Siglos XVI al XIX - La vida cultural en Croacia

 

A partir del siglo XVI, Croacia está convertida en un campo de batalla, y su población entera obligada a vivir en guerra y mantener una defensa constante contra el invasor turco, y para salvar su libertad política y sobrevivir, no solo debe luchar contra el Imperio Otomano, sino también contra Austria y Hungría. Si tomamos en cuenta todas estas circunstancias dramáticas los croatas sobre todo de Dalmacia y Dubrovnik realizan obras dignas de admiración. Durante este periodo, Dubrovnik es la "Atenas croata", por el desarrollo alcanzado en su vida ciudadana, el comercio marítimo, sus artes y sus científicos de renombre. Son famosos también las residencias de los jesuitas y los conventos de los franciscanos sin olvidar a los "Mantos Blancos", que todos ellos junto a otros croatas cultivados instalan las bases de la literatura croata, la que a partir del siglo XV y sobre todo durante el siglo XVI ésta se aleja de mas en más del carácter religioso y se desarrolla bajo la influencia del Renacimiento y del Humanismo italiano, especialmente en la poesía lírica, épica y dramática. En el siglo XVI, la lengua escrita es aún el Latín, pero se encuentran también escritos en croata, en los dialectos regionales.

 

Glorias croatas de la literatura

 

La primitiva escritura glagolítica, desaparece definitivamente y es reemplazada por los caracteres latinos. Poco a poco se va creando una lengua literaria croata en el siglo XVII a partir de Dubrovnik, con la lengua hablada sobre todo en Bosnia-Hercegovina, la que finalmente se impondrá en el siglo XIX. Las primeras imprentas en Croacia, a fines del siglo XV, permitirán una gran difusión de libros en general y de la literatura croata en particular. Marko Marulić (1450-1524), nace en Split, estudios superiores en Padua (Italia). Escribe en latín: "De institutione bene vivendi", traducido en italiano, francés y alemán; «Judith>, en croata, inspirado en la Biblia, obra dedicada a alentar la lucha de los croatas contra los Turcos; traducción de "Imitación de Cristo" de Jean Gerson; escritos filosóficos: "La vida de San Jerónimo"; Aníbal Lučić, nacido en la isla de Hvar en 1485. Escribe poemas en croata y el primer drama en tres actos, "Esclavo", inspirado en la guerra en contra de los Turcos. Pedro Hektorović, nacido también en la isla de Hvar en 1487, escribe en croata. Su poema "La pesca y el consuelo de los pescadores", le sirve para describir la belleza de las islas dálmatas. Como arquitecto, hace construir una fortaleza en Hvar. Marin Držić (1520-1567), nacido en Dubrovnik, cursa estudios superiores en Sienna. Se le considera uno de los más grandes escritores croatas de todos los tiempos. Escribe en croata. En sus inicios, escribe poemas pastorales y comedias basadas en la vida local. Se inspira en el escritor latino "Plauto" para escribir sus comedias -bundo (tío) Maroje-, -Skup- (avaro), - Arkuline-, y más tarde le sirven de inspiración Shakespeare y Molière. Sus piezas aún son vistas y apreciadas con el mismo placer que en el siglo XVI. Pedro Zoranić, nace en Zadar en 1508, de origen noble, escribe en croata. Su obra "Las montañas" será la primera novela escrita en lengua croata. B. Krnarutić, nacido en Zadar en 1520, es el autor del primer gran poema a la gloria de Nicolás Zrinski de Siguet.

 

Otros escritores:

 

Juraj Baraković, nacido en Zadar; Dinko Ranjina, nacido en Dubrovnik en 1536; Dominiko Zlatarić, nacido en Dubrovnik en 1558; Bartol Kačić, nace en la isla de Pag, jesuita, viaja mucho y escribe la primera gramática croata, con el dialecto de Bosnia, para los jesuitas y que se publica en Roma en 1604. Ivan Gundulić, nacido en Dubrovnik, hijo de una familia noble; hace el liceo con los jesuitas. Es el más grande poeta épico de Croacia. El canta la libertad contra el yugo Otomano. Sus principales obras: Osman, Dubravka, inspirándose en Tasso, el gran poeta italiano contemporáneo suyo. Pavao Ritter Vitezović, nacido en Senj en 1652, perteneciente a una familia militar alemana. Estudia con los jesuitas en Zagreb, viaja por Europa y en Viena escribe la historia de Croacia para el emperador y el gran diccionario croata-latino y latino-croata. En 1695, edita un almanaque para el gran público con recomendaciones y consejos para la vida familiar, algunos poemas y pequeñas historias. Juraj Križanić, nacido en 1618. Estudia con los jesuitas en Zagreb, continúa sus estudios en Boloña y Roma. Jesuita, se dedica a buscar y comprender las razones del cisma del año 1054. Viaja a Moscú, en donde será enviado a Siberia castigado con un exilio que durará quince años. Regresa a Croacia, y con sesenta años de edad, ingresa al ejército de Juan Sobietky. Muere en una batalla contra los Turcos en 1683. Es considerado el primer paneslavista, ya que predicaba la unión de todos los Eslavos, desde el Adriático hasta el mar Báltico. Rudjer Bošković, nacido en Dubrovnik (1711-1787), hace investigaciones en astronomía, óptica, física, matemáticas y filosofia. Nietzche compara su obra a la altura de Copérnico. En París, será el director de óptica para la marina. Laplace y Dalambert, celosos, criticarán sus investigaciones. En el plano filosófico, es un adversario de Descartes. Sus obras filosóficas han sido publicadas en Londres, hace solo unos años. Bošković es un ejemplo ilustre de la apertura de los croatas hacia Europa y del interés de sus estudiosos por las ciencias.

