en cambio, veo que nuestros sentimientos, aunque sean de felicidad, por más auténticos y reales que ellos fueren, no se apoyan siempre en la verdad ni son necesariamente válidos para períodos largos. Vuelvo otra vez a mi viejo chiste de que la teoría de la relatividad habría que estudiarla ya en el jardín de infantes...

¿SIN RETORNO?

Era de noche. Por momentos se oía, a lo lejos, el estallido de las grana-das y también disparos de distintas armas de fuego, luego reinaba el silencio y podía escucharse el canto de los grillos. Habíamos cenado, bebíamos todavía un tanto, fumábamos y charlamos mucho.

Era la primera vez que estaba sentado en compañía de soldados del ejército croata. Estaba tenso, me sentía raro... Eran unos treinta hombres en su plenitud, noté que estaban bien equipados y se los veía tan decididos y a la vez tan distendidos, como si no tuvieran ninguna relación con los uniformes de combate que vestían ni con las modernas armas que portaban. ¡Estaban aquí, porque estaban defendiendo a Croacia y eso era todo!

Entre ellos había algunos verdaderos voluntarios. Šime, por ejemplo, que estuvo navegando varios años en barcos extranjeros, ganaba bien, le gustaba viajar... Sin embargo, dejó los mares del mundo, dejó Rotterdam, Cape Town, Hong Kong ... y se vino a Sisak, Gospić, Gradiška... donde se lucha y se combate.

John, a su vez, al que yo ya conocía de antes había nacido en Australia de padres croatas que trataron de disuadirlo: "No sabes croata, hasta ahora ni siquiera querías hablarlo, no quisiste ir cuando allá reinaba la paz, ¿por qué irías ahora que hay guerra?", le decía inútilmente su padre. Pero a él, me cuenta, había algo que lo atrajo irresistiblemente a este país, ya desde las primeras noticias que vió en la televisión australiana.

Otro caso era el de Hasan, quien cuando volvía un mediodía del trabajo. vivió por primera vez en su vida el bombardeo de su barrio, perpetrado por aviones militares. Al día siguiente vendió la vaca, compró un Thompson nuevo con algunas municiones y se ofreció de voluntario...

De pronto se oyó la voz de alerta ... Todos se levantaron como un solo hombre. Ellos a cumplir su misión y yo con otros dos periodistas a la ciudad quieta. Ellos al campo de batalla, y yo al hotel, a la seguridad ...

¡Qué pequeño me sentí frente a ellos! Šime, como si supiera cuál era mi estado de ánimo, me dijo que lo que yo hacía era muy importante, otro me instó a que rezara un Padre Nuestro por ellos, John, a su vez, me pidió que llamara a su familia por teléfono desde Suiza.

Todos se despidieron de nosotros de buen humor y decididos, y con no disimulado orgullo, se fueron yendo hacia la noche...

En un segundo me di cuenta de cómo el hecho de escoltar columnas de refugiados, o entrar a aldeas quemadas e iglesias destruidas y encontrar ancianos degollados y a animales abandonados de mirada extraviada, los había curtido para este tipo de guerra defensiva ...

Al darse cuenta, del respeto con que los estaba despidiendo, el comandante me gritó como en broma:

"¡Así somos! y eso que sabemos que esta noche quizás alguno de nosotros no vuelva más..."

CON LOS OJOS LLENOS DE TIERRA

Cada vez que vuelvo a Croacia, me doy cuenta de cómo la guerra volvió seria a la gente, de cómo les dio una nueva forma de hablar y de comportarse. No sólo de los que han vivido los acontecimientos, sino también de aquellos que únicamente los han conocido a través de los noticieros o de la lectura de los informes sobre los campos de batalla. Existe en esto algo de catarsis positiva, algo que se puede rescatar, algo que limpia pro-fundamente al hombre... Pero no, gracias, es un precio demasiado alto...

Lo encontré de casualidad a Boris. ¡Te manda saludos! Me cuenta que vino de Alemania por unos pocos días a ver a los padres. Como siempre, también esta vez preguntó por Josip, su vecino. ¡Crecieron y se criaron juntos! Su madre se puso a llorar y él lo comprendió todo. Y pensar que solamente dos meses atrás iban juntos a bailar con muchachas, trabajar en el campo...

Dos veces fue al cementerio, y no logró convencerse a sí mismo de que su amigo de la infancia yacía allí, en esa tumba fresca. Debajo de esa cruz de madera con los ojos llenos de tierra.

En la guerra los hombres se despiden sin muchas palabras, ya sea por unos dias o para siempre...

EN EL REGAZO DEL MEDITERRÁNEO

Juntamente con todas las crueldades cometidas en las orillas del soleado Mediterráneo, en el umbral del tercer milenio, la historia con seguridad registrará simultáneamente, el silencio demasiado prolongado y la incomprensible tolerancia de Europa (y especialmente de las Naciones Unidas) hacia los crímenes serbios. Este organismo ya desde un principio llevó un nombre equivoco, pues no es y hasta ahora no fue, más que "Gobiernos Unidos"... que reconocieron, armaron y protegieron a tantos gobernantes del tipo de Stalin o de Saddam, a la vez que echaron de su seno, como si fueran leprosos, a tantos pueblos sin Estado o sin Gobierno propios.

El actual embargo a la importación de armas es la más evidente prueba de su grado de ignorancia en el tratamiento de la problemática de los pueblos desprotegidos.

Es realmente tragicómico imponer el mismo embargo al gobierno serbio y su ejército, que a lo largo de 50 años tuvieron tiempo y medios para armar-se hasta los dientes, que a Croacia, que en los primeros días del anticomunismo no heredó ni una bota de militar. De tal manera fueron precisamente las Naciones Unidas las que públicamente nos ataron de pies y manos, aun-que no teníamos nada en ellas, y eso justamente en momentos en que más arreciaban los ataques a nuestras aldeas y a nuestras ciudades.

Por eso no es de extrañar que ya se hayan empezado a oír, en los medios extranjeros, numerosas voces que opinan que los grandes culpables de los crímenes ocurridos en el viejo Mediterráneo son sin duda aquellos que votaron ese singular embargo. Y eso en los Anales de la Historia de este Mar no podrá ser silenciado.

"ESTO ES EL CORREO"

Observaste bien que los analistas políticos, desde el importante "New York Times" hasta los medios más pequeños, siguen en estos últimos meses con la boca abierta los acontecimientos que para ellos son un enigma, pues no se explican este aquelarre de odio nunca visto de abiertas y descaradas mentiras, de saqueos y destrucciones bárbaras.

La gente simplemente trata de explicarse todo eso: ¿Por qué será que el ejército serbio, en el umbral del siglo XXI, quiere quemar con bombas napalm el Arboretum, de Dubrovnik, jardín botánico único en el mundo en su especie, cultivado y cuidado desde los años del descubrimiento de América.

¿Cómo entender el monstruoso gesto de obligar a una anciana que fuera ella misma la que apretara el disparador del cañón y destruyera así su propia casa? ¿Cómo puede ser que en aldeass y ciudades que nunca, ni un solo día, fueron serbias, ellos griten, canten y escriban en las paredes: "Esto es Serbia".

Pero al lado de las tragedias, anotemos también una anécdota: en las paredes del edificio del Correo en una pequeña ciudad ocupada, alguien había escrito en cirílico el consabido slogan: "Esto es Serbia".

A los pocos días, apareció debajo de éste, en escritura latina, croata, la siguiente inscripción: "¡Estúpido, esto es el Correo!"

EN LUGAR DE BOMBONES: BOMBAS

¡Aquí los chicos se olvidaron de la Cenicienta, del Lobo y los siete cabritos, de las mariposas, las lagartijas y las ardillas! ¡Esos seres tiernos y débiles viven ahora inmersos en un ambiente del que mejor hablan los titulares de los periódicos!

Estoy hojeando y anotando los escritos de los chicos en estos días. Ya en sus títulos puede verse bien en qué cotidianeidad está sumergida la imaginación infantil en estos tiempos: "¿Qué hará papá después de la guerra?", "Los chicos del refugio". "Nuestra escuela fue destruida". "En lugar de bombones - bombas". "No tengo dónde volver", "Mataron mi casa", etc.

Te saludo, enviándote la "Ultima noticia de la guerra", de la pequeña Zdenka:

 

Ayer mi papá

se salió de la guerra

para arreglarle la plancha

a mi abuela.

Y después volvió al tanque

y se fue al duro combate

para liberar

a Baranja.

ENFRENTAMIENTOS

Escucho lo que cuenta el Director del Museo de Vukovar:

"Todas nuestras previsiones respecto de lo que puede pasar con tesoros culturales en la guerra, fueron superadas en Vukovar. Contra el saqueo no pudimos hacer nada por la simple razón de que los saqueadores eran nuestros amigos, colaboradores hasta ayer no más, que sabían muy bien qué bienes culturales poseía la ciudad, dónde se encontraban, y cuáles eran los de mayor valor... Y ahora, que esos hombres se nos aparecen como chetniks, ese enfrentamiento con ellos es la cosa más horrible que nos puede suceder, porque de su saqueo nada podemos esconder..

Un periodista extranjero me cuenta que la pequeña ciudad de Titova Korenica, que todavía está controlada por los chetniks y el ejército, estuvo literalmente bloqueada por cosas robadas. Todo se vendía por poca plata. El que tenía dinero para un radio, podía comprar un televisor, el que lo tenía para comprar una oveja podía comprar una vaca, al que le alcanzaba para una bicicleta llegaba a comprar un tractor...

Y yo me pregunto ¿qué familia es capaz de sentarse tranquilamente a la noche frente a un televisor robado, quién es capaz de ordeñar la vaca quitada a los pobres chicos vecinos de detrás de aquel monte, o arar su campo con el tractor del vecino expulsado o asesinado?

MIS HERMANOS LOS OLIVOS QUEMADOS

Sin entrar en detalles más precisos y en juzgamientos y apreciaciones más completas respecto de los crímenes cometidos en Croacia, queda esta cruel y concreta evidencia:

Cuando ellos destruyen una catedral católica o roturan el viejo cementerio del pueblo, cuando queman los pinares y olivares centenarios o minan los diques naturales, en las cascadas de los lagos de Plitvice, cuyo origen se remonta a miles de años atrás en la historia, están hiriendo mortalmente las relaciones impuestas por Dios entre los organismos vivos y el entorno natural en que éstos existen. ¡Para ellos nada significa el hecho de que nuestro pueblo siempre cobijó una silenciosa sensación de que cada piedra es her-mana nuestra, y cada brote joven de la vid o de los olivos hermano nuestro!

En realidad con su afán destructivo total, ellos asesinan a una Nación entera, es decir, calculadamente quieren borrar totalmente la memoria croata y hacer desaparecer las pruebas y la continuidad de una existencia milenaria en estos lugares.

LA POLITICA COMO TARDANZA

Desde que tengo uso de razón, siempre estuve tentado de creer que los políticos son de entendederas más torpes y de corazón más frío que Ios periodistas, los deportistas, los artistas, o la gente común que ejerce otras profesiones. Con cada protesta contra la agresión a Croacia —por mínima que ésta sea— crece nuestra fuerza moral y una cada vez más fuerte convicción en nuestro poder de resistencia. Especialmente, cuando esas conde-nas provienen de figuras famosas como los tenistas Boris Becker, Ivan Lendl, Guy Forget y Pete Sampas o los jugadores del Milan y del Inter... Y entonces, de repente aparece Willi Williams y su "Reggae for Croatia", y cómo olvidar a los ciento cuatro Premios Nobel, que suscribieron una protesta bajo el título de "For Peace in Croatia", con las siguientes palabras:

"La agresión y la destrucción desatadas contra Croacia han llegado a un grado tal que no se registraba en Europa desde la Segunda Guerra Mun-dial. Están masacrando a la inocente población civil, destruyendo hospitales y objetos sagrados. ¡Nuestra conciencia nos exige elevar nuestras voces contra esta guerra insensata!

"Apelamos a los gobiernos del mundo para que detengan la salvaje destrucción perpetrada por el ejército yugoslavo. Apelamos a todas las organizaciones humanitarias para que ayuden a las víctimas de la brutalidad del ejército yugoslavo. Apelamos a todos los hombres y mujeres conscientes para que hablen contra la indiferencia con que es mirada la difícil situación del pueblo croata, que se enfrenta no solamente al peligro de la total destrucción de su tierra, sino también a su propia eliminación como nación."

LA VENDEDORA DE CASTAÑAS

Hace dos semanas encontré aquí cerca de Berna, una familia de refugiados procedentes del pueblo de Vocin, en Eslavonia, lugar en el cual Ias tropas serbias, al retirarse el 31-12-91, destruyeron de la manera más atroz todo lo que era croata y católico, abatiendo a treinta y nueve civiles croatas inocentes, entre ellos a un hombre, padre de doce niños, que desarmado en el umbral de su casa les imploraba por la suerte de los pequeños, y al que, igual que al viejo campanario, destrozaron con una granada.

En su furor destructivo, demolieron y quemaron las casas del pueblo, no les perdonaron la vida ni a los perros, chanchos, ovejas ni gallinas, y de la Iglesia, meta de seculares peregrinaciones, quedó sólo un montón de piedras.

Solamente las casas de familias serbias y su pequeña iglesia —como en un valle encantado— levantaban sus siluetas de la tierra: habían quedado intactas.

Por supuesto, quedaron así —intactas— también después que llegó el Ejército croata.

Una mujer mayor, refugiada de Vocin y que había sido vendedora de castañas, nos dijo con voz mortuoria:

—Bien lo dijo alguien: ellos saben muy bien lo que hacen: Matas a la Iglesia, has matado a su pueblo.

EL TESTIGO DE OXFORD

¡No, no leas esto, porque yo sé que eres de corazón tierno y estómago delicado! Sin embargo, el moderado periódico The Guardian publicó en su totalidad el testimonio de Patrick Irwin, capellán del Colegio Brasen, de Oxford.

Recordé que cuando yo era estudiante conocí en Nueva York a un veterano de Vietnam que solía contarme cosas horrorosas de aquella guerra. Sin duda alguna esto es más espeluznante.

El Padre Irwin dice que fue a Croacia por iniciativa propia, para poder elegir por sí mismo a dónde ir y con quién hablar...

Visitó la aldea de Gaj, cerca de Pakrac, vio la Iglesia católica de Santa Catalina, gravemente dañada por el fuego de las granadas. También estuvo en el pueblo vecino de Kukuljevac. Allí vio los restos. de la Iglesia Ortodoxa que los chetniks habían utilizado como depósito de municiones y que antes de retirarse hicieron estallar. Una mujer mayor le contó que a su marido los chetniks le ordenaron que los siguiera y, cuando él se negó, lo fusilaron.

Patrick visitó en Zagreb el campo de refugiados, con un 10% de serbios entre su población, los que también se habían fugado, juntamente con los croatas, ante el avance de los chetniks y del ejército. Recorrió también Vocin y describe con estas frases, la increíble masacre que perpetraron los chetniks contra 40 croatas:

"A algunos les habían seccionado la cabeza. A una cabeza así seccionada la usaron como pelota de fútbol, y a otra la llevaron triunfalmente por las calles del pueblo clavada en una estaca. Varias víctimas tenían los ojos sacados. A un hombre lo asesinaron cortándolo en dos con una sierra circular.".

Es evidente que su testimonio puede desmentir con toda autenticidad las desvergonzadas mentiras de la TV serbia, que insistía en atribuir esa masacre cometida contra campesinos croatas en Vocin, a "croatas contra serbios".

"HOMO HOMINI..."

La semana pasada, Teresa, que te envía muchos saludos, me trajo un ejemplar del diario Magyar SZO y me empezó a traducir la confesión de un oficial del ejército yugoslavo, en cuya libreta militar consta que tuvo una participación activa en la guerra en 1991.

He aquí parte de su experiencia. Aclaro que ya está siendo juzgado por el tribunal de guerra, del ejército, a causa de estas declaraciones.

"—La comida era espantosa —puras conservas, galletitas y una vez por día, algo caliente en la olla militar, además de medio litro de ron por día y por cabeza...

"Recibimos la orden y vía Bobote llegamos a Star. Seles. Rodeamos el pueblo, una aldea pequefia preciosa, con hermosas casitas limpias, en cuyos patios reinaba un orden impecable: atrás el gallinero, luego el chiquero, depósito para el maíz, arriba el pajonal, el abono ubicado en lugar separado, cocina de verano y el desván.

"Y luego esa aldea -. Stari Seles— la ametrallamos y la rodeamos, elegimos el objetivo —casa— y apuntamos. Teníamos la orden de tirar a todo lo que se moviera. Si era gato - al gato, si persona - a la persona. Eso es lo que se llama `limpiar el terreno'.

"Había también ancianos... nosotros entrábamos, y ellos estaban allí, temblando en un rincón... les tirábamos y listo... y seguíamos adelante. ¿Y qué hacer con ellos? Liquidamos también a los heridos. ¿Porque qué haríamos con ellos? No sabíamos qué hacer ni con nuestros propios heridos...

"Nuestra siguiente meta era Tenjsld Antunovac. Una vez que los tanques terminaban con su tarea, hubo que `hacer la limpieza'. También en este pueblo había civiles. Se escondían en los sótanos.

"Al bajar las escaleras oí un ruido. Al cruzar yo el umbral éste se repitió, alguien se movía allá abajo. Disparé un ráfaga, algo se cayó. Y entonces la vi. Era una hermosa mujer rubia de unos 40 años. Me sentí mal, todavía la veo y siento el olor de la sangre. Pero nosotros continuamos..."

DESDE EL CONGRESO DE BUDAPEST

En ocasión del último Congreso Europeo de Psicólogos que tuvo lugar en Budapest, los participantes a quienes yo conocía o conocí en aquella oportunidad, se interesaron por los acontecimientos que se desarrollaban en Croacia. Entre otras cosas, todos, casi unánimemente, expresaban con optimismo su convicción de que el desarrollo de los acontecimientos, en esas tierras iba a tener una feliz conclusión. ¡Todos menos uno: un anciano profesor, húngaro, que sostenía lo contrario! Su argumento se basaba en el hecho de que, como él decía, conocía muy bien la mentalidad serbia.

Recibí en estos días carta de una colega sueca, que conocí allí en Budapest. Me dice, ahora convencida, que los serbios saben muy bien tanto consciente como subconscientemente, que las tierras que pretenden conquis-tar no les pertenecen. En efecto, ¿cómo puede alguien asolar, destruir y arrasar algo que siente como propio?

¡Y yo me acordé de aquel caso del Rey Salomón, de las dos mujeres tan diferentes entre sí y del niño que era el centro de la disputa!

ESTO NO ES DE AYER

Gracias por el artículo que me envías. Me alegro que lo hayan publicado en lugar tan prominente. Ya que me pides mi opinión, te elogiaré cuando te vea, pero por ahora te haré una observación. Para el futuro. En ese artículo uno puede llegar a la conclusión de que nuestros mortales problemas con los serbios comenzaron recién ahora, con el referéndum, cuando nos decidimos por la independencia, soberanía y salida sin retomo de ese estado diabólico. Por favor, lee este párrafo:

"Los hechos demuestran que la crueldad y la brutalidad, ejercidas contra los croatas, se están intensificando cada día más. Tomando en cuenta la espantosa situación actual estamos apelando a The International League For The Rights Of Man, para que haga todo lo posible en el sentido que se termine la incontenible escalada de violencia que azota a Croacia.

El asesinato como medio político no debe ser tolerado, y los asesinos políticos serbios no deben ser considerados héroes nacionales. Esta Liga debería coordinar toda la ayuda posible para proteger a esta nación, peque-ña, amante de la paz, y altamente civilizada..."

Y no se te ocurra pensar que este texto lo escribió alguno de nosotros en estos últimos días. Este texto, para que sepas, lo escribieron hace 60 años nada menos que Albert Einstein y Heinrich Mann, y se publicó en el New York Times !el día 6 de mayo del año 1931!

Fuimos vecinos durante largos siglos y nunca hubo problemas entre nosotros. Pero cuando ahora, en el siglo XX, nos metieron por dos veces consecutivas, en un mismo estado, ellos empezaron ya desde un principio a comportarse como amos y señores violentos y bruscos, de manera que todo el tiempo transcurrido en la así llamada Yugoslavia, fue para nosotros fiel reflejo de lo que describen los dos ilustres Premios Nobel arriba citados.

Como ya lo sabes, hoy día es difícil ser vecino de los serbios pero, a pesar de todos nuestros sufrimientos, pienso que lo más difícil hoy día —y mañana lo será todavía más— es y será ser serbio. Son brutales con todos sus vecinos, se hicieron de enemigos en todas partes... y el refrán, como tú sabes, dice que "el que a hierro mata a hierro muere".

Y ahora se plantea un solo dilema: ¿cuándo se darán cuenta de esta gran verdad los ciegos y sordos príncipes y escuderos serbios?

UN GRANO DE TRIGO A LA VERA DEL CAMINO

¡Oh, cuánto desearía que éstos fueran tiempos diferentes!

Tiempos en que no sólo no se destruya más al hombre, sino que tampoco se tronche una ramita resquebrajada: en que no sólo no se pisotee al ser humano, sino que tampoco se haga eso con las brasas que aún arden debajo de las cenizas. Tiempos en que todos podamos sentir algo sutil por las noches tibias y por las suaves brisas que soplan entre los viñedos, por la palabra retenida en la garganta; por el suave roce de un cuerpo al pasar; por el trigo caído a la vera del camino y por el pobre hijo del hombre que no tiene donde caerse muerto; por las flores y la hierba en la primavera; por la mínima alegría o el más pequeño dolor humano, y así todo, hasta el cabello que cae de la cabeza y el gorrión que se precipita desde el techo.

A pesar de la innata brutalidad y estupidez humanas, de su ceguera y de su horrible desconsideración, no dejemos nunca de tener un corazón tierno y humilde, para que finalmente todos, sin distinciones de tribus, clanes ni naciones, convirtamos las espadas en arados, las lanzas en hoces, los tanques en trilladoras. Que nunca más el hombre se alce contra el hombre, ni los pueblos contra los pueblos, para que nunca nadie se vea en la necesidad de aprender el arte de la guerra.

Y que cada uno pueda partir su pan en paz y vivir sin recelos ...

PARA EL PRINCIPIO Y PARA EL FIN

¡Me sorprende que no hayas advertido, que hasta ahora te estuve escribiendo, todo el tiempo sobre Bosnia-Herzegovina! Por favor, relee desde. un principio mis cartas del año pasado, y comprenderás qué es lo que te digo. Te darás cuenta fácilmente que los nuevos desterrados buscan refugio en los mismos lugares, que Dubrovnik es nombre para Mostar, que cuando hablaba del defensor de Šibenik, yo pensaba en el defensor de Derventa, que los olivos quemados son en realidad los ciruelos bosníacos y los viñedos de Herzegovina segados con bombas y que los agresores son los mismos.

En cuanto al público, que con simple afán de espectador contemplas nuestra arena ensangrentada desde las tribunas de la vieja Europa y del resto del mundo, él tampoco ha cambiado.

Solamente tienes que tener en cuenta que los agresores se han perfeccionado, así que el exterminio de croatas y musulmanes es ahora más acabado. Hace unos días un refugiado juraba sobre el Corán que él era el último musulmán que quedaba vivo de Višegrad, ciudad nuestra y del premio Nobel Andrić. De esa forma los agresores se estuvieron entrenando sin ser molestados, delante del público que he mencionado: primero en Eslovenia, luego en Croacia. ¡No quiero pensar cómo harán las cosas en Kosovo, después de lo que hicieron en Bosnia-Herzegovina!

Transmítele así, mi alada mensajera, todas estas cosas a todos nuestros dioses, si también ellos no nos han olvidado ya.

¡Y tú cúidate! Vamos a ver si nos vemos para tu cumpleaños, aunque para decirte la verdad no me importa tanto cuándo naciste sino que existas.

POST DATA

Si a alguien se le ocurriera pensar que alguna palabra de las que he escrito, o alguna imagen que he captado han relampagueado con demasiada brusquedad, exagerando las aristas agudas de lo que pasa en Croacia, que se acuerde, por favor, que ésas son apenas tenues sombras y voces atenuadas, si las comparamos con los gritos ensordecedores y los estertores mortales provenientes de un país europeo, año 1991:

Esto es apenas una pequeña vela encendida en homenaje a inocentes vidas mutiladas y a la atormentada muerte de personas y animales, de cielos claros e islas desafiantes, de bosques azules y aguas límpidas, de las aldeas montañesas y de las ciudades antiguas.

¡Déjenla que arda en libertad, como tantas vidas que por la libertad ardieron!

Traducción: J. B. (Jasna Bulat)

Crónicas y comentarios

1221101

1992: LA NACION CROATA SE PONE DE PIE

ENERO: EUROPA RECONOCE A CROACIA

El comienzo del nuevo año encontró en esta oportunidad a los croatas en una confusión de sentimientos de alegría, dolor, decepción y esperanza. Aún estaba muy fresca en la memoria colectiva la caída de Vukovar, bastión y símbolo de la resistencia independentista. Un tercio del territorio estaba ocupado y la Comunidad Europea aún debatía si era conveniente reconocer los esfuerzos de la nación croata por alcanzar su libertad.

A pesar de los reiterados llamamientos del presidente Tudjman a no desesperar, la desazón parecía apoderarse incluso de aquellos más optimistas.

Sin embargo, una tenue luz de esperanza se prendió cuando Alemania anunció que no esperaría a la Comunidad Europea para reconocer a Croacia. Luego de un fracasado intento del canciller germano Hans Dietrich Genscher para que los doce países comunitarios dieran el reconocimiento el 10 de diciembre en Maastricht, el presidente alemán Richard von Weizsaecker le comunicó al doctor Tudjman su decisión de reconocer la independencia croata. El anuncio fue hecho formalmente e123 de diciembre, aunque la medida tomó fuerza legal recién el 15 de enero.

El explícito apoyo de Bonn causó una pronunciable mejoría, no sólo en el ánimo de los croatas sino también en el desarrollo del conflicto. El mismo 23 el Banco Nacional lanzó el dinar croata, que reemplazó así a la antigua moneda yugoslava. Tres días después fue reabierto Pleso, el aeropuerto internacional de Zagreb, aunque solamente para aviones con ayuda humanitaria. En síntesis, Croacia se estaba normalizando.

Con esa disposición de ánimo los croatas festejaron la llegada del Año Nuevo 1992. A falta de fuegos artificiales, los soldados vaciaron los cargadores de sus fusiles y en cada disparo se confundió la bronca por lo sufrido con la esperanza de una Croacia libre y pacificada.

Fortalecido en su poder, el gobierno croata firmó el 2 de enero el Acuerdo de Paz de Sarajevo, que marcó el principio del fin de la guerra en la República de Croacia. La intensdaid de los ataques serbios se redujo ostensiblemente luego de este pacto frimado por el ministro de Defensa croata Gojko Šušak, el comandante del Ejército Yugoslavo en Croacia, general Andrija Rašeta, y el enviado especial de la ONU, Cyrus Vance.

Sin embargo, los serbios no acallaron totalmente sus cañones. El 7 de enero, a las 14.10 horas, dos aviones yugoslavos MIG-21 derribaron en Madzarevo (al norte de Zagreb) a dos helicópteros de la Comunidad Europea, causando la muerte de cuatro veedores italianos y uno francés. El hecho trajo consecuencais casi inmediatas tanto en Occidente como en Serbia. El Ministerio de Defensa en Belgrado reconoció al día siguiente que los MIG-21 eran yugoslavos. Previamente había sido removido el titular de la cartera, general Veljko Kadijević, quien renunció "por razones de salud". Al frente de las fuerzas agresoras fue nombrado entonces el general Blagoje Adžić, partidario de la línea dura comunista y granserbia.

Por el otro lado, el derribamiento de los helicópteros y la muerte de los veedores sensibilizó a los políticos occidentales. El día 9, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sancionó la resolución 727 para enviar a los primeros 50 oficiales de enlace, predecesores de los cascos azules.

Por su parte, la Comunidad Europea se vio obligada a condenar a Serbia por el atentado y a apurar los trámites para el reconocimiento de Croacia. Como en el caro de las repúblicas bálticas, el primer país en otorgar el reconocimiento fue Islandia. Sorprendentemente, el 1.3 de enero hizo lo propio la Santa Sede, dando nna clara señal a la CEE .El 14 el reconocimiento lo dio la pequeña República de San Marino. Finalmente el 15 de enero fue el día decisivo: la Comunidad Euronea en pleno reconoció a Croacia y Eslovenia. Al día siguiente lo hicieron también Argentina. Chile y Uruguay.

Es notable que la Comunidad Europea reconociera a Croacia a pesar del informe de la comisión que la misma Comunidad formó para tratar el tema. Según las conclusiones de la comisión europea que encabezó el juez Robert Badinter. Croacia aún no reunía los requisitos para ser reconocida. Sin embargo, ante el preanuncio germano de reconocimiento a Croacia. los demás países europeos prefirieron evidentemente preservar la unidad de la Comunidad y desoír al juez Badinter.

Esos fueron días históricos para el nuevo estado independiente. El mismo 15 de enero el cardenal Franjo Kuharić reunió a los 16 obispos croatas en la catedral de Zagreb y puso a la República de Croacia bajo la protección del Inmaculado Corazón de María.

Durante esa semana desfilaron por la capital croata diplomáticos y renombrados políticos europeos. El 17 el presidente italiano Francesco Cossiga se convirtió en el primer jefe de Estado que visitaba la Croacia independiente. Casi a diario se abrían embajadas y consulados. Zagreb hacia deiado atrás su status de capital de provincia para convertirse en metrópoli.

El reconocimiento permitió también distender el tenso clima en el que se vivía. Los croatas pudieron pensar por unos días en otros tópicos que no tuvieran relación con lo bélico. Así, el 17 de enero, Croacia fue aceptada en el Comité Olímpico Internacional y el 30 comenzaron en Zagreb, los "Días del cine croata".

FEBRERO: VIENTOS DE GUERRA EN BOSNIA

Febrero continuó siendo un mes relativamente tranquilo. El Sabor pudo proseguir con su labor y sancionar la ley de reorganización administrativa por la que se eliminó el sistema de municipios y se formaron 17 županías (regiones) con capitales en Krapina, Karlovac, Sisak, Pazin, Rijeka, Gospić, Zadar, Šibenik, Split, Dubrovnik, Zagreb, Varaždin, Vukovar, Osijek, Požega, Virovitica y Bjelovar.

Croacia continuó su proceso de inserción en el mundo y el 25 de febrero su representación fue admitida en la Federación Internacional de Atletismo. En tanto, del 8 al 22 se desarrollaron las Olimpíadas de invierno en Albertville, las primeras para Croacia.

En estte mes también se suscitaron dos importantes reconocimientos: el de Rusia y el de Turquía. La Federación Rusa lo hizo el 17 de febrero. Turquía anunció el día 6 que reconocía no solamente a Croacia y Eslovenia, sino también a Macedonia y Bosnia-Hercegovina.

La situación en esta última república ya comenzaba a violentarse. El vicepresidente de la Presidencia de la ex Yugoslavia, Borislav Jović, declaró el 4 de febrero en su reportaje a "Le Figaro", que si Bosnia-Hercegovina se independizaba "iba a haber guerra". El clima de guerra también produjo cambios en las filas croatas y así el 4 de febrero Stjepan Kljuić fue removido de su cargo de presidente de la Unión Democrática Croata de Bosnia-Hercegovina.

En tanto, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó el 22 de febrero el plan UNPROFOR para enviar 14 mil cascos azules a Croacia. Las tropas de paz de la ONU tenían por objetivo ubicarse en las regiones de Krajina, Eslavonia Occidental y Oriental y desmilitarizar esas zonas ocupadas mayormente por el ex Ejército Yugoslavo y las guerrillas "chetnik" serbias.

También hubo tiempo para las reparaciones históricas: el 14 de febrero, el Sabor (Parlamento) condenó por medio de una Declaración votada unánimemente el proceso contra el cardenal Aloisius Stepinac en el año 1945.

MARZO: BOSNIA DECIDE SER LIBRE

El 29 de febrero y tl 19 de marzo se celebró finalmente el referéndum por la independencia de Bosnia-Hercegovina. De los 3.121.132 habilitados para votar se acercaron a las urnas 1.954.956, es decir, el 63,24 %. De los que votaron, tan sólo el 0,19 % se opuso, el resto optó por la independencia. A su vez, el grado de ausentismo demuestra que los serbios de Bosnia ni siquiera se presentaron al referéndum. Es más, al día siguiente de las votaciones comenzaron su agresión organizada contra Bosnia-Hercegovina. Grupos terroristas serbios, apoyados por el Ejército Yugoslavo (totalmente serbio) levantaron barricadas, provocaron disturbios y bloquearon las vías de comunicación en Sarajevo, Mostar, Foča y Banja Luka.

Mientras tanto, un referéndum similar se celebró en Montenegro, en el que votó el 66 % de la población. De estos, el 95,94 % lo hizo por permanecer dentro de Yugoslavia. Por su parte, los albaneses de Kosovo también tuvieron el 1° de marzo su plebiscito por la autonomía de la región; pero las autoridades serbias declararon ilegal el acto eleccionario. Además de la insurección de los Kosovares, la dictadura comunista de Slobodan Milošević tuvo que enfrentar el 11 de marzo una multitudinaria manifestación que reunió a 10.000 opositores en Belgrado.

A todo esto, las tropas serbias lanzaron nuevos ataques sobre ciudades croatas. Sin embargo, los combates fueron localizados y no a lo largo de todo cl frente. Por ese motivo, el 21 de marzo el presidente Tudjman dio de baja a 20 mil miembros del ejército croata para que se reintegraran a sus trabajos. Era hora de reconstrur una Croacia a la que el agresor serbio le inutilizó el 40% de su capacidad productiva, y le destruyó, total o parcialmente, 210 mil casas, 278 escuelas y 250 iglesias.

ABRIL: LA AGRESION SERBIA A BOSNIA

En abril, el conflicto en Bosnia-Hercegovina ya se había convertido en una guerra total. El cuarto día del mes Bosanski Brod y Derventa, en la norteña región de Bosanska Posavina, fueron atacadas con lanzadores múltiples de cohetes. El 6 de abril fue una noche de pesadillas para Sarajevo: siete personas murieron al ser bombardeado el casco viejo de la ciudad. La agresión serbia había escalado hasta tal punto que el 19 de abril el Papa dedicó su mensaje pascual "Urbi et orbi" para rezar por la paz en Bosnia.

Aunque nunca hubo una declaración formal de guerra por parte de Serbia, podemos considerar que la decisión política de lanzar su ataque frontal contra Bosnia fue asumida el 6 de abril, cuando en Banja Luka el auto-convocado Congreso del Pueblo Serbio proclamó la "República Serbia de Bosnia-Hercegovina". Por supuesto que ningún país del mundo reconoció a ese estado ficticio. Al contrario, al día siguiente, el 7 de abril, los Estados Unidos reconocieron finalmente a Eslovenia, Croacia y Bosnia-Hercegovina. A la decisión norteamericana de reconocer al gobierno legal de Sarajevo se plegó también la Comunidad Europea. La Federación Rusa hizo lo propio cl 28 de abril.

Sin embargo, a las tropas serbias poco le importó el reconocimiento internacional de la independencia bosnia y continuaron atacando Mostar, Kupres, Tomislavgrad, Foča, Višegrad; extendiendo su frente por todo el territorio de la república. Desde el comienzo aplicaron sus prácticas de limpieza étnica en las zonas que conquistaban. Así durante los dos primeros meses de la guerra, escaparon a Croacia 210.440 ciudadanos de Bosnia que habían sido expulsados de sus hogares.

Mientras tanto, el régimen de Belgrado seguía insistiendo en que nada tenía que ver con los sucesos de Bosnia. Intentando mejorar la deteriorada imagen de Serbia en el mundo, el 27 de abril el Parlamento sancionó la Constitución de una nueva Yugoslavia. Se fijó como nombre oficial "República Federal de Yugoslavia", eliminando la denominación "socialista" que tenía el anterior estado. A la nueva federación la integraban Serbia y Montenegro, hecho que no disipó en modo alguno las aspiraciones de anexar territorios croatas.

Efectivamente, las agresiones serbias no se limitaron sólo a Bosnia, sino que también fueron atacadas las ciudades croatas de Vinkovci, Osijek, Psunj, Dubrovnik, Slavonski Brod, Sisak y Gospić, durante todo el mes de abril. Esto produjo la reacción del presidente de la comisión croata para el UNPROFOR, Milan Ramljak, quien el día 22 le hizo llegar al jefe de los cascos azules, general Satish Nambiar, su protesta por la ineficacia de las tropas de paz de la ONU.

MAYO: A PESAR DE LAS SANCIONES

Mayo fue el mes de las sanciones internacionales contra Serbia. El día 10, Yugoslavia fue suspendida del Consejo de Seguridad y Cooperación Europea (CSCE-KESS). El 12 de mayo la Comunidad Europea retiró a sus embajadores de Belgrado. El día 20 los Estados Unidos prohibieron a la empresa de aeronavegación yugoslava JAT hacer vuelos a aeropuertos norteamericanos. El 28 de mayo la Comunidad Europea resolvió imponer un embargo comercial contra Yugoslavia y tres días más tarde la misma decisión fue adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU, en la resolución 757.

Por el contrario, Croacia, Bosnia-Hercegovina y Eslovenia fueron aceptadas como miembros plenos de las Naciones Unidas el 22 de mayo. En su primer discurso ante la Asamblea General, el presidente Tudjman dijo que en la guerra contra Croacia el número de muertos y heridos ascendía a 30 mil. A esta cifra deben sumársele los 7.940 desaparecidos y los 2.575 evidenciados como prisioneros de guerra.

No obstante, ni las sanciones ni el aislamiento internacional impidieron al ejército serbio seguir agrediendo a las poblaciones de Croacia y Bosnia. Emborrachados por su odio a los católicos, el 9 de mayo los serbios bombardearon Medjugorije, el pequeño pueblo de Hercegovina, en donde se aparece la Virgen María. Ante el asombro de un cincuentenar de peregrinos italianos y norteamericanos, la artillería y la aviación comenzaron a hacer blanco en el pueblo elegido por la Reina de la Paz. Y a pesar del ataque, la iglesia milagrosamente no fue alcanzada por ningún proyectil.

Pero el agresor serbio no odia solamente lo sagrado sino también todo lo representativo de la cultura croata. Así, el 29 de mayo fue atacada nuevamente la ciudad amurallada de Dubrovnik. La catedral, la iglesia de Sveti Vlaho, el Stradun, el convento franciscano e incluso la iglesia ortodoxa sufrieron una vez más el impacto de los proyectiles serbios.

A su vez, en el ejército serbio hubo una nueva limpieza. Renunció el Comandante en jefe general Blagoje Adžić, y con él se fueron otros 38 generales. Finalmente, a cargo de las fuerzas agresoras quedó el general Života Panić.

JUNIO: CON "CHAMPAGNE" FRANCES

El 9 de junio el Consejo de Seguridad de la ONU resolvió enviar a mil soldados a Sarajevo para liberar el aeropuerto, tomado por los serbios. Las tropas de las Naciones Unidas cumplieron con este objetivo recién el 30 de ese mes.

La labor de los casos azules comenzó a ser seriamente criticada, tanto por funcionarios croatas como bosnios. En Croacia no fue bien vista la ampliación del radio de acción del UNPROFOR a zonas que no habían sido consideradas en el plan original elaborado por Cyrus Vance y acordado por Tudjman y Milošević.

Por su parte, los funcionarios bosnios también criticaron la inoperancia de los casos azules para detener a los serbios. Finalmente, la Presidencia bosnia decidió, aunque tardíamente, declarar el estado de sitio y mejorar la organización de sus tropas. Según los datos del Ejecutivo bosnio, hasta ese momento habían muerto 40 mil personas en la guerra en Bosnia-Hercegovina.

Ante el imparable avance serbio, el 25 de junio se reunieron en Londres las principales autoridades militares de la UEO (Unión Europea Occidental) para analizar una posible intervención militar contra Serbia. Tres días después, el presidente François Miterrand emprendió, sorpresivamente, un viaje a Sarajevo para interceder en el conflicto bélico. Sin embargo, la acción del primer mandatario francés pareció haber tenido otro objetivo: gestionar una paz ficticia y temporaria para enfriar los planes de intervención armada contra Serbia.

Mientras tanto, y a pesar de la guerra, la vida cotidiana seguía su curso; especialmente en Croacia, en donde la situación era relativamente tranquila. El INKER-Zaprešić se consagró campeón del primer campeonato croata de fútbol al vencer por 1 a 0 al Hašk Gradjanski. A su vez, el 27 de junio comenzaron los días de la sátira en el teatro Jazavac, de Zagreb.

JULIO: MISTER PANIĆ

Para no ser menos que sus vecinos, los serbios también escenificaron una sátira: el 2 de julio Milan Panić, un serbio que emigró a los Estados Unidos, aceptó el cargo de Primer Ministro de la nueva Yugoslavia. Con la designación del millonario empresario farmacéutico, ciudadano norteamericano, el presidente serbio Slobodan Milošević quiso montar una "sátira de democracia" para encubrir al mundo su gobierno tiránico.

Por supuesto que la actitud de las tropas serbias no cambió un ápice con la llegada de Panić. El poder real continuaba en las manos de Milošević y la guerra seguía su curso. Así, el 19 de julio los terroristas serbios masacraron a dos mil musulmanes en la región ocupada de Prijedor, en Bosnia. Mientras tanto, Occidente recién a esta altura de las hostilidades descubrió que los serbios encerraban a 20 mil croatas y musulmanes en campos de concentración. Las imágenes de hombres enfermos y desnutridos detrás de un alambre de púas recorrieron el planeta, mostrando al mundo el horror de la guerra en Bosnia.

Muchos indicaron que la masacre de musulmanes y croatas era culpa directa del presidente bosnio Alija Izetbegović, por no haberse preparado para la guerra. Además, su yugoslavismo inicial había devenido en un coqueteo absurdo con Belgrado y Zagreb, sin definirse por ningún bando. Fue el ataque serbio, y no su convicción política, lo que finalmente movió a Izetbegović a firmar con Tudjman el Acuerdo de Amistad y Cooperación del 21 de julio.

En el artículo 8 del Acuerdo se impulsaba la coordinación de las fuerzas croatas y bosnias en la defensa de regiones limítrofes que eran atacadas por las tropas serbias y montenegrinas. En cuanto a estas últimas se realizó un gran progreso cuando el 30 de julio los montenegrinos acordaron retirarse de la región de Dubrovnik y Cavtat.

La tozuda resistencia de los croatas fue lo que, sin duda, posibilitó que en 1992 nadie pudiera ignorar la existencia de esta nación. Sin embargo, el 25 de julio, el mundo vio a Croacia desde una perspectiva diferente. Bajo la llama olímpica, la delegación encabezada por Goran Ivanišević agitó ante los espectadores catalanes los colores rojo, blanco y azul. En Barcelona '92, Croacia obtuvo la medalla de plata en básquetbol y dos medallas de bronce (Ivanisević, en singles y Prpić-Ivanišević, en dobles) en tenis.

AGOSTO: LA REELECCION DE TUDJMAN

A lo largo del mes pasado, en Croacia se desarrolló una intensa campaña en vistas a las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias. El partido gobernante impulsó, lógicamente, la reelección de Franjo Tudjman bajo el lema "De la victoria al bienestar». En la oposición se destacaban el Partido Liberal (Dražen Budiša ), el Partido Popular (Savka Dabčević, centro-izquierda) y el Partido del Derecho (Dobroslav Paraga, derecha).

Finalmente, los comicios se celebraron el 2 de agosto. El presidente Tudjman fue el claro vencedor con el 56,69% de los votos, seguido muy de lejos por Budiša con un 21%.

En cuanto al Sabor (Parlamento), la ley electoral croata dispone dos sistemas combinados. Así, una parte de los legisladores fueron elegidos por el sistema proporcional (igual que en la Argentina, es decir, se vota una "lista sábana") y siendo toda Croacia distrito único. Aquí la Unión Democrática Croata obtuvo el 43,20% de los votos, el Partido Liberal 17,50%, el Partido del Derecho 6,77%, el Partido Popular 6,63%, el Partido Social-demócrata (ex comunistas), 5,53% y el Partido Campesino Croata 4,24%. Estas fueron Ias únicas fuerzas políticas que accedieron al Sabor. La gran sorpresa fue la buena posición de los liberales, mientras que el partido de Savka Dabčevié fracasó una vez más, pues ella ya había sido derrotada por Tudjman en 1990.

La otra parte de los legisladores fue elegida por el sistema uninominal (cada distrito electoral elige un solo representante). Como en 1990, también en esta oportunidad la gran vencedora fue la Unión Democrática Croata ya que venció en casi todos los distritos y obtuvo una cantidad de legisladores mucho mayor que su caudal efectivo de votos. De este modo, la Unión Democrática Croata se aseguró más del 60 % de las bancas en el Sabor.

El poder del partido gobernante y del presidente Tudjman se vio fuertemente incrementado con las elecciones. A manera de convalidación de ese poder, el 18 de agosto los Estados Unidos establecieron relaciones diplomáticas con Croacia.

Con la casa en orden, Tudjman viajó el 26 de agosto a Londres para participar de la Conferencia de Paz auspiciada por la Comunidad Europea y las Naciones Unidas. Consciente de que esta conferencia tendría el mismo fracasado destino que las anteriores, el presidente Tudjman se limitó a decir lo que tenía que decir: que el UNPROFOR era muy lento, que Croacia había recibido a 400 mil "expulsados" de Bosnia, y que en la guerra en Croacia habían muerto 10 mil personas y 30 mil habían sido heridas.

Agosto recuerda también dos hechos que conmovieron a la sociedad croata. El 9 de agosto fue asesinado Blaž Kraljević, general del HOS, junto con otros nueve solados, en un atentado perpetrado aparentemente por la contrainteligencia yugoslava para suscitar conflictos entre el HOS y el HVO, las dos organizaciones armadas que actúan en la defensa de los croatas de Bosnia-Hercegovina.

El otro hecho que sorprendió a muchos fue la decisión del presidente Tudjman de destituir el 14 de agosto a Zvonimir Šeparović en su cargo de embajador croata en la ONU. Šeparović fue el ministro de Relaciones Exteriores más estable de Tudjman y prácticamente el gestor de la gran mayoría de los reconocimientos diplomáticos, lo que le valió gran popularidad entre sus compatriotas.

SEPTIEMBRE: YUGOSLAVIA EXPULSADA DE LA ONU

El 3 de septiembre, a las 14.30 horas, fue derribado en Konjica (a 17 millas de Sarajevo) un avión italiano tipo G-222 que transportaba ayuda humanitaria para la capital bosnia. Si bien el hecho aún no fue dilucidado, se estima que el avión fue alcanzado por un antiaéreo Stinger, disparado desde una zona que controlaban las fuerzas bosnias. Sin embargo, el canciller bosnio Haris Silajdžić salió al cruce de posibles acusaciones y dijo que su gobierno ya en los comienzos del conflicto pidió la intervención de las Naciones Unidas, mientras que los serbios se oponían a ello. Por lo tanto, no debía pensarse que los bosnios derribaron el avión italiano, porque no tenían ningún motivo para hacerlo.

Mientras tanto, el ex presidente polaco Tadeusz Mazowiecki elevó a la ONU su informe sobre las violaciones de los derechos humanos en el territorio de la desintegrada Yugoslavia. El documento denunciaba, principalmente, la existencia de campos de concentración serbios y la práctica que éstos hacían de "limpiar" étnicamente las zonas habitadas por croatas y musulmanes.

A pesar de estos informes y de las continuas condenas a Serbia por parte de los principales foros internacionales, el 6 de septiembre el secretario de Defensa norteamericano, Dick Cheney, volvió a reiterar que los Estados Unidos en enviarían tropas a Bosnia-Hercegovina (una decisión que ya antes había anticipado el propio presidente Bush).

Uno de los principales argumentos de la propaganda serbia fue acusar al gobierno croata de implementar una política discriminatoria contra la minoría serbia. Sin embargo, los hechos demostraron lo contrario. Por ejemplo, el 8 de septiembre se reunió el Sabor para elegir nuevas autoridades. Para presidente del cuerpo fue elegido Stipe Mesić (Unión Democrática Croata) y la vicepresidencia le fue otorgada, como es costumbre en Croacia, a un serbio: Milan Djukić (Partido Popular Serbio). Žarko Domljan y Katarina Fuček (ambos de la Unión Democrática Croata) también fueron elegidos como miembros de la Vicepresidencia.

El Sabor también le dio su aprobación al nuevo gobierno, configurado de acuerdo a los resultados de las últimas elecciones. Esta es su composición: Presidente (primer ministro): Hrvoje Šarinić; Vicepresidentes: Mate Granić, Vladimir Šeks y Darko Čargonja; ministro de defensa: Gojko Šušak; Interior: Ivan Jarnjak; Relaciones Exteriores: Zdenko Škrabalo; Industria: Franjo Kajfez; Finanzas: Zoran Jašić; Justicia: Ivica Crnić; Comunicaciones: Ivica Mudrinić; Agricultura: Ivan Majdak; Cultura: Vesna Girardi Jukić; Trabajo: Josip Juras; Comercio: Branko Mikša; Medio ambiente: Zdenko Karakas; Salud: Juraj Njavro; Tecnología: Ivan Sanader y Čedomir Pavlović como ministro sin cartera.

Septiembre fue un mes de importantes noticias. En el rubro de escándalos debe recordarse que en ese mes se destapó la noticia del avión iraní Boeing 747 que había sido detenido el 4 de julio en el aeropuerto de Zagreb (bajo supervisión de los cascos azules) porque no estaba cargado con ayuda humanitaria para Bosnia, sino con armamento liviano.

Por el otro lado, la Asamblea General de la ONU, por primera vez en la historia de esa organización, echó de su seno a un país miembro. Con 127 votos a favor, 6 en contra y 26 abstenciones, Yugoslavia fue expulsada de las Naciones Unidas el 23 de septiembre.

Al día siguiente, Franjo Tudjman y Alija Izetbegović firmaron en Zagreb un anexo al Tratado de Amistad y Cooperación, y crearon una comisión binacional para la defensa común de Croacia y Bosnia-Hercegovina.

La exclusión de Yugoslavia de la ONU y el Tratado de Defensa con Bosnia marcaron buenos aciertos diplomáticos del gobierno croata. A estos éxitos hay que sumar el apoyo recibido por la Comunidad judía de Croacia y otras organizaciones hebreas internacionales. Como coronación de este acercamiento, el 22 de septiembre fue reabierta la Sinagoga de Zagreb, inutilizada hasta entonces por la bomba colocada el 19 de agosto de 1991. La reparación de la Sinagoga fue posible gracias a un crédito de 634.000 dólares otorgado por el gobierno croata.

OCTUBRE: SERBIA CONTRAATACA

Por una resolución del Consejo de Seguridad, las Naciones Unidas dispusieron establecer en Bosnia una zona de protección aérea, prohibiendo de tal modo el sobrevuelo de la región por parte de los aviones serbios. La medida fue aceptada por el líder serbio de Bosnia Radovan Karadžić; pero el jefe de la aviación militar, general Živomir Ninković, se negó terminan-temente a retirar sus aviones de la "República Serbia de Bosnia".

A pesar de todas las promesas realizadas por Karadžić, el ejército serbio, estacionado en Bosnia siguió, conquistando territorio. El 6 de octubre cayó Bosanski Brod, principal ciudad de la nortea región de Bosanska Posavina, defendida conjuntamente por croatas y musulmanes. También fue derribado el puente que unía a Bosanski Brod con su ciudad hermana del otro lado del río Sava, Slavonski Brod (Croacia). La caída de Bosanski Brod constituyó un duro golpe a la resistencia croato-musulmana, ya que los serbios lograron con esto asegurar un corredor que uniera a todas las tierras conquistadas (en Croacia y Bosnia) con Serbia. A esta derrota se agregó, el 30 de octubre, la caída de Jajce, en Bosnia Central, que ocasionó un nuevo debilitamiento del poder real del gobierno de Sarajevo.

Por fortuna, la situación en el sur de Croacia era diferente. Allí, las tropas montenegrinas terminaron por retirarse de las regiones de Dubrovnik y Cavtat, e incluso entregaron la punta de Prevlaka, que quedó bajo el control de la ONU. Este retiro voluntario fue acordado en Ginebra, donde el 11 de octubre el presidente Tudjman se reunión con el presidente yugoslavo Dobrica Čosić. Ese encuentro marcó el comienzo de una etapa de conversaciones que aún está en desarrollo. Las delegaciones croata y yugoslava se volvieron a reunir en Zagreb y Belgrado y el presidente Tudjman designó a Josip Manolić como jefe de la comitiva croata.

En esta síntesis explicativa hemos llegado solamente hasta octubre, ya que nos ha sido imposible postergar aún más el cierre de la presente edición de STUDIA CROATICA. Sin embargo, la ausencia de los dos últimos meses del año no le quita al presente trabajo la unidad necesaria para cumplir con su objetivo principal: dejar por sentado, aunque sea en frías letras de molde, los hechos que despertaron la alegría, la tristeza, el goce o el dolor de los croatas durante 1992. Por supuesto, este resumen no puede abarcar toda la realidad vivida en el transcurso del año. Ha quedado sin describir, por ejemplo, la emoción de los inmigrantes croatas en la Argentina cuando recibieron la visita de varios destacados hombres públicos de Croacia entre ellos el diputado nacional Dr. Hrvoje Kačić, el primer ministro Ing. Franjo Gregurić o del tenor Krunoslav Cigoj.

Pero más allá de estos detalles, la relectura de estas páginas servirá para refrescar la memoria y recordar los efectos y pasiones que cada uno experimentó en su interior cuando río o lloró por la suerte de un pueblo, el de los croatas, un pueblo que en 1992 se puso definitivamente de pie.

DAVOR STIER

1221201

ZAGREB, CAPITAL DE LA REPUBLICA DE CROACIA FESTEJA 750 AÑOS DE SU STATUS DE CIUDAD REAL LIBRE

Mucho antes de la fecha que se conmemorara este año, ya funcionaba en Zagreb el Obispado fundado en el año 1093, según los documentos que se conservan en el actual Arzobispado de Zagreb. Esto indica que la ciudad existía ya con anterioridad y que tenía cierta importancia como para ser elegida para la sede de esta alta institución de la jerarquía eclesiástica.

La antigua Zagreb estaba conformada por dos partes: una eclesiástica, Kaptol, y la otra civil, que se extendía sobre la colina contigua, Gradec. En el año 1242 los tártaros, comandados por los sucesores de Gengis Kan, invadieron y devastaron a Hungría y Croacia. El rey croata húngaro Bela IV se había refugiado en Croacia y fue salvado por los ejércitos y la armada croata que lograron al fin rechazar a los invasores. En agradecimiento a los croatas elevó a Zagreb, por el edicto del 16 de noviembre de 1242 conocido como Bula de Oro, al rango de Ciudad Real Libre, lo que le otorgaba una amplia autonomía y varios privilegios en su calidad de ciudad sumisa directamente al rey.

Los festejos del 750e aniversario de este importante evento, según el diario Večernji list (1-1-92), tendrán lugar entre el 15 y el 17 de noviembre de este año en Zagreb con la presencia de los alcaldes de las ciudades hermanas de Birmingham, Bologna, Crocovia, Kyoto, Kiev, Lisboa, Maguncia (Mainz), Pittsburg, San Petersburgo, Salzburgo, Shanghai y Tromso, además de los representantes de las ciudades con las que Zagreb colaboró estrechamente durante muchos años: Viena, Budapest, Moscú, Paris, Praga, Pekin, Roma, Washington, Londres, Bonn y Seúl.

En la reunión referente a la organización de los festejos se destacó que las ciudades de Viena y Maguncia demostraron durante esta guerra ser entre los más grandes amigos de Croacia y por eso se decidió proponer la Asamblea de Zagreb que los respectivos alcaldes de estas ciudades —Helmut Zilk y Herman Hartmut Weyel— sean proclamados ciudadanos de honor de Zagreb.

Se destacó también la extraordinaria colaboración tanto de la Conferencia como de la Unión de las ciudades alemanas en el mes de agosto de este año, que consistió en el pedido dirigido a la Ciudad de Zagreb para que las pusiera en contacto con las ciudades croatas destruidas que necesitaran ayuda para su reconstrucción. Zagreb transmitió este llamado a las ciudades de Dubrovnik, Gospić, Lipik, Karlovac, Pakrac, Slavonski Brod, Šibenik, Zadar, Vinkovci, Sisak, Požega, Osijek, Nova Gradiška y Otočac.

1221301

PROYECTO DE ORDENANZA POR EL QUE SE DECLARA A ZAGREB CIUDAD HERMANA DE BUENOS AIRES

El mismo fue elaborado por los concejales Edelmiro Rodríguez, presidente del Bloque de Concejales Justicialista y la concejala Prof. Inés Pérez Suárez, vicepresidente de la Comisión de Cultura y determina:

Art. 1: Declárase a 1a ciudad de Zagreb, Capital de la nueva República de Croacia, Ciudad Hermana de Buenos Aires.

Art. 2: El Departamento Ejecutivo, a través de los mecanismos pertinentes, procederá a comunicar a las autoridades comunales de Zagreb, lo dispuesto por la presente norma.

Art. 3: Comuníquese.

Entre los motivos históricos, culturales y sociales que fundamentan este Proyecto, publicados en el peródico Justicia (8-4-92), se destaca que "Se calcula en 250.000 personas la población de origen croata que habita nuestro país, incluyendo sus descendientes. Los primeros inmigrantes se establecían en el barrio de la Boca, pero hoy pueblan todos los barrios de nuestra Capital y muchísimos del Gran Buenos Aires. Del mismo modo hay una numerosa comunidad de ese origen en el sur Patagónico, en el Chaco y en especial en la provincia de Santa Fe, a cuya riqueza contribuyeron transformándose en prósperos chacareros.

Fueron croatas: Nicolás Plantić (pron. Plántich), jesuita, escritor, filósofo y matemático, catedrático de la Universidad de Córdoba y en el Colegio Mayor de Buenos Aires, llegado a nuestras costas en 1740 aproximadamente.

Santigao Buratović (pron. Burátovich), colaborador del general Roca en la Conquista del Desierto y constructor de vías de comunicación terrestres y telegráficas.

Nicolás Mihanović (pron. Mijánovich), fundador y pionero de la Flota Mercante Argentina.

Juan Vucetić (pron. Vucetich), perfeccionador del sistema dactiloscópico de identificación usado en todo el mundo.

Juan Benigar (pron. Bénigar), cientifico, filósofo, historiador, investigador, escritor, lingiiista y propagador de la cultura de los indios mapuches en la provincia del Neuquén.

Dr. Oscar Ivanisević (pron. Ivanísevich), conocido médico y Ministro argentino de Salud Pública.

Prof. Zdravko Dučmelić (pron. Dúchmelich), reconocido artista plástico, Decano de la Facultad de Bellas Artes de Mendoza.

Prof. Antonio Kopitović (pron. Kopítovich), compositor y dirigente de famosos coros y orquestas.

Prof. Ing. Ivan Jagsić (pron. Iágsich), topógrafo, meteorólogo y astrónomo, catedrático de la Universidad de Córdoba.

Prof. Ing. Esteban Horvat (pron. Jórvat), cartógrafo del Instituto Geográfico Militar, ex rector de la Universidad de Zagreb (fue Asesor Científico del Instituto Geográfico Militar Argentino durante 32 años N. de la R. de SC).

Teniente 1° Daniel Jukić (pron. Iúkich), piloto de la Fuerza Aérea Argentina, héroe caído con otros descendientes de croatas en la defensa de nuestras Islas Malvinas.

Las Hermanas de San Vicente de Paúl, religiosas croatas que fundaron el Colegio "Cristo Rey" de Dock Sud y otros meritorios sacerdotes y religiosos croatas en el país.

Destacamos además que Buenos Aires fue el primer suelo argentino y lugar de radicación de casi todos los inmigrantes croatas que llegaron al país, donde hoy existen ocho instituciones culturales y religiosas argentino-croatas, donde se editaron decenas de publicaciones y libros y el lugar en el cual desde su llegada los inmigrantes croatas lucharon por la libertad, independencia y democracia de esta tierra, que los acogió con su comprensión.

Podríamos agregar a nuestra fundamentación los parecidos entre Buenos Aires como Centro de Cultura de América Latina y Zagreb como importantisimo polo cultural del Centro de Europa, cuya Universidad fue fundada ya en 1669.

Zagreb era conocida en época de los romanos ya con el nombre de Audantonia y se tiene documentación de su Obispado, hoy Arzobispado, desde el año 997.

Su condición de gran Ciudad, hoy con más de un millón de habitantes, la hace una de las grandes capitales del Viejo Continente. Los jóvenes 412 años de nuestro Buenos Aires, desde su segunda fundación, sin duda no son inconvenientes para hermanar lo antiguo con lo joven.

Finalmente digamos que numerosas personalidades croatas visitaron recientemente nuestro país: el Arzobispo de Zagreb, Cardenal Franjo Kuharić (pron. Fraño Kújarich) ; el Ministro de Defensa y Ministro de Inmigración Sr. Gojko Susak y muy recientemente, en el pasado diciembre, lo hizo el Presidente del Parlamento y Vicepresidente de la República de Croacia, Dr. Zarko Domljan, quien fue recibido por el Presidente de la Nación Dr. Carlos Menem.

La prontitud con que el gobierno nacional reconoció la República de Croacia el pasado 16 de enero, inmediatamente después de que lo hiciera la Comunidad Europea, es sin duda sólo un anticipo de los futuros intercambios de todo tipo que podremos establecer bilateralmente con esta nación —a través de nuestras ciudades— que con justicia, después de casi 1400 años de existencia, tiene la posibilidad jurídica de expresarse como República independiente (...).

Para finalizar, como homenaje a este pueblo que con un doloroso holocausto llevó a feliz término su máximo anhelo, demostrando que la libertad no se vende ni se compra —se conquista— es oue proponemos a este Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires, Capital Federal de la República Argentina, se hermane con Zagreb, Capital de la República de Croacia, hoy reconocida oficialmente por el Gobierno Nacional".

Destacamos en la elaboración de este Proyecto el aporte de la periodista argentino-croata Adriana Tevšić-Estevez.

1221401

APELACION AL MUNDO JUDIO

La comunidad judía de Zagreb dirigió a las organizaciones judías nacionales e internacionales: JDC, London; European Council, París; Institude of Jewish Affairs, London; Rothschild Foundation, Switzerland; Jewish Chronicle, London; WJC, Géneve; Savez jevrejskih općina, Beograd, el siguiente llamado:

"Este momento de horrores de guerra, del crepúsculo del sentido común, de más y más muerte, de largas filas de refugiados, de hogares en ruinas y de llantos de niños inocentes no puede ni debe pasar sin una protesta enérgica de la comunidad judía. Aunque sólo fuese por el recuerdo por esta comunidad de sus propias víctimas de la locura, debemos elevar nuestras voces y esperar del Congreso Mundial Judío y de todos para que inicien de inmediato una acción que lleve a la protección de la vida en la República de Croacia.

El mundo democrático no puede por razones circunstanciales mirar con indiferencia el derramamiento de sangre y las masacres.

Nuestros conciudadanos y amigos en Croacia, sin distinción de religión, de afiliación étnica o política no merecen este destino.

Confiamos en ustedes, en sus influencias y su poder para que urgentemente ayuden a parar esta escalada de violencia y sangre y aportar soluciones democráticas y civilizadas.

Ningún precio por la vida humana será demasiado alto o perdonable si vuestra reacción se produce tardíamente.

Zagreb, 5 de septiembre de 1991."

Por la comunidad judía de Zagreb

NENAD D. PORGES, Presidente

1221501

"LOS SOLISTAS DE ZAGREB" NUEVAMENTE EN BUENOS AIRES

El conjunto croata "Los Solistas de Zagreb", después de una ausencia de once años, ha actuado a principios del mes de junio en el Teatro Coliseo, para el ciclo Harmonía. Esta célebre agrupación croata fue fundada hace casi 40 años por el renombrado violoncelista Antonio Janigro, profesor contratado del Conservatorio de la capital croata. A través de este conjunto el nombre de Antonio Janigro quedó íntimamente ligado a la vida y cultura musical croata.

"Los Solistas de Zagreb" han actuado en todo el mundo en más de tres mil conciertos ganando el prestigio y el reconocimiento de los más altos centros de arte mundial. El repertorio del conjunto, que después de la muerte de Antonio Janigro —en 1967— actúa sin director, se compone de obras del estilo barroco, clásico, romántico y contemporáneo y especialmente de obras de compositores croatas. Su catálogo discográfico es extenso y el conjunto ha merecido varios premios internacionales.

En el artículo "Intensidad y rigor en los Solistas de Zagreb", publicado en La Prensa, el 9 de junio firmado con las iniciales E. G. (Eduardo Giorello), el crítico comenta que "el rigor estilístico y el ensamble de sus voces se ha mantenido intacto desde aquellos lejanos días de 1953, cuando fue creado. Ahora, "Los Solistas de Zagreb" han retornado a Buenos Aires. Lo han hecho para dos conciertos... Con cuerdas nobles, de aterciopelada sonoridad, el conjunto redondea las obras con un reconfortante colorido y potente musicalidad. Son comunicativos, respetuosos de las coordenadas epocales y el rigor técnico está siempre al servicio de una entrega emotiva, elegante y de dinámica justa".

En "La Nación" (7-VI-1992) bajo el título "Los Solistas de Zagreb en dos buenas actuaciones" el crítico musical Alberto Emilio Giménez escribe: "En el curso de estos dos conciertos ha sido dado apreciar al conjunto, que sigue ajustado a la modalidad de tocar sin dirección visible cual también lo hacen otras agrupaciones de su índole, bien provisto de cohesión, justeza, flexibilidad y calidad sonora. Enhorabuena. De tal manera, Los Solistas de Zagreb hicieron escuchar con resultados francamente satisfactorios páginas significativas capaces todas de plantear problemas de realización nada menudos que se vieron superados con gallardía."

En el periódico "El Cronista" del 10 de junio el crítico musical Pablo Kohan en la nota "Sólida presentación de los Solistas de Zagreb" dice que "Los Solistas de Zagreb constituyen una celebérrima agrupación de cámara nue tiene en su haber más de 3000 conciertos y una trayectoria que la acredita como una formación sólida, meticulosa a la hora de programar conciertos y con decenas de grabaciones para los más importantes sellos europeos. Parece ser —subraya el crítico— que las bombas caídas y los obuses ciibando por los cielos de Croacia no han alterado su rutina de trabajo y por lo ofrecido en Buenos Aires confirmaron los honores bien ganados. El mejor momento del concierto fue la Suite Holberg de Grieg, interpretada con mucho lirismo, sin dejar pasar ningún detalle relevante y con un sentido de grupo. También fue una grata novedad la Sinfonía No. 3 de Sorkočević, un compositor desconocido —se trata del compositor croata de Dubrovnik, s XVIII—. Tras los aplausos llegó brillante un movimiento de la Sinfonia Amp1e de Britten. Paradójicamente, los Solistas brillaron más en obras románticas y neoclásicas que en las barrocas, cuando su historia está íntimamente asociada a este período".

VELJKO DEUR

1221601

LA PARTICIPACION DE CROACIA EN LAS TRAVESIAS DEL ATLÁNTICO CON MOTIVO DEL QUINTO CENTENARIO DEL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA

Croacia participó en el mes de mayo de la Gran Regata Colón '92 con el maxi "ACY Grassetto" en el recorrido hasta San Juan de Puerto Rico, llegando en el octavo lugar. A esta competencia náutica participaron casi cien veleros de distintas categorías desde pequeñas embarcaciones hasta las grandes naves-escuela de varios paises que siguireon la ruta de Cristóbal Colón, el navegante intrépido, cosmógrafo, marino experimentado, poeta, el gran visionario realista, el descubridor del Nuevo Mundo, una de las grandes figuras de todos los tiempos.

En la segunda travesía del Atlántico, unos 80 yates de 21 países navegan rumbo a Santo Domingo, capital de la República Dominicana. Los yates salieron el 12 de Octubre desde el puerto español de Huelva. En esta segunda salida de la regata en recuerdo del V Centenario del Descubrimiento de América, compite de nuevo Croacia. Están representados en este gran acontecimiento náutico entre otros países Argentina, Australia, Eslovenia, Estados Unidos, Finlandia, Gran Bretaña, Hungría, Italia, México y Polonia.

VELJKO DEUR

1221701

ZDRAVKO DUČMELIĆ

(Museo Nacional de Bellas Artes - julio-agosto 1992)

Croata de Vinkovci, la ciudad hoy sometida a los bombardeos de la artilleria serbia desde hace más de un año, Zdravko Dučmelié llegó a instalarse a vivir en la Argentina en el año 1949 y la adoptó como su segunda patria en el año 1958. Falleció en Buenos Aires en el año 1989.

La pintura de Zdravko Dučmelić; tan novedosa y seductora en cuanto a su técnica y estructura, gracias a los intensos estudios y a su gran talento, hoy en día es ya muy conocida y respetada no sólo en la Argentina, sino también en toda la América Latina (Chile, Uruguay, Perú, México, Cuba), como también internacionalmente (Inglaterra, Francia, Italia, U.S.A., Canadá, China, Japón, etc.).

La reciente muestra de pintura y escultura organizada por el Museo Nacional de Bellas Artes de este pintor croata-argentino, quizás el más riguroso de nuestra época suscitó, como siempre, un gran interés y fue un verdadero acontecimiento cultural. Con sus telas Z. Dučmelić había encendido una noble admiración, verbal y escrita, igualándolo a los más grandes en la pintura.

Refiriéndose a esta muestra, el muy conocido historiador de arte y crítico Rafael Squirru, al que no solo le es familiar la obra pictórica de Z. Dučmelić sino también la intimidad de este artista, en su artículo "El talento de Dučmelić" ("La Nación" 22-7-1992) escribe lo siguiente: "La pintura de Dučmelić se inscribe en una suerte de realismo mágico, que coloca a sus imágenes en un mundo intemporal, habitado en algunas instancias por seres humanos, preferiblemente femeninos, o por algunos animales, leones, tigres o caballos, que en su hieratismo adquieren proporciones más simbólicas que realistas."

"Por encima de un cosmos sometido a la fina observación del ojo fisiológico, aparece un mundo evocado en el recuerdo de memorias ancestrales, que van más lejos que las de nuestra época; un tiempo que conduce a nuestra imaginación a un entorno de montañas evocadas en la afirmación de su geología, imágenes que nos hablan de civilizaciones antiguas que por la maestría del pincel de Dučmelić devienen actuales, permitiéndonos el diálogo a través de los siglos."

"Otro tanto podemos decir del capítulo escultórico, donde el artista se avecina más al surrealismo, como si sus imágenes al adquirir corporeidad se transformasen en amuletos que encierran ocultas propiedades que van más allá de lo estrictamente estético, ingresando como el resto de la obra en el nivel de lo religioso."

"Haberlo conocido a Dučmelić ha sido todo un privilegio. Solíamos encontrarnos en un modesto restaurante, cerca de su estudio, en una mesa a la que a menudo se nos unían el poeta Girri y el ubicuo marchand José Cipolla."

"A Dučmelič le encantaba la compaïúa de este último (hoy soy el único sobreviviente de esa mesa) por su gracia pintoresca. Nos decía que sólo toleraba la compañía de los que lo hacían sentir mejor, ya que arrastraba dolencias que pondrían fin a sus días en 1989."

Su trato era más que cordial y su persona, que ha sido inmortalizada en sus autorretratos, conservaba rasgos de su origen eslavo. Era alto y flaco, erguido y con algo de ese hieratismo que transmitió a sus obras. Su sencillez obligaba a olvidarse de la inmensidad de su talento, por qué no decirlo, de su genio, del que sin jamás hacer alarde, creo que tenía plena conciencia. Veía con sonrisa filosófica pasar la caravana de Ias vanidades y de las improvisaciones."

Albino Diéguez Videla, otro crítico de arte pictórico en "La Prensa" de 12-7-1992, hablando de la pintura de Z. Dučmelić dice que "la relación del pintor —Zdravko Dučmelić— con Borges fue decisiva para la plasmación de algunos de sus óleos inspirados en las 'Ruinas circulares' ".

En cuanto a esta exposición dice que es "una de las muestras que debe verse, hasta que otro `milagro' vuelva a reunir tanta belleza junta".

En el catálogo de la muestra el también muy conocido crítico de arte, literatura y cine, César Magrini, escribe que "con Zdravko Dučmelić se fue un gran creador. Un pintor de esos que sólo floran y de qué manera reverdecen muy de cuando en cuardo. Ese mismo silencio, enorme, metafísico —el que proviene de Giotto— estaba y sigue estando en su entera obra. Acaso haya sido por eso que pudo reflejar, en imágenes, algunos de los más inasibles e insondables aspectos de la prosa de Borges".

M. R.

1221801

CONGRESO MUNDIAL CROATA

Entre el 2 y el 4 de octubre de este año tuvieron lugar en Zagreb las reuniones dedicadas a la organización del Congreso Mundial Croata. Más de 300 congresales provenientes de los países de Europa, de los EE.UU., Canadá, Sud América y Australia trataron sobre los lineamientos de la futura organización y eligieron las comisiones de trabajo. El presidente de la Comisión de Iniciativa, Prof. Dr. Drago Novak, médico, residente en Bonn, destacó que la finalidad de la futura organización de los croatas que viven fuera de la República de Croacia, sería la de aportar ayuda para la recuperación de Croacia y estrechar lazos con su Patria, sus instituciones y el Gobierno. Además, sincronizar la actividad de las colectividades croatas en el mundo con los gobiernos de los países de su residencia y con las organizaciones internacionales.

En las reuniones tomaron parte también algunos ex-emigrantes que hoy ocupan importantes cargos en la República de Croacia: Gojko Šušak, Zdravko Sančević, Vinko Nikolić, Ante Beljo, Boris Maruna, entre otros, como también el presidente de Matica Hrvatska, Vlado Gotovac. En su discurso, Gotovac destacó que el destino croata en la patria es inseparable de la Croacia emigrada y que los croatas en la diáspora tienen, a su vez, la necesidad de fuertes lazos con la Patria y el Estado. Cabe destacar particularmente la presencia del miembro del Parlamento Europeo, Otto von Habsburg quien, entre otros conceptos, destacó su experiencia en cuanto a la importancia del rol que puedan tener para su patria los hombres de la diáspora.

La decisión final de las reuniones fue la de celebrar el primer CONGRESO MUNDIAL CROATA durante la primavera próxima en Zagreb. Se decidió además, como labor previa, ir elaborando el índice general de nombres de los emigrantes croatas en el mundo, a cargo de la Oficina de la Comisión de Iniciativa y de la Organización del Congreso que funciona en Bonn 1, Adenauerallee 23, D-5300 Alemania, Fax (0228) 210 851,

Ecos de la prensa croata

1221901

ENTREVISTA A NIKOLAI TOLSTOY

por Branka Kamenski en el semanario GLASNIK, Zagreb 12 de octubre de 1992.

El historiador conde Nikolai Tolstoy, sobrino tataranieto del autor de "La guerra y la paz" desde hace ya más de veinte años conduce su propia guerra contra el ocultamiento británico de la verdad sobre una de las más grandes tragedias ocurridas inmediatamente al término de la Segunda Guerra Mundial: la entrega de prisioneros y cautivos soviéticos y yugoslavos ("ustashas", "domobrani" o integrantes del ejército regular croata y "chetniks") a las fuerzas vencedoras —los partisanos de Tito— que luego los enviaron a campos de concentración donde los maltrataron y masacraron, contándose también entre los liquidados mujeres y niños. Mientras la tragedia de Bleiburg, uno de los traumas más dolorosos del pùeblo croata, en la ex-Yugoslavia, durante decenios era tapada con un vela secreto - Nicolai Tolstoy incansablemente reunía documentos que conformaron una historia que produjo en la opinión pública británica un escándalo de primera magnitud. Su libro "El Ministro y las matanzas" fue retirado de circulación, mientras que por la publicación dei panfleto en el cual denuncia que Lord Aldington (en ese entonces alto oficial del V cuerpo británico) envió a la muerte a decenas de miles de hombres, un tribunal londinense le aplicó una multa increíble: ¡un millón y medio de libras esterlinas!

Nikolai Tolstoy llegó a Zagreb y sigue adelante sin claudicar en lo más mínimo en sus afirmaciones que le disputan no sólo el tribunal, sino parcialmente también sus colegas historiadores. En las "179 Conversaciones Literarias de Zagreb" participó en las discusiones sobre la Gran Europa y los pueblos pequeños y, nuevamente se mostró favorable a éstos. Si el filósofo francés Alain Finkielkraut con su maravilloso respaldo a Croacia definitivamente se convirtió en Finkieicroat, Nikolai Tolstoy con seguridad fue el único participante de las "Conversaciones" que (mientras bajábamos por las escaleras del museo "Mimara" para la entrevista) era solicitado para firmar autógrafos.

— En Croacia Ud. es conocido por su recientemente traducido libro "El Ministro y las matanzas" que contempla algunos de los momentos Inês traumáticos de nuestra historia más reciente - la tragedia de Bleiburg. ¿Piensa Ud. que existen algunas semeijanzas en las relaciones entre las grandes potencias y los pueblos pequeños después de la Segunda Guerra Mundial y hoy?, especialmente en razón del hecho de que coi estas áreas nuevamente hace furor la guerra.

— Quisiera primero decir que pienso que las comparaciones en la mayoría de los casos son peligrosas, porque en cincuenta años han cambiado los tiempos. Entretanto, los hombres todavía se mueven alrededor del período 1941-1945 y acusan unos a otros de ser "fascistas", por más que nada es totalmente igual. Hasta los serbios que se autodenominan "chetniks" no tienen totalmente los mismos objetivos que tuvieron los "chetniks" en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, algunas semejanzas existen, y ellas ante todo se refieren al comportamiento de las potencias occidentales —su indiferencia y cinismo— hacia los pueblos pequeños. El abandono de Croacia y de Bosnia y Hercegovina a su suerte me hace recordar la cesión de los pequeños países de Europa Oriental al comunismo en el año 1945. Si entonces existió la excusa del increíble poder de la Unión Soviética, hoy seguramente no la hay. En realidad, por primera vez quizá en muchos siglos, no existe el riesgo de una gran guerra en Europa.

— Piensa, entonces, que esto en ningún caso podría ser el inicio de algo mayor ...

— No, porque en este momento no existen conflictos de intereses entre las grandes potencias como existieron en el pasado. Una guerra generalizada sería posible únicamente en el caso de que Rusia adoptara una postura fuertemente proserbia pero ella hoy no se puede dar el lujo de ser tan generosa ni de hacer derroche de sentimentalismo. Naturalmente, ella puede hacer un poco de ruido para conformar de algún modo a Serbia - y eso es todo. Por eso creo firmemente que las potencias occidentales de Europa, que realmente no tienen motivo para mirar constantemente hacia los Estados Unidos, deberían en forma inmediata adoptar determinadas acciones mili-tares. Esa es nuestra responsabilidad colectiva europea.

— ¿Cree Ud. que existe influencia norteamericana sobre la política europea?

— En realidad, no. Pienso totalmente lo contrario. Es verdad que los EE.UU. no desean intervenir militarmente en los Balcanes y que los principales países de Eurona simplemente aprovechan este hecho como excusa. ¡En cualquier parte sólo se oyen pretextos! Es fácil reconocerlos porque se cambian constantemente. Primero no se quiso intervenir porque Yugoslavia era un país reconocido mundialmente; después, cuando Yugoslavia ya no existía (hasta el mismo Douglas Hurd tuvo que aceptar ese hecho) la excusa era que todos allí eran igualmente malos (los croatas son "fascistas", etc.). Ahora que la opinión pública los forzó a que hagan algo empezaron a decir: tenemos que ver qué es lo que piensan EE.UU., tenemos que hacer esto, tenemos que hacer aquello... sólo excusas y más excusas.

— Los resultados de su investigación demuestran que, entre los cautivos que en Bleiburg fueron entregados a las autoridades yugoslavas. había sólo una pequeña cantidad de "ustashas", el resto eran "domobrani" y civiles. En su opinión, ¿hay diferencias entre aquella entrega y la pasividad del mundo de hoy ante las masacres y genocidios de croatas y musulmanes?

— Cuando hablamos de aquello que sucedió en 1945, que por cierto es el más horroso ejemplo de la traición aliada (porque muchos se entregaron a los británicos bajo palabra de honor y después fueron traicionados), debe destacarse que nadie fue devuelto por ser "ustasha" o criminal de guerra.

Nadie preguntó nada a esa gente, directamente fueron entregados a las autoridades yugoslavas, incluidos mujeres y niños. Y cuando hoy en Gran Bretaña algunas personas dei círculo gubernamental me desean criticar diciendo: todos ellos eran nazis y colaboracionistas, yo les respondo: díganme, por favor, ¿quién tiene los datos que demuestren que todos ellos fueron los que Uds. afirman? Aparte de eso y, aun cuando alguno fuera "ustasha", eso todavía no demuestra que cometiera un crimen y, si lo hubiera cometido, entonces todavía tendría derecho a ser juzgado. Por eso, aquello que sucedió en 1945 en Bleiburg —en relación a la situación actual— es para Gran Bretaña mucho peor porque hoy ella no está en nada involucrada directamente, cuando entonces fue tan responsable por las matanzas como aquellos que las realizaron. Si Ud. le da a un asesino un pistola y le indica adónde disparar, usted es igualmente responsable de ese asesinato. Pero debe decirse que el común de los oficiales y soldados británicos no sabían lo que estaba sucediendo porque —como lo escribí en mi libro— existe la fuerte impresión de que toda esa entrega fue organizada muy secretamente por Lord Aldington y sus amigos.

Como pueden ver, hoy de nuevo deciden los hombres de la cúpula como el Sr. Hurd y el Sr. Major, que es una persona bastante endeble. El pueblo británico, por su parte, en gran medida comparte el sentimiento con la desafortunada gente de Croacia y de Bosnia y Hercegovina, y a eso contribuyó mayormente la televisión que le mostró a los británicos que de ningún modo se trata de alguna clase de "fascistas" sino de simples hombres como ellos. Por esa razón creo que al gobierno británico le sería muy fácil tomar la decisión de que sus tropas se unan a las europeas para la intervención militar. Eso seria una medida popular que sólo algunos pocos criticarían.

— ¿Entonces, los británicos saben quién es el agresor y quién la víctima?

— Hablando en general, ellos son conscientes de esa diferencia y en la enorme mayoría no existe ni la menor duda de que Serbia es el agresor y más, que es un agresor salvaje. Y cuando esa es la opinión pública al gobierno no le es difícil adoptar determinadas medidas militares. Sin embargo, por tradición, el Foreign Office está fuertemente vinculado a Bel-grado: extraña a Tito; a Douglas Hurd, que amaba a Yugoslavia, le aflige sobremanera que Croacia haya aparecido en escena. Por ello hará todo lo posible por evitar la intervención.

— ¿Se puede entonces hablar de algún avance con vistas a detener la agresión desde que la Gran Bretaña preside la Unión Europea?

— Creo que de todas las potencias europeas la Gran Bretaña es la mie más hace para que no se haga nada. La Gran Bretaña fue la que procuró impedir el reconocimeinto diplomático de los nuevos estados. La Gran Bretaña es la que no desea intervenir militarmente y, naturalmente, la Gran Bretaña es la que simultáneamente no desea acoger refugiados, salvo que sea un hermoso niño que pueda aparecer en la primer página de un diario.

 —El público croata tiene una muy mala opinión de Lord Carrington. ¿Que piensa Ud., como su connacional, de él?

El es muy débil y, diría, un hombre no inteligente, precisamente de aquella clase de ingleses que nos traicionó en Munich en 1938-39 y nos llevó a todos los horrores de la guerra que siguió a esa traición. No me explico por qué resucitaron a ese pobre hombre que descepcionó totalmente como político británico y que prácticamente fue echado por su incapacidad como ministro de Relaciones Exteriores durante la Guerra de las Malvinas. ¡Qué culpa tuvieron los pobres croatas y bosnios para que les impusieran a ese viejo amargado arrancado de su club de la calle St. James! Y cuando él dice que hubo 65 ceses de fuego violados, yo eso simplemente no lo puedo entender. Ni el más común de los hombres ingleses, al que engañaron dos veces en un comercio, entraría por tercera vez al mismo. Pero con Lord Carrington eso puede suceder 65 veces.

— ¿Y Lord Owen? ...

— El es, naturalmente, más inteligente que Lord Carrington, pero no pienso que vaya a lograr algo porque el gobierno británico no tiene voluntad de que algo se logre. En tales circunstancias se puede hablar cuanto se quiera pero nada va a suceder. Vimos eso con Hitler, vemos eso también hoy con Milošević. Existe un solo idioma que esa clase de gente entiende.

— ¿Piensa Ud. que aquellos que sueñan con una Europa sin fronteras han compromietido else sueño permitiendo que las fronteras se pasen con tanques?

— Si, todo esto demuestra la impotencia de la Comundaid Europea que no puede detener al sucio pequeño agresor, tal como es Serbia, aun poseyendo una fuerza militar para realizar eso acabadamente sin pérdidas. Por Dios, que hará entonces si alguna vez tiene que confrontarse con enemigos realmente poderosos? Esa falta de voluntad para emprender algo es directamente inadmisible. Sería suficiente sólo una corta y bien planeada acción militar que comprendiera a solamente algunos objetivos estratégicos con un mínimo riesgo de pérdidas, tales como la destrucción de la aviación serbia y de todos los aeródromos y de las comunicaciones en las cercanías de los países vecinos hacia los cuales han dirigido su agresión. Y finalmente, lo que es un poco más difícil pero no imposible, habría que destruir las piezas de artillería. No hace falta ser un super-estratega militar para entender que todo esto es realizable.

— Hasta ahora Serbia en sus lineamientos políticos y militares mayormente contaba con el apoyo de Rusia, que en el pasado fue un aliado de confianza. ¿C6mo ve Ud. en el futuro las relaciones entre estos dos países?

— Esas relaciones son difíciles de prever, especialmente porque Rusia es hoy muy inestable. No obstante, lo positivo es que hoy para Rusia su política exterior es menos importante que la interna. Naturalmente, todavía existen fuertes lazos sentimentales entre los rusos y los serbios porque unos y otros son de religión ortodoxa y porque, en definitiva, en ambas guerras mundiales Rusia apoyó a Serbia. Pero creo que se exagera cuando se dice que existe una fuerte influencia mutua. Rusia ya no apoya a países comunistas; se está alejando de Cuba y en realidad ya no tiene intereses especiales hacia esos países. De todos modos, Rusia no tiene ni el más mínimo interés en tener una disputa con la Comunidad Europea y por ello tampoco tiene sentido alentar cualquier preocupación.

— Recientemente el Sabor (parlamento) Croata votó la ley de amnistía referida a los serbios sublevados en la así denominada Krajina. En poco tiempo, esa ley provocó diferentes reacciones. ¿Qué piensa Ud. de esa ley?

— Está claro que cuando la agresión concluya hay que ir hacia la pacificación. Pero, naturalmente, esa pacificación no debe esperarse antes que terminen los combates. Por otro lado, se cometieron crímenes tan horrendos que el derecho internacional exige que algunos sean juzgados por ellos. Pero no debe caerse en actitudes espectaculares cuando no existen las condiciones para llevar a juicio a aquellos que timen bajo su control a los criminales. En todo caso, perdonar en demasía no es bueno.

— Es Ud. un observador optimista o pesimista del desarrollo de la situación en Croacia?

— Es difícil pronosticar qué es lo que va a suceder y, entonces solamente puedo decir aquello que espero que suceda. Primero, que Croacia va a estar en condiciones de recuperar sus territorios ocupados sin el uso de la fuerza y, segundo, si se llega a un enjuiciamiento imparcial de los criminales de guerra al estilo del de Nuremberg, que el ejército croata estará altamente disciplinado (si yo fuera soldado, sé que eso sería difícil hasta para mí) y en condiciones de dominar a todos aquellos que eventualmente desearían hacer justicia por propia mano.

— Finalmente, sólo algo más: ¿cuál es el epílogo de su proceso judicial con Lord Aldington?

— Recientemente se descubrió que hace dos años el Foreign Office y el Ministerio de Defensa influyeron en el procso judicial escondiendo las pruebas que demostrarían que Lord Aldington estaría seriamente comprometido en los sucesos relativos a la entrega de los cautivos y que mintió sobre el día en que abandonó Austria. Hicieron desaparecer esas pruebas de los archivos públicos. Naturalmente no podía esperar justicia en Gran Bretaña y, entonces apelé al Tribunal Europeo para los Derechos Humanos en Estrasburgo. Además, presenté una nueva denuncia en Gran Bretaña porque, como fue constatado, Lord Aldington mintió en el juicio sobre el más importante detalle de toda la causa (esto es, cuando abandonó Austria). Naturalmente no espero que algún juez inglés condene a Lord Aldington, no soy tan ingenuo. Pero concretamente quiero demostrar, no sólo a los ingleses sino también a la gente fuera de la Gran Bretaña, cómo son los tribunales ingleses y el gobierno británico. Que vean cómo se arreglan las cosas para silenciar la verdad. No obstante, acaso en Estrasburgo se dicte justicia.

Traducción: ANTE ĆUTIĆ

Ecos de la Prensa mundial

1222001

DESPERTANDO CONCIENCIAS

Otto de Habsburgo, miembro del Parlamento Europeo y Presidente internacional de la Unión Paneuropea, publica en la prensa europea una serie de artículos sobre las causas y consecuencias de la agresión serbia a las Repúblicas secesionistas de la ex-Yugoslavia, en particular a Croacia. Dada la importancia de sus análisis políticos hemos seleccionado tres de sus artículos publicados en el curso de este año.

UN NUEVO DERECHO INTERNACIONAL (ABC, Madrid 21.2.92)

"Con razón se ha dicho que uno de los logros más importantes de los últimos dos siglos ha sido la expansión del derecho internacional, un desarrollo cuya máxima expresión es el Tribunal Internacional de Den Haag. En el moderado siglo XIX existía interés en extender la legislación de la paz también a los tiempos de guerra.

Eso no se ha conseguido hoy día. Hemos vuelto a regresar en gran medida a la antigua barbarie, sobre todo a través de la aparición de los totalitarismos —ya sea el comunismo o el nacionalismo—, así como de sus predecesores en la Primera Guerra Mundial. En la época romana, la norma era el famoso `vae victis'. Aparentemente, este vuelve a ser el principio que persiguen los Estados en la actualidad. Los así denominados instrumentos de la paz de nuestros días ya no permiten percibir nada del derecho internacional. El derecho ya sólo es aquello que la potencia vencedora impone a sus vencidos o también —como en el caso de Yalta— a sus propios y más débiles aliados.

La consecuencia es que hoy ya no existe un verdadero orden jurídico dentro de la escena internacional. Se dice que la ONU es un paso hacia adelante. Sin ningún lugar a dudas, desde el final de la guerra fría, es decir, desde el derrumbamiento de la Unión Soviética, la ONU juega un papel relativamente constructivo. A decir verdad, desde un punto de vista objetivo, hay que reconocer que esto solamente sucede cuando una solución razonable coincide con los intereses de la última superpotencia superviviente, Estados Unidos.

En los últimos tiempos, sobre todo, se han producido tres acontecimientos en los que, dependiendo del caso, las potencias actuaron de forma totalmente distinta.

En primer lugar habría que citar la postura con respecto a los Estados bálticos. Cuando las tres repúblicas proclamaron su independencia tras el fallido golpe de Estado del 19 de agosto de 1991 en Moscú, en un primer momento se oyó a las potencias occidentales y a sus políticos declarar que no convenía precipitar el reconocimiento de las repúblicas bálticas. Se decía que había que esperar para no crearle ninguna clase de problemas al bueno de Gorbachov. Aun así, bastó con que los valientes daneses decidieran no escuchar los lamantos de París y Londres, sino reconocer a Lituania, Letonia y Estonia, para provocar de un día a otro un cambio total de la situación política. Asustados ante la posibilidad de que los escandinavos eventualmente pudieran adquirir ventaja respecto a otras naciones europeas, todos los países miembros de la CE reconocieron a las repúblicas bálticas en cuestión de horas. Sin la iniciativa de Dinamarca, éstas podrían haber esperado todavía durante meses hasta poder ser admitidos como miembros de pleno derecho en la comunidad internacional.

En el caso del problema de Croacia y Eslovenia nadie puede negar que ambos Estados han cumplido con todos los criterios que se habían establecido como necesarios para el reconocimiento de un país como Estado independiente. Hubo elecciones democráticas y pluralistas y la población se pronunció a través de una mayoria abrumadora a favor de la independencia. Pero aquí, de repente, se impusieron normas totalmente nuevas. En otras palabras: se cambiaron todas las reglas en medio de la partida. No se debía, se dijo, destruir los Estados existentes según la declaración de París. Esta postura se adoptó sobre todo bajo la influencia del funesto ministro de Asuntos Exteriores holandés, Van Den Broek, incumpliendo todos los principios democráticos que regían hasta ese momento.

Finalmente se produjo el derrumbamiento repentino de la Unión Soviética y la aparición de nuevos Estados en sus antiguos territorios. En este caso, todo volvía a ser totalmente diferente de repente y se reconoció a toda velocidad a un cúmulo de nuevas repúblicas, de las que ni siquiera se podía saber si realmente correspondían al deseo de su población. De repente, aquí volvía a ser válido el derecho a la autodeterminación, ya que coincidía con los planes de la superpotencia.

Si se ven las cosas desde esta perspectiva, se puede ver que, hoy día, en la cuestión de la postura internacional ante nuevos Estados, sólo existen en realidad dos planteamientos principales. Uno es si el país en cuestión cuenta con yacimientos de petróleo o no. Quien posee riqueza petrolífera y además consigue un gobierno que más o menos cumpla con los mandamientos de la economía mundial tiene derecho a ser reconocido inmediatamente sin que se hagan muchas preguntas acerca de los derechos humanos o el pluralismo democrático. Por otra parte, también pueden contar con un trato especial aquellos que poseen bombas nucleares o que ya han avanzado mucho en el terreno nuclear, siempre que estén dispuestos a someterse a una cierta supervisión, controlada por la superpotencia.

De ahí que en el corto espacio de tiempo de un año hayamos vivido criterios totalmente diferentes de la política interestatal. Ya no se puede hablar de un único y transparente Derecho Internacional, fiel a sus principios. Hoy día, en todas las reflexiones juegan un papel los intereses de la política energética y no los principios jurídico - morales. Quien responda favorablemente en este sentido puede contar con la comprensión internacional. Quien, en cambio, sólo se pueda fundar en la tradición cultural y en el respeto a las mino-rias o, según el caso, a los derechos humanos, tan sólo podrá contar con ser comprendido en los casos en los que esto entre dentro de los planes que en ese momento tengan los paderosos."

OTTO DE HABSBURGO

LA MAFIA AMERICANA DE BELGRADO INCITA A LA GUERRA (GLOBUS, Zagreb, 8-5-92)

"Si se observa el curso de los acontecimientos del año pasado en el territorio de la ex Yugoslavia, se puede constatar que la mayor responsabilidad recae sobre los EE.UU.

Ya en la primavera de 1991 el secretario de estado norteamericano, James Baker, estando de visita en Belgrado declaró que su gobierno siempre apoyaría la conservación de una Yugoslavia unitaria. Su declaración fue confirmada por el embajador norteamericano Zimmermann quien dijo que los EE.UU. nunca olvidarían que los serbios habían sido sus aliados en las dos guerras mundiales.

La misma línea se mantuvo en la discusión sabre los derehos de autodeterminación de los croatas, eslovenos y bosníacos: los EE.UU. siempre mantuvieron una actitud reservada al respecto evitando dar pasos concretos (...)

Muchas de las flaquezas de la CE estaban condicionadas por el hecho de contenerse constantemente en consideración a Washington. Si la CE no hubiese tenido tan en cuenta las señales del otro lado del Atlántico la problemática de los nuevos Estados independientes se hubiera resuelto significativamente más rápido.

Es sabido que en Washington existe hace tiempo una fuerte influencia del `lobby serbio'. Si bien el número de inmigrantes serbios en los Estados Unidos es pequeño, muchos de ellos consiguieron alcanzar importantes puestos en la CIA o en el State Departament. También es característico en la literatura norteamericana, en especial en novelas como las de Paul Drury, que los serbios tengan un simpático protagonismo. Por otra parte, a un importante número de croatas no le fue posible influir en la sede del poder americano.

Gurúes americanos

De todos modos esto no es suficiente para que se aclare la política unilateral de los EE.UU. Recién ahora resulta claro lo que ocurría y cuáles eran los motivos principales de la posición norteamericana. A esto cabe agregar que las versiones de la prensa europea sobre las relaciones económicas entre las personalidades representativas americanas y las empresas serbias en parte son solo verdaderas. Existe, además, otra fuerza secreta que ayuda a Serbia, de la cual hasta el momento nunca se había hablado: la mafia de Belgrado.

En el gobierno norteamericano y en los medios hay una propensión hacia los gurúes, es decir gente que se considera a sí misma como expertos infalibles. Ellos, por regla general, se ubican a la izquierda del centro y no aceptan críticas, sus pa-labras son dogmas que no se discuten. Estas personas tienen entonces influencias políticas sobredimensionadas. Comúnmente trabajan cierto tiempo en puestos gubernamentales, luego los dejan para después desempeñar un rol preponderante en universidades y fundaciones millonarias.

Una persona así fue el diplomático americano George Kennan, embajador en Belgrado por muchos años. Sus publicaciones influyeron notablemente en la política, en especial desde que dejó el servicio activo y desde que cumplió las tareas de consejero en Princeton. Entre sus seguidores estaba Sonnenfeld, personaje de dudosa reputación, quien tenía un plan para impedir la desestabilización de la Unión Soviética y salvaguardar al imperio ruso.

Kennan fue, indiscutiblemente, una personalidad destacada en el Departamento de Estado norteamericano, educó a toda una generación de diplomáticos cuya influencia aún hoy es grande. La influencia de Kennan ya era grande en los comienzos de la segunda guerra mundial cuando el embajador americano William C. Bullitt lo llevó consigo a París. Vale aclarar que Bullitt pertenecía a una orientación política diferente, aunque también provenía de la izquierda.

Un discípulo de Kennan es, por ejemplo, el embajador americano Larry Eagleburger, para citar tan solo a una persona. En realidad, la totalidad de los representantes de los Estados Unidos en Belgrado eran discípulos de Kennan. Todos ellos se mantienen aun hoy íntimamente ligados y con sus influencias se preocupan por hacer que la politica de Kennan prospere.

No debemos esperar nada de Washington

La teoría de Kennan era que la solución al problema de la ex Yugoslavia podía lograrse únicamente manteniendo la unidad del país por me-dio de la influencia serbia reforzada. (...) Fue caracteristico de los diplomáticos americanos el desconocimiento de las raíces históricas, geográficas, étnicas y religiosas de todo el ámbito yugoslavo. La teoria de estos diplomáticos consistía en que este ámbito yugoslavo había sido destruido por la ocupación turca y que ello explicaba la actual situación conflictiva. Ellos no quisieron entender que la idiosincrasia turca influenció notablemente la identidad serbia, pero no así la croata y mucho menos la eslovena. (...) Kennan consideraba que por media de una reforma económica Yugoslavia podía amalgamarse en un Estado unitario.

Hoy en día la política de la 'mafia de Belgrado' consiste en presentar el actual conflicto como una `guerra civil'. A los pueblos de la ex Yugoslavia los consideran yugoslavos y aquellos que, como los croatas y los eslovenos, luchan por su independencia los consideran enemigos. Sin embargo no les queda otro camino más que aceptar su fracaso y de ahí proviene su amargura y la simpatía hacia Serbia.

Es significativo que el grupo norteamericano de los diplomáticos y expertos en política exterior en Belgrado se denominen entre sí `la mafia de Belgrado'. Ellos tratan de impedir toda ayuda a Croacia, Eslovenia y Bosnia y Herzegovina y de sugerir al gobierno norteamericano que es de interés para los Estados Unidos dejar que la guerra se consuma por sí misma. Para ellos la solución no reside en el derecho de autodeterminación nacional, por eso es necesario permitir que la guerra siga su curso aunque el pueblo se desangre totalmente.

Es muy probable que el State Deparćanwnt, que conoce muy poco de la temática yugoslava, siga la misma línea política. Por eso es hora de que los europeos, que conocen mucho mejor los problemas de la ex Yugoslavia, pongan en marcha la política que les parezca correcta. En las condiciones actuales no se puede esperar de Washington un consejo acertado ni apoyo a una auténtica política de paz."

OTTO DE HABSBURGO

Traducción: TOMISLAV TROŠELJ

LA TRAGEDIA EUROPEA (ABC, Madrid 22-7-92)

"Los terribles acontecimientos en la antigua Yugoslavia, ya sea en Bosnia-Herzegovina o en Croacia, no son sólo una desgracia para las regiones afectadas; a la larga representan un peligro para todos los pueblos. Sus repercusiones no se harán evidentes hasta dentro de unos años.

La postura adoptada por las democracias muestra la decadencia de los ideales de Occidente, pregonados sobre todo por Estados Unidos, y en los que muchos pueblos creyeron. La lucha contra Hitler fue considerada como una cruzada por la democracia, por los derechos humanos, por la autodeterminación y la libertad. Si tenemos en cuenta lo que el Ejército y el Gobierno serbio llevan haciendo desde hace más de un año, no tenemos más remedio que reconocer, aquí y ahora, que se trata de un crimen nada diferente al nacionalsocialismo. Esto es comprensible desde el momento que Milošević y sus generales confiesan abiertamente seguir siendo marxistas totalitarios.

Así se explica en cierto modo la más que curiosa postura de los socialistas europeos occidentales en relación con dichos acontecimientos. Cuando a principios de julio se sometió a votación en el Parlamento Europeo el programa PHARE, todos los socialistas, unidos fraternalmente con los comunistas, votaron en contra de la entrega de una transcripción a Croacia. Con este gesto difundieron descaradamente la mentira de que el presidente croata Tudjman hubiera pactado con Milošević el reparto de Bosnia-Herzegovina. Alguno de ellos incluso reconoció en privado que sabían que la afirmación era falsa.

No menos falsa fue la postura de los socialistas alemanes sobre la cuestión del control de las sanciones contra Belgrado en el Mar Adriático. Escudándose en viejos impedimentos de la Constitución intentan impedir la participación alemana en esta pequeña empresa carente de peligro. En otras palabras: a pesar de todas las charlas humanitarias, se está llevando a cabo intencionadamente una política de obstrucción con el único propósito de apoyar a los dirigentes serbios en sus invasiones, en solidaridad con el camarada Milošević. En una situación así, ¿debemos todavía conceder credibilidad a los llamamientos a la concordia que proceden de esta dirección?

En cualquier caso, la postura de la mayoría de las instituciones internacionales no es menos hipócrita. La semana pasada, a uno de los curiosos mediadores en el conflicto —al que, por cierto, denominaba sistemáticamente `guerra civil', lo que es una clara alteración de los hechos—le preguntaron cómo justificaba el poner a Croacia, Eslovenia y Serbia al mismo nivel cuando sólo se ha combatido o se está combatiendo en los dos primeros estados, mientras que en Serbia no se ha disparado un solo tiro. El `hombre de Estado' no negó este hecho, pero sí afirmó que los croatas eran agresores potenciales ya que habían prestado ayuda a los bosnios agredidos. Por ello, sólo por este mal pensamiento, ya habrían de ser castigados.

También es un escándalo lo que podría denominarse `conciencia selectiva de los derechos humanos'. Los supuestos problemas de los serbios en Croacia supusieron largas noches de insomnio a Lord Carrington. Preguntado por su opinión acerca de los derechos de las minorías en la Constitución croata, el británico acentuó que éstos eran satisfactorios pero que nadie podría asegurar que los croatas fuesen a ceñirse a ellos en el futuro.

Todo indica que Occidente está en el mejor camino para perder su credibilidad por culpa de una doble moral. Un escritor francés ha descrito la politica norteamericana como `un clérigo sobre una caja de caudales'. Esta descripción no es tan mala, si tenemos en cuenta los procedimientos empleados por Cyrus Vance.

Nuestros políticos y sus aireadas administraciones ya no saben lo que opina la población. Quien profundice un poco en las personas habrá de reconocer que los países de la Comunidad Europea ya no entienden las posturas de sus gobiernos. Los hombres y mujeres de la calle piensan con más claridad que los que se atribuyen el hablar en su nombre. Ellos saben desde hace tiempo que nuestro futuro se está decidiendo en las montañas de Bosnia y en las calles de Sarajevo. Han entendido que los derechos humanos y la libertad son indivisibles. Con toda seguridad no son tan cultos como el noble Lord o el presidente Mitterrand, pero a cambio poseen un instinto infalible para distinguir la justicia de la injusticia. Hay que tomar conciencia de una vez por todas sobre la diferencia entre justicia e injusticia, entre civilización y barbarie. De no ser así, podríamos empezar a hablar de la caída de Occidente. Si queremos evitarlo, deberemos tener por fin el valor de llamar a las cosas por su nombre y de actuar en consecuencia.

La ayuda humanitaria en estos momentos es el medio con el que cubrimos nuestra propia cobardía. No es más que Ia falsa tranquilidad de nuestra propia conciencia. La única postura válida sería la de no engañarnos a nosotros mismos con lo que estamos haciendo en la actualidad, que no es otra cosa que tratar de curar el cáncer con una aspirina. ¿Para qué sirve la medicina si lo único que consigue es alargar la agonía y el sufrimiento? Si queremos ser sinceros, la única y verdadera ayuda consiste en proporcionar a los agredidos armas con las que puedan enfrentarse al enemigo en igualdad de condiciones. Si no lo hacemos, las charlas sobre los derechos humanos no tendrán ningún sentido. La historia juzgará a Occidente por esto y no por los vendajes suministrados a los lisiados y abrasados bajo el fuego serbio."

OTTO DE HABSBURGO

1222101

EUROPA SERA JUZGADA POR LLEGAR DEMASIADO TARDE

Entrevista a Bernard Kouchner, ministro francés de Sanidad y Acción Humanitaria por Javier Valenzuela, París, publicada en EL PAIS, Madrid 12 de julio de 1992:

"Kouchner, de 51 años, es el miembro más independiente del Gobierno francés —no está afiliado al Partido Socialista ni a ningún otro—, el más popular y el más intrépido. Como médico (es fundador de Médicos sin fronteras) y luego como ministro, lleva cinco lustros viajando a cualquier lugar del planeta ...donde haya sufrimiento. El ministro conversó con EL PAIS antes de viajar a Sarajevo y al Kurdistán iraquí.

PREGUNTA: Usted ha efectuado recientes y múltiples viajes a las ex repúblicas yugoslavas. ¿La Comunidad Europea podía haber impedido la matanza?

RESPUESTA: En Yugoslavia se nos pidió intervenir desde el primer momento, pero no quisimos o no pudimos hacerlo. Han sido necesarios muchos muertos para que empiece a abrirse camino la idea de una intervención. ¿Es que siempre vamos a necesitar tantos muertos para salir de nuestra pasividad? Eso es lo que atormenta.

P.: ¿Qué hubiera podido hacerse por Dubrovnik y Sarajevo?

R.: Tendríamos que haber sido más rápidos y decididos, pero nos pesó mucho la historia y nos faltó un nivel suficiente de unidad europea. Si huberia habido una verdadera unidad política europea y un ejército común, hubiéramos podido intervenir desde el principio. Yo escribí un artículo en Le Monde contra la posición de mi Gobierno. Decía que había que ir corriendo a los Balcanes, que Europa será juzgada por lo que ocurra en Sarajevo. Deberíamos haber reconocido desde el primer momento la independencia de las naciones de la ex Yugoslavia. No puede hacerse nada contra un pueblo que quiere ser independiente. Ahora, todo es más difícil. El Ejército serbio es enorme, y para restablecer la paz habría que hacerle la guerra."

1222201

BASTA DE EXCUSAS: AYUDEMOS A BOSNIA

Por MARGARET THATCHER

Artículo publicado en ABC, Madrid 9 de agosto de 1992:

"Terribles acontecimientos están sucediendo en Bosnia y peores aún le amenazan. Sarajevo se halla bajo un bombardeo continuo. Gorazde está asediada y probablemente caerá. Si lo hace, se teme una gran matanza, y millares de soldados serbios se verán en libertad para avanzar sabre Sarajevo, repleto ya de refugiados de otras zonas.

Las víctimas y los perdedores de este conflicto sufren algo más que las habituales penalidades de la derrota. A algunos se le apiña en campos de concentración en los que —aunque sean exageradas algunas de las noticias que sobre Ias atrocidades cometidas nos llegan— sufren sin embargo privaciones espantosas y pueden ser fusilados por infracciones insignificantes. A otros se les aleja de sus hogares y se les obliga a entregar sus propiedades. Se dispara a matar sobre niños y simples viandantes.

Esta es la política de `limpieza étnica' serbia, un término que significa la expulsión de la población no serbia y que combina las barbaridades de las políticas de Hitler y Stalin con otras naciones.

Todos los que son testigos o conocen estos trágicos acontecimientos quieren detenerlos desesperadamente. Pero este sentimiento es explotado por Serbia y sus simpatizantes para ejercer presión en favor de un alto el fuego patrocinado por las Naciones Unidas. Por razonable que esto parezca, es un intento de "congelar" la situación actual en la que los serbios retienen cerca de dos tercios del territorio de Bosnia, mientras que sólo componen el 31% de la población total, frente al 43% de musulmanes y un 17% de croatas.

Semejante resultado consolidaría y ratificaría la agresión. Fue Serbia quien planeó y llevó a cabo la agresión contra Bosnia en abril. El Gobierno de Alija Izetbegovic en Sarajevo es el Gobierno legal e internacionalmente reconocido de la República Bosnia.

La excusa de que Serbia no tiene nada que ver con lo que sucede en Bosnia no es más que eso: una excusa. Desde el comienzo ha habido estrecha coordinación entre fuerzas ser-bias supuestamente independientes situadas en Bosnia y el alto mando serbio de Belgrado que suministra medios financieros y militares para la guerra, incluida la imprescindible gasolina para sus fuerzas.

Arguyen algunos que Occidente no puede hacer nada a menos que esté dispuesto a correr el riesgo de una intervención permanente en un conflicto del estilo de Vietnam o del Líbano y unas bajas occidentales potencialmente elevadas. Esto es en gran parte alarmismo y en parte una excusa para la inercia. Hay una gran diferencia entre una invasión por tierra a gran escala como "Tormenta del Desierto" y una gama de intervenciones militares, desde el levantamiento del embargo de armas a Bosnia, pasando por el suministro de armas a las fuerzas bosníacas, hasta ataques directos contra objetivos militares y comunicaciones.

Incluso si, por el contrario, Occidente hace caso omiso, no podemos esperar que otros lo hagan. Hay una creciente alarma en Turquía y en el mundo musulmán. Más matanzas de musulmanes en Bosnia, ya terribles de por sí, crearían el peligro de que el conflicto se extendiera.

Serbia no tiene respaldos exteriores poderosos, como lo tuvo de la Unión Soviética en el pasado. Hasta ahora le ha envalentonado la inacción occidental y las afirmaciones explicitas de que no se utilizaría la fuerza. Una clara amenaza de acción militar obligaría a Serbia a considerar el cese de su agresión. Serbia debería recibir un ultimátum para cumplir ciertas exigencias occidentales:

— Cese del apoyo económico de Serbia para la guerra en Bosnia, que sería controlado por observadores internacionales situados en la frontera serbio-bosníaca.

— Reconocimiento de la independencia y la integridad territorial de Bosnia por Belgrado y renuncia a las pretensiones territoriales sobre ella.

— Garantías de acceso de Serbia y Bosnia para equipos humanitarios.

— Acuerdo sobre la desmilitarización de Bosnia dentro de un acuerdo de desmilitarización más amplio para toda la región.

— Promesa de cooperación en el regreso de los refugiados a Bosnia.

Si todas estas exigencias (que deberían ir acompañadas de un plazo limite) no se cumplieran, se toma-rían represalias militares, incluidos bombardeos de los puentes sobre el Drina, que unen Bosnia con Serbia, de los convoyes militares, de las posiciones artilleras en torno a Sarajevo y Gorazde y de los almacenes militares y otras instalaciones útiles en la guerra. Debería también dejarse bien claro que, aunque ésta no fuera una guerra contra el pueblo serbio, podrían atacarse instalaciones situadas en el lado serbio de la frontera si éstas desempeñaran un papel importante en la guerra.

La jefatura americana en esta empresa es indispensable y queda avalada por la parálisis que hasta ahora ha demostrado la Comunidad Europea. Pero no se puede esperar que Estados Unidos actúe sólo. La OTAN, que es el instrumento más práctico disponible, es quien debería enfrentarse con la crisis.

El objetivo final de Occidente debería ser la restauración del Estado bosníaco, respaldado por garantías internacionales dentro de un pacto regional, quizá bajo la supervisión de la CSCE, y la garantía de los derechos de los tres grupos principales de Bosnia (pero sin permitir su partición en tres cantones).

Semejante solución evitaría las guerras irredentistas que la partición del país entre Serbia y Croacia provocaría inevitablemente. Además, el mantener a los musulmanes en una Bosnia unida desalentaría su radicalización, que sería inevitable si se les dispersara bajo el dominio de un gobierno ajeno. Una desesperada diáspora musulmana —no muy distinta de la palestina— podría inclinarse hacia el terrorismo y Europa habría creado así una bomba de relojería islámica.

Serbia no escuchará hasta que se la obligue a escuchar. Sólo la perspectiva de resistencia y derrota llevará a la creación de una jefatura más democrática y pacífica. Esperar a que el conflicto se agote por sí mismo no sólo sería deshonroso, sino también muy arriesgado: refugiados, terrorismo, guerras balcánicas que atraerían a otros países y cosas aún peores.

Las dudas cuestan muy caras y el tema es urgente. Quizá no queden más que unas pocas semanas para tomar una iniciativa seria antes de que sea demasiado tarde y se consume una victoria serbia, con terribles consecuencias a largo plazo.

1222301

LOS DESPOJOS DE LA DEPURACION ETNICA

El estremecedor reportaje de Ramiro Víllapaderna, enviado especial, publicado en ABC, Madrid 1-8-1992:

'Europa quiere que nos maten pero con la tripa llena'. Es el convencimiento estremecedor de una muchadha musulmana que se hacina con sus tres hijos, lo único que le queda junto a sus 25 años, en el campo de Karlovac: `No nos manden más comida, dejennos morir, no lo hagan para tranquilizarse: nosotros, como nuestros maridos, ya estamos muertos. Europa nos ha matado, ha matado a Bosnia'; y se gira porque sus hijos no deben verla llorar.

'Me robaron todo. Sólo me quedan tres hijos y nada más'; se llevaron también a su marido los que le robaron la casa, su pequeño restaurante, sus muebles, su televisor y toda su ropa. Sostiene en brazos a su hijo, que está dando los primeros pasos: los ha aprendido huyendo de su pueblo a punta de fusil; a los catorce meses ha visto su casa arder en la distancia. Ella se llama Emira Sudic —`escriba también mi apellido, ya no temo a nada'—, es rubia, delgada y de ojos casi transparentes. Es musulmana.

Ha empezado a fumar por primera vez, pero aparenta una paz y una sabiduria aterradora. La tragedia ha marcado en su rostro una delicadeza enfermiza. En el polideportivo de Karlovac, que todavía ostenta los carteles de los Juegos Universitarios de 1987, ella y sus tres hijos, junto a otros miles de refugiados bosnios, asisten a una competición internacional que no es la del lujo barcelonés. La primera partida ,ya la han perdido, cuando al día siguiente de llegar aquí, los Doce rehusaban en Ginebra haserse cargo de las cuotas de refugiados.

Desafío sin esperanza

El partido, en el polideportivo lleno de colchones y miseria de la Universidad, es un espectáculo estremecedar. En la línea de tres puntos, Emira desafía al mundo entero con sus tres hijos a cuestas y la certeza de no volver a ver más a su marido. Teníamos el restaurante más bonito de Bosanski Novy; ellos lo incendiaron'. dice serenamente. Y reconstruye— `Un día desaparecieron de repente los vecinos serbios de siempre. Al día siguiente atacaron la ciudad, ¡y nuestros vecinos venían con ellos! Iban recorriendo las calles y les indicaban las casas de los musulmanes y croatas que tenían más dinero. Nos hicieron firmar una declaración por la que abandonábamos voluntariamente todo y lo legábamos al municipio'.

En un colchón raído de la línea de medio campo, una peluquera de Pricdor no quiere decir su nombre: 'Toda mi familia está todavía allí'; ella había ido a un funeral a Bosansky Novy. No sabe nada de su hija mayor, casada. Cree que está muerta porque su yerno consiguió echarse al bosque: Por esta razón, en Ekici, a cinco kilómetros, obligaron a veintisiete mujeres a cavar con las manos sus tumbas antes de ejecutarlas'. Llora al recordar que sus dos hermanas han quedado atrapadas: `Están violando a todas ,las mujeres, y luego las retienen durante varios meses hasta confirmar que han quedado embarazadas'. Se le parte la voz y ahora dice cosas ininteligibles sobre Europa mientras una mueca le deforma la cara.

Ajsa, en un fondo de campo, corta pedazos de manta para hacer pañales. Tiene en brazos a un niño comido por el sarampión. Hace un calor infernal en este polideportivo. Alguien le trae agua en una lata. Ajsa ha conseguido hablar con su com pañera serbia en la oficina del pueblo: 'Le he dicho que cuándo podriamos volver. Ella me contestó que cuando aprendiera a escribir mi nombre en cirílico'.

Ha oído hablar de Ginebra y dice que siente repugnancia por Europa, 'si quieren ayudarnos que nos dejen comprar armas. Las armas son más baratas que toda esta ayuda humanitaria. No quiero vivir de la caridad de nadie, quiero mi casa. Mi marido estuvo diez años trabajando en Alemania para poder construirla'. Su vecina serbia, con la que tomaba café todas las mañanas, la despidió diciendo que no se preocupara que esa casa, iba a ser para ella.

No sabe qué pensar de sus vecinos: 'Fueron cambiando poco a poco, empezaron a decirnos que viéramos la televisión de Belgrado en vez de la de Sarajevo. Dejaron de saludarnos. Paré a mi amiga y me confesó que tenía miedo de hablarnos porque los suyos la matarían'. 'Odio pensarlo', concluye, 'pero empiezo a creer que lo llevan en la sangre: es la cuarta matanza de musulmanes que hacen en lo que va de siglo'.

Sentados sobre las gradas, dos novios revisan sobre este campo de indignidad el panorama que se les abre. 'Serbia ha convencido al mundo de que Bosnia constituía un peligro musulmán. Hitler fue un amateur de la depuración étnica comparado con esto'. Explican que delante de Unprofor ('Claro, han mandado a tropas rusas') están quemando los pueblos enteros y destruyendo los archivos municipales para que no quede constancia de la población no serbia. 'Dinamitan las mezquitas y las iglesias, y luego siembran y plantan árboles'; 'antes cargan en camiones televisores, videos, electrodomésticos y muebles y se los llevan para Serbia'.

A su lado, una mujer tiende la ropa sobre las gradas. Lleva una camiseta con la media luna y la estrella verde de la ayuda de los Emiratos Arabes.

Es musulmana y su marido croata, `pero es igual, podía haber sido serbio, nunca hicimos diferencias'. Estaba en Banja, en casa de una amiga serbia, cuando atacaron su pueblo, Brcko.

Ella lo vio todo desde el otro lado y habla de los 'asesinos de fin de semana', 'que cruzan a Bosnia el sábado y ayudan en las ejecuciones, se llevan lo que pueden como pago, y luego vuelven el lunes a trabajar'. Dice que puede jurarlo, que fue una testigo excepcional, que les escuchaba contar a la vuelta cómo arrojaban a niños en las hormigoneras para sacarles a sus padres el dinero. Ahora carecen de todo en este polideportivo olímpico; lo odia, y odia esta ropa que tiende porque dice que lleva el olor de los cadáveres de Brcko. Sus hijos lloriquean alrededor, 'mamica, mamica', y ella se desploma.

Por fin, un hombre: en la línea de fuera de juego. Un gitano repasa unos papeles en su colchón. Se llama Abdulahj. Según éstos, él, su esposa Sofía, y sus nueve hijos 'voluntariamente salen de Bosanski Novy, trajno', o sea para siempre, y ceden al municipio su casa, un negocio Textil y un Mercedes último modelo."

1222401

CROACIA: EL LARGO CAMINO AL RECONOCIMIENTO

Con este artículo el BUENOS AIRES HERALD publica en dos entregas (18 y 19 de mayo de 1992) la entrevista realizada por Tom Scanlan a Juan Rojnica, representante plenipotenciario de la República de Croacia para Argentina y las demás repúblicas latinoamericanas.

