GANADERÍA

 

 

Croacia (tierras croatas)

Yugoslavia

 

en miles, 1970

Vacunos

1.953

5.029

Cerdos

1.715

5.544

Ovejas

2.954

8.974

Caballos

488

1.076

Aves

15.388

40.854

 

MECANIZACIÓN Y FERTILIZACIÓN

El adelanto de la agricultura se mide de acuerdo con la proporción entre el número de tractores y la fertilización, por un lado, y la superficie cultivable, por el otro. Yugoslavia se halla en el sexto lugar en cuanto a la superficie agraria cultivable y en cuanto al número de tractores, en el vigésimo primero, o sea, en el penúltimo. El consumo de los fertilizantes de oxígeno es algo superior al de Dinamarca donde la superficie agraria es tres veces mayor. Bulgaria y Hungría con superficies menores gastan más fertilizantes oxigenados que Yugoslavia. Lo mismo ocurre con los fertilizantes de callo y de fosfato.

Tomado de Production Yearbook 1969, volumen 23, FAO, Rome 1970, reproducimos una ilustración abreviada de la situación:

 

La superficie agraria cultivable por países en 1000 de ha

 

1

España

20.482 ha con

204

mil tractores en el 7mo lugar

2

Francia

19.816 ha con

1.106

mil tractores en el 2do. lugar

3

Polonia

15.494 ha con

168

mil tractores en el 10º. lugar

4

Italia

15.195 ha con

594

mil tractores en el 3er. lugar

5

Rumania

10.560 ha con

96

mil tractores en el 14º. lugar

6

Yugoