EL SISTEMA FEUDAL

 

Los signos precursores de una transformación de la sociedad croata, se hacen sentir aún antes del fin de las dinastías nacionales croatas. Cambios que se producían especialmente en la estructura de la sociedad croata. Ya hemos visto como bajo el primer rey croato-húngaro, Coloman, de la dinastía de los Arpad, éste otorga a las ciudades dálmatas en el 1107, privilegios de los cuales no gozaba ninguna otra ciudad en Europa.

 

Es sobre todo durante el reinado de Bela 11(1172-1196), quien es el octavo rey común croato-húngaro, que se producen cambios serios en el sistema social y económico; como consecuencia de la política del soberano y de las influencias de Occidente aportadas por los cortesanos e inmigrantes franceses que formaban el círculo de allegados y amigos de la reina Margarita, la esposa del rey Bela.

 

Ella a su vez es la hermana del rey francés Felipe Augusto 11(1180-1223), y que se hace rodear de cortesanos franceses. La primera perjudicada por la introducción del sistema feudal en Croacia, es la organización tribal y como consecuencia lógica, toda la sociedad croata. Es el rey quien comienza a recompensar a sus vasallos, otorgándoles tierras y dominios sobre todo después de la guerra en contra de Venecia (1181) por la ciudad de Zadar y las islas: Krk, Pag, Creš y Losinj, tierras que ya pertenecían a organizaciones comunitarias croatas.

 

Los miembros elegidos al Sabor o de los sabor provinciales son reemplazados progresivamente por los representantes de ciudades y de señores cuyos dominios se han agrandado por las donaciones de los reyes (feudos) con derecho a herencia y distribución de títulos de nobleza, como en Europa occidental, pero beneficios que llegaban a alcanzar también a los señores húngaros o alemanes en Croacia. Poco a poco el poder de las tribus croatas se va diluyendo en beneficio del poder real el que se va convirtiendo en el dueño de la tierra, hasta entonces dominio absoluto de las tribus. Esta evolución feudal trae como consecuencias:

 

- pérdida de la libertad para los campesinos, los cuales se transforman en siervos;

 

- nacimiento de nuevas y grandes familias croatas las que jugarán un rol importante en la historia de Croacia;

 

- debilitamiento de Croacia sobre todo por la rivalidad surgida entre estos nuevos poderosos, muchas veces rivalidad provocada por los reyes para poder dividir y así reinar;

 

- a consecuencia de todo esto, un evidente debilitamiento del poder central, representado por el rey. Los señores tenían el derecho de poseer su propio ejército, lo que permitió a ciertos de ellos de tener una gran influencia en el rol del Estado, lo que redundaba aún más en el debilitamiento del poder real, sobre todo después de la invasión mongol en el año 1242.

 

Los señores húngaros y croatas obligarán al rey Andrés el Veneciano a firmar un documento llamado Bula de Oro, en 1222, en el cual se limitaba seriamente el poder del rey, tal como la Magna carta Libertatis del 1215 en Inglaterra, la cual otorgaba el derecho a los señores de rebelarse contra el rey si éste no respetaba dicha carta. También los Habsburgo en el 1526 se comprometen a respetar la Bula de oro. Así es como la autoridad real se debilita de más en más y el sistema feudal se va estableciendo en todas las regiones croatas: Dalmacia, Croacia, Eslavonia y Bosnia-Hercegovina.

 

En todos los países croatas, los derechos reales pasan a los señores feudales. Dos familias feudales, sobre todo, son muy fuertes en el reino croata: en Eslavonia los Babonić y en Croacia los Bribir. También podemos citar a: Francopani, de la isla de Krk y Vinodol, cerca de Rijeka, muy conocidos en el siglo XVI y XVII, en la lucha contra los Turcos; Svačić o Gušić, al sur de Zagreb, de los cuales desciende el último rey croata; Kotromanić en Bosnia, quienes darán a Tvrtko I rey de Bosnia en el siglo XIV; Šubić (1274-1312), con sus propiedades, donadas por Andrés el Veneciano y Carlos II de Anjou, siendo también Ban de Croacia, logrará unir prácticamente toda Croacia del Sur desde Istria hasta el Drina con Bosnia. Será él quien llevará la dinastía de Anjou de Nápoles al trono del reino húngaro-croata. Los Anjou llegan al trono de Hungría-Croacia en parte gracias al apoyo dado por los Croatas, pero principalmente por Pavao Šubič.