 

Escuelas y liceos

 

Hasta el siglo XVIII, la educación en Croacia era obra de las ordenes religiosas, pero con la creación de escuelas primarias y liceos, a partir del reinado de María Teresa, a mitad del siglo XVIII, en la Dalmacia Iliria bajo Napoleón, la mayoría de los niños en los pueblos y ciudades serán escolarizados de una manera o de otra. La juventud croata, una vez terminado su ciclo de estudios en el liceo, partían hacia otros países europeos para perfeccionar sus estudios, ya sea en Buda, Trnava en Eslovaquia o Viena, pero también en Italia (Siena, Padua, Roma, Pisa), y en París u Oxford en Inglaterra.

 

Croacia y las Artes

 

La influencia del Renacimiento permitirá la construcción de numerosos castillos, mansiones particulares y edificios públicos. La pintura tiene también un intenso y fuerte desarrollo ayudado por los contactos de artistas croatas e italianos. Varios son los pintores italianos que viven en Croacia, y también pintores croatas que trabajan en distintas ciudades italianas. Los tres pintores más conocidos en toda Europa son: Juraj Ćulinović (Giorgio Schiavone), Andrija Medulić (A. Meldola) y Julijo Klović (Julio Clovio).

 

Arquitectura

 

Respecto a la arquitectura, ésta también había tenido un importante desarrollo bajo la influencia del Renacimiento, pero que es detenida por la invasión otomana. Ante la situación que vive Croacia, la arquitectura será utilizada sobre todo para reforzar la defensa de las ciudades y la construcción de nuevas fortalezas. En Zagreb por ejemplo, se levanta un muro alrededor de su catedral que sirva como defensa, así también la construcción de la nueva ciudad de Karlovac y su arquitectura militar. Pero una vez el peligro turco ya alejado, un nuevo impulso a la arquitectura croata llegará con los jesuitas y el estilo barroco el cual ejercerá una importante influencia en el medio cultural croata. En las numerosas construcciones en el estilo barroco podemos citar: -la iglesia Santa Catalina de Zagreb (1620), construida según el modelo de la iglesia de los jesuitas en Roma. -la iglesia de San Guido en Rijeka, que tiene un lugar excepcional entre los monumentos existentes en Croacia: es un amplio edificio circular de los inicios del barroco y la primera construcción monumental de este tipo después de la rotonda pre-romana de San Donato en Zadar. Notable es también la creación en 1614 en la isla de Hvar de uno de los primeros teatros europeos, y el cual existe aún en el presente.

 

El siglo XIX y la cultura

 

Con la desaparición de la amenaza turca a fines del siglo XVIII, la vida cultural se desplaza desde la Croacia del Sur (Dalmacia) hacia el norte de Croacia y a Zagreb. A las ordenes religiosas les sucede una pléyade de escritores, profesores, artistas, con el renacimiento croata a partir de los años 1830. Este renacimiento croata es impulsado también por una serie de obispos católicos croatas, que entre otros podemos citar a

 

J. Vrhoveć (1787-1827), obispo de Zagreb, gran conocedor de los enciclopedistas franceses, crea una imprenta para la difusión de libros a nivel popular y pide al clérigo desde 1813, de conservar y recolectar todo aquello que haga parte de la herencia croata. Su sucesor, el obispo J. Haulik, continuará su obra. J. Dobrila (1812-1882). Obispo de Pula y de Trieste, gran defensor de la lengua croata y de los derechos políticos de los croatas que viven en Istria. Abre escuelas y otorga ayudas de estudio a los más desfavorecidos, edita varios periódicos populares en Istria. J. Antunović, obispo de Subotica en Voivodina, hace editar numerosos periódicos y la apertura de bibliotecas populares. En Bosnia, los Franciscanos continúan creando escuelas, periódicos y bibliotecas. Con la paz nuevamente en tierras croatas, los jóvenes que terminan el liceo, nuevamente recorren Europa ingresando a sus mejores universidades; Croacia, en algunas docenas de años, ha sido capaz de reatrapar el nivel europeo en literatura, pintura, música y escultura, en arquitectura como en arqueología, etc.

 

 

________________

 

Gaspar Glavic: Mis lecturas sobre los 2000 años de la historia de Croacia

Studia Croatica - electronic edition

____________________________________________________________