BUENOS AIRES HERALD: ¿Cómo se compara la situación de hoy con la guerra y la posguerra durante la cual usted tuvo que abandonar Croacia?

J. Rojnica: Era tan mala entonces como lo es ahora. Los serbios son imperialistas, expansionistas y... criminales. Croacia tuvo que luchar para sobrevivir y sólo podía soñar con su independencia, la que hoy ha obtenido, gracias a Dios.

BAH: ¿Es esto aplicable a todo el pueblo serbio o sólo se refiere usted al Gobierno serbio?

JR: No, no es sólo el gobierno. Este sueño de una "Gran Serbia" existe desde hace cientos de años y esta ideología ha sido inculcada a muchas generaciones de serbios. Croacia estaba destinada a ser parte de esta "Gran Serbia".

BAH: ¿Cómo se explica entonces que los croatas hayan logrado vivir tanto tiempo en el seno de una Yugoslavia dominada por los serbios?

JR: Por la fuerza. Meramente por la fuerza. En 74 años el pueblo croata nunca tuvo la oportunidad de zafar. El proceso comenzó en 1918 con la firma del Tratado de Versalles. Los partidarios de una Croacia libre eran asesinados. Se mataba a la gente en la plaza principal de Zagreb. No sólo eso, hubo croatas asesinados en el parlamento en 1928. Efectivamente, en Belgrado, un diputado serbio dio muerte a tiros a tres diputados croatas por pretender una Croacia independiente; entre éstos se encontraba Esteban Radic, un gran líder de la Nación. Y por supuesto luego vinieron las masacres, los prisioneros que se "suicidaban" desde ventanas de terceros pisos.

Dentro de Serbia pasa lo mismo. En Serbia propiamente dicha hay dos regiones no serbias: Kosovo —mayoritariamente albanesa— y Vojvodina —en su mayor parte húngara y croata—. Kosovo tiene casi dos millones de habitantes, de los que sólo un diez por ciento son serbios. De modo que lógicamente hoy es un estado policial. No hay derechos humanos en Kosovo. Violaron la constitución de 1974 hace tres años, anexando a Serbia estas regiones hasta entonces autónomas.

BAH: ¿Apoya Croacia las aspiraciones de independencia de grupos dentro de Serbia tales como los albaneses de Kosovo y los húngaros de Vojvodina?

JR: Croacia no desea interferir. Por ejemplo, Kosovo no es asunto nuestro. Pero en Vojvodina hay 250 mil croatas y 420.000 húngaros y sin embargo se ha declarado unilateralmente patrimonio serbio. Permítame darle un dato interesante. Los croatas nunca han invadido nación alguna, nunca han cruzado sus fronteras con espíritu agresor.

BAH: Sin embargo, recientemente se informó que unidades de la Guardia Nacional Croata se habían trasladado a zonas situadas en el oeste de Hercegovina, y en el norte de Bosnia para proteger allí a las comunidades croatas.

JR: No es cierto. En Bosnia-Hercegovina hay tres nacionalidades: musulmanes, 44%; serbios, 31% y croatas, 17%.

Esos croatas son croatas, no bosníacos. Bosnia es históricamente croata, sólo que estuvo ocupada por los turcos durante cuatro siglos y gran parte de la población se convirtió al islamismo. Son los serbios los que no son nativos de Bosnia-Hercegovina. Simplemente comenzaron a colonizar la zona por la fuerza en 1918, como lo hicieron en Croacia. Actuaron como quinta columna. Pero ningún soldado croata ha pasado a Bosnia, sólo los croatas nacidos en Bosnia que estaban en Croacia y regresaron para defender SUS hogares, SU territorio.

BAH: ¿Y miembros del extremista Partido Croata del Derecho —o su ala paramilitar, el HOS?

JR: Tal vez, pero es un grupo insignificante. Por lo que yo sé, tampoco ellos pasaron.

BAH: ¿Entonces usted no diría que los ultranacionalistas de la extrema derecha significan una amenaza a la estabilidad en Croacia?

JR: No, en realidad es un pequeño grupo liderado por un joven ... digo joven aunque hoy es un hombre de 35 ó 40 años que fue maltratado durante mucho tiempo. Su nombre es Dobroslav Paraga. Pasó largo tiempo en prisión. Escribió un libro sobre el tema, en realidad. Posteriormente estuvo en Estados Unidos y en Canadá durante bastante tiempo y cuando regresó fundó el Partido del Derecho ... este partido no tiene nada que ver con el extremismo o el nazismo. Pero pienso que Paraga es un hombre que sufrió tanto que, en mi opinión, está alga trastornado.

BAH: ¿No hubo, entonces, un conato o plan de golpe de estado contra el gobierno del Presidente Franjo Tudjman, que llevó al arresto de miembros del Partido del Derecho y del HOS?

JR: Lo tramaron los serbios. Estando en Vukovar me encontraba almorzando con un periodista español que trabajaba para "El País" y me contó que los serbios habían montado todo esto como una especie de caballo de Troya, infiltrados en el movimiento de Paraga. Pusieron en Vukovar carteles de conocidos criminales de guerra de la Segunda Guerra Mundial, supuestamente miembros del nuevo gobierno croata, y esto les permitió alegar que el bando croata está formado por fascistas. Era todo mentira. Y luego se encarceló a algunas personas: muchas de las cuales hoy están libres. Si usted me pregunta si hay unos cuantos individuos desequilibrados actualmente en prisión, bueno, puede ser. Pero no hay ningún peligro para el estado croata. Todos los croatas votaron en el referéndum croata y algo así como el 94% votó por una Croacia libre y por el Presidente Tudjman, que es excelente persona, político, historiador y también humanista. El quiere que todo termine en paz. No quiere víctimas, no quiere sangre.

BAH: Se dijo que algunos habitantes de la ciudad de Vukovar estaban resentidos con el gobierno de Zagreb por haberlos abandonado (cuando los serbo-yugoslavos sitiaron y tomaron la ciudad que resultó casi totalmente destruida).

JR.: Cuando Vukovar cayó, estuve con gente que acababa de escapar. Y usted sabe, una persona no está en condiciones de formular juicios justos y racionales cuando lo han echado de su hogar, cuando han quemado y saqueado su casa y arrojado sus pertenencias a la calle. Pero ¿qué se podía esperar que hiciera el gobierno de Croacia? Cuando se declaró la independencia el 25 de junio del año pasado, Croacia contaba con 3.200 fusiles en manos de la policía. Poco podíamos hacer contra un ejército considerado el tercero de Europa en potencial bélico. A pesar de esto, poco a poco Croacia fue reuniendo material de guerra y hoy tiene 150.000 hombres alistados. Tiene su defensa territorial. Pero el Presidente Tudjman no quiere ejercer la violencia contra los demás. Un coronel croata consiguió penetrar en Vojvodina, donde libró una exitosa batalla. Hubo muchas bajas en ambos lados. Pero el Presidente Tudjman lo despidió: telefoneó a este coronel y le dijo: "No, no quiero derramamientoss de sangre, no quiero pérdida de vidas. Esto terminará políticamente. El mundo no va a permitir que subsista el último bastión comunista de Europa, Serbia".

BAH: Pero ¿Croacia necesita armas?

JR: Naturalmente, ya que el 30% de Croacia está ocupado por los "Chetniks", con el apoyo de las Fuerzas Armadas y del Gobierno del Presidente Milošević (serbio). En cuanto a la población croata de esas área, o bien los mataron, quemaron sus casas y robaron sus pertenencias o los obligaron a huir. Hoy hay 600 mil refugiados provenientes de esa zona de Croacia. Estos Chetniks son criminales. Son descendientes de una organización más antigua —la Mano Negra—, que asesinó al Gran Archiduque Ferdinando, en Sarajevo, en 1914 y provocó la Primera Guerra Mundial. Son verdaderos criminales armados por el gobierno serbio y las Fuerzas Armadas. Esos refugiados ahora quieren regresar a sus hogares. pero los Chetniks se lo impiden. Están ahora varados en hoteles de turismo en la costa de Istria, en el Adriático. Esto plantea otro problema a Croacia, puesto que no puede haber turismo en tanto los refugiados se encuentren en la costa. Las Naciones Unidas declararon a Dubrovnik. patrimonio cultural de la humanidad. ¿Y qué hicieron ellos? La destruyeron. No sólo hitos históricos como los museos, las iglesias, la Catedral, sino todo. La atacaron simultáneamente desde tierra, mar y aire. Ellos tienen aviones, Croacia no. Ellos tienen una Armada, Croacia no. No hay una casa que no haya sido dañada. La zona comprendida entre Dubrovnik y la frontera con Montenegro está actualmente bajo la ocupación de los Chetniks y del Ejército y los serbios se encuentran apostados en las colinas que dominan la ciudad. Han tomado por blanco los hoteles. Diecisiete fueron destruidos. En Cavtat derribaron un hotel de 2 000 camas. En Dubrovnik arrasaron el Hotel Imperial y muchos otros hoteles de primera clase. Saquearon las casas. Trajeron montenegrinos y serbios para ocuparlas. Esto es puramente criminal, un hecho reconocido en todo el mundo y que explica a su vez por qué 72 naciones ya han reconocido a Croacia.

Prácticamente no queda ningún país importante en el mundo que no nos haya reconocido porque ven la verdad. Desgraciadamente todavía hay países en occidente que siguen simpatizando con los serbios en razón de intereses creados. Pero ahora se sabe la verdad, gracias a Dios.

BAH: ¿Diría usted que la actitud de la Comunidad Europea huele a hipocresía o mojigatería para el pueblo croata?

JR: No lo diría de la Comunidad como un todo. No voy a dar nombres, pero nosotros sabemos muy bien quienes son. No me refiero tanto a naciones como a individuos quienes, digamos, no tienen la conciencia tranquila a este respecto.

BAH: Tales como (el ex presidente de la CE) Hans Van der Brock. por ejemplo.

JR: No, no, no voy a dar nombres. Porque antes tuvimos que luchar por obtener el reconocimiento de Croacia, aun cuando la opinión pública de toda Europa estaba a favor de la misma. Algunos pusieron obstáculos, pero hubo otros que nos apyoraon. Margaret Thatcher fue una espléndida defensora de Croacia. Hubo otros como (el primer Ministro italiano Giulio Andreotti. el Papa juan Pablo II, Ronald Reagan y Nixon, que nos defendieron y llamaron la atención sobre nosotros. Hasta el Presidente Bush. aunque una facción dentro de su gobierno dificultó el reconocimiento.

BAH: ¿Está satisfecho con la respuesta de las Naciones Unidas con la fuerza de paz UNPROFOR?

JR: El presidente Tudjman, a diferencia de los serbios. recibió con agrado la llegada de las Naciones Unidas. Necesitábamos que ellos vinieran a ver quién era el verdadero culpable. Ahora el mundo ha visto quién es el agresor, como en el caso de Saddam Hussein e Irak.

BAH: ¿Croacia desea que la UN intervenga más de lo que lo ha hecho? ¿Alcanza con observar?

JR: Deben imponer el orden porque ¿sabe qué está pasando? La CE concertó 14 ceses del fuego y 14 veces los serbios violaron la tregua, 14 veces mintieron. El 3 de enero se acordó el 15avo cese del fuego y se mantuvo, si no en un 100%, digamos en un 80%. Uno de los puntos principales del plan de la UN es que los Cascos Azules supervisen las zonas actualmente controladas por los Chetniks y los desarmen. La policía croata restablecerá el orden legítimo en todo el territorio de Croacia bajo la supervisión de las Naciones Unidas. El otro punto vital es que los militares yugoslavos, o mejor dicho serbios, se retiren por completo del territorio croata. Pero no han cumplido con ninguna de estas promesas. La guerra no está tan mal como antes. Pero últimamente... por ejemplo en Vinkovci, en Eslavonia oriental, el viernes pasado más de 1.000 disparos de mortero alcanzaron la ciudad. Tengo un sobrino allí que es miembro de la Guardia Nacional. El me dice: "Tío, no los vamos a dejar pasar", pero estas cosas siguen sucediendo.

También bombarderon Metković, un puerto de Dalmacia, y así siguiendo. Todavía creen que Croacia es parte de Yugoslavia. Pero Croacia no es Yugoslavia, como Eslovenia no es Yugoslavia y Macedonia no es Yugoslavia. Son naciones independientes.

BAH: Después de tantos ceses del fuego violados, ¿puede usted creer en las promesas del gobierno serbio? Hace poco se "filtró" un documento confidencial del Ejército yugoslavo según el cual se propone la creación de unidades militares dentro de las "Regiones Autónomas Serbias", de Croacia, que estarán bajo las órdenes del Ministro de Defensa serbio, en franca contradicción con el acuerdo de la UN. ¿Cómo espera el gobierno de Croacia a vérselas con un gobierno que firma un tratado y luego dispone anularlo?

JR: Nosotros, que tenemos una muy larga y triste experiencia con los serbios, en realidad ya no podemos creer nada. Usted sabe, en la isla de Corfú, en Grecia, durante la Primera Guerra Mundial, un líder croata firmó un tratado con Pašić, un famoso líder serbio. Este último luego lo rompió y cuando se le preguntó: "¿Cómo pudo hacer eso?", contestó: "Bueno, después de firmarlo, borré secretamente mi firma con el codo". Así que en lo que se refiere a los serbios hemos aprendido a no creerles. Sólo respetan la fuerza. Para Croacia, la fuerza es la comunidad mundial. Es la Comunidad Europea, los Estados Unidos y las Naciones Unidas, aunque las Naciones Unidas todavía tienen ideas confusas sobre la realidad del dilema croata. La UN sigue dominada por el Tercer Mundo y los serbios se representan a sí mismos como amigos del Tercer Mundo. Pero los tercermundistas de Yugoslavia utilizaron esta imagen sólo como un medio para propagar el comunismo en el mundo.

Es bien sabido que todo fue una gran mentira titoísta. El aprovechó el conflicto Oriente - Occidente para difundir su comunismo propio. Ayudó a crear el Movimiento Tercermundista de los no-alineados, fuerza que todavía hay que tener en cuenta en el seno de las Naciones Unidas. Por ejemplo, vea qué pasó con las tropas argentinas. Van a Croacia. Desembarcando en el puerto de Rijeka, en Croacia —ya que se dirigen a Croacia y no a Serbia ni a Montenegro-- tendrían que recorrer 220 ó 240 km sin correr peligro. Hay carreteras, ferrocarril, en suma, ningún problema. Contra lo que dicta el sentido común, se les ordena desembarcar en Montenegro, en el puerto de Bar. En primer lugar, no es realmente un puerto. No tiene dársenas. Hay puertos croatas mucho más adecuados. Y las Fuerzas Armadas argentinas están perfectamente enteradas. Se trata de un puerto político destinado a permitir el acceso de Serbia al mar. Bien, llegan y desde allí tienen que atravesar Montenegro para llegar a Belgrado y desde Belgrado dirigirse a Daruvar y Grubišno Polje. Y esto lo publicó "La Nación": tienen que recorrer 1.250 km a través del territorio enemigo que no tiene nada que ver con Croacia —Montenegro y Serbia—. En el camino a Belgrado hay 113 túneles donde podría pasarles cualquier cosa a los soldados argentinos. Argentina protestó, pidió que se cambiara la ruta, hizo todo lo posible porque se cambiara el plan. Lo mismo hizo Croacia. Fueron las Naciones Unidas quienes los enviaron alli. ¿Por qué? Debido al elemento no alineado del Tercer Mundo que todavía influye tanto en la UN.

BAH: ¿Cómo van a hacer para desarmar a las comunidades serbias de Krajina y Eslavonia?

JR: Es tarea de la UN. Croacia no puede vivir con estas comunidades alzadas en armas. Está paralizada por la guerra.

BAH: Si todo termina bien para Croacia bajo los términos del plan de la UN ¿cómo serán las relaciones entre ambas comunidades en las zonas interétnicas? ¿Habrá represalias, discriminación, etcétera?

JR: Bueno, no sólo hay serbios en Croacia, también hay croatas en Serbia. Los serbios se comportan peor, desde luego. Un periodista español de "La Vanguardia", de Barcelona, con veinte o veinticinco años de experiencia en la región, comprobó que 236.000 serbios habían votado en el referéndum a favor de una Croacia independiente. Hay muchos serbios que quieren vivir en paz, porque los croatas no atacan a nadie. Muchas personalidades serbias están en contra de lo que están haciendo los criminales, las Fuerzas Armadas y el régimen de Milošević que apoya a los criminales, no sólo moral, sino materialmente también. Basta con encender el televisor o abrir un diario para verlo. Habla por sí solo. También son mentirosos. Por ejemplo, cuando el año pasado un avión disparó un misil a la Presidencia en Zagreb para matar al Presidente Tudjman, alegaron que se trataba de una lucha interna croata por el poder. El estúpido de Paraga (del Partido Croata del Derecho) sostuvo asimismo ese argumento. Pero es bien sabido que Croacia no posee aviones y éste era un caza Mig. No se puede creer cómo mienten. Ningún ser humano, ningún occidental, puede comprender el grado de perfidia, de mentira descarada de los serbios. No obstante, si usted me pregunta si Croacia desea que Serbia deje de existir, la respuesta es no. Durante doce siglos hemos vivido como vecinos. Croacia ayudó a Serbia cuando fue atacada por Bulgaria. Por supuesto es difícil ser amistoso con una nación que ha hecho tanto daño a Croacia, pero nosotros sólo deseamos ser independientes y vivir en lo que es nuestro. Respetamos los derechos de los demás y esperamos el mismo tratamiento para con nosotros.