 

El rey Carlos I (1301-1342) y su hijo Ludovico I (1342-1382) intentaron reforzar el poder real introduciendo sistemas de centralización en la gestión administrativa del reino, disminuyendo el poder de los señores.

 

Para este fin, convocarán frecuentemente los Sabor en Croacia. Este esfuerzo para restaurar el poder real es continuado por la reina María (1382-1395), hija de Ludovico I, y su esposo Segismundo de Luxemburgo (1387-1437), hijo de Carlos I, rey de Bohemia. Para Segismundo de Luxemburgo ése no era su único problema a resolver, ya que también su poder está siendo cuestionado en Bohemia.

 

El historiador Pero Digovíć, en "Dalmacia y los problemas del Adriático" (Lausana 1944): dice los siguiente: "Ladislao de Nápoles era un aventurero, el hombre que convenía mejor a los cínicos cálculos de Venecia. Estaba siempre corto de dinero y no retrocedía ante nada para obtenerlo, y es así que ayudado en su planes por la nobleza croata y húngara, es coronado como rey y una de sus primeras medidas que toma, es vender Dalmacia a Venecia, con quienes después de un tiempo de regateo, llega al acuerdo de entregar Dalmacia por 100.000 ducados'

 

No era la primera vez que Venecia había intentado adquirir la Croacia dálmata a precio de plata. Lo intentaba cada vez que la fortuna de la guerra le era desfavorable. En tres siglos, del año 1115 hasta 1420, Venecia y Bizancio llevan 21 guerras de agresión a las costas dálmatas para apoderarse de sus ciudades. Veintiuna guerras con suerte diferente en muchas, en que si bien Venecia lograba momentáneamente apoderarse de algunas ciudades, no pasaba mucho tiempo y sus habitantes expulsaban a los invasores. Dalmacia combatió siempre con un coraje y una resolución notable, evidenciando su amor a la libertad y a su sentimiento nacional croata.

 

 

Cruzadas (nada de santas) a "Tierra Santa"

 

Quizás la agresión veneciana a Dalmacia la más cruel e indigna, fue el asalto que organizó en ocasión de una de las cruzadas para liberar los Santos Sepulcros. Venecia transportaba las tropas de cruzados franceses en sus barcos, los cuales no tenfan dinero para cancelarles los gastos del transporte. El poder en Venecia estaba en ese entonces en manos de un viejo dogo medio ciego llamado Enrico Dandolo, astuto y enérgico, hombre de Estado sin escrúpulos, comerciante en el peor sentido de la palabra, que veía todo bajo el aspecto del beneficio. El, aún no se consolaba de haberse retirado derrotado en la expedición contra Zadar en el año 1193.

 

Dandolo hace un trato con los cruzados franceses: el precio del transporte de las tropas se pagará con el asalto a sangre y fuego de Zadar. La expedición que fue conducida por el viejo Dandolo en persona, fue la más atroz que Zadar había conocido. Todo fue destruido y mbado; nada quedó en pie, ni una casa, ni siquiera los muros de la ciudad, salvo las Iglesias, las que de todos modos fueron saqueadas y desprovistas de todo. Cientos de habitantes serán muertos en una increíble carnicería. En numerosas casas los moradores levantarán crucifijos para pedir clemencia, pero ni eso detendrá al dogo veneciano y a los "liberadores de los Santos Sepulcros". Dandolo ordena continuar la masacre. Thomas «El Archidiácono», cronista de Split del siglo XIII habla en su "Historia Salonitana" de esta expedición e intenta explicar las causas, exponiendo el odio mutuo de los zadarinos y venecianos, acusa a Venecia de una conducta criminal ya que ella utilizó a los "guerreros de Cristo" para vengarse de una ciudad cristiana.

 

Los dogos de Venecia fueron excomulgados por el Papa, quien tomó sanciones también en contra de los cruzados. Ken lugar de liberar la Tierra Santa, ustedes han hecho correr la sangre de vuestros hermanos. Habéis pagado la deuda del transporte en Tierra Santa, asaltando y robando a cristianos. Ante vuestros ojos, las Venecianos han aplastado los muros de la ciudad, robado sus casas y sus iglesias y han compartido con ustedes el fruto del pillaje». El conflicto entre el Papa y Venecia durará largo tiempo. En sus cartas al dogo veneciano, el Papa le habla de "el crimen de Zadar'

 

 

________________

 

Gaspar Glavic: Mis lecturas sobre los 2000 años de la historia de Croacia

Studia Croatica - electronic edition -

________________________________________________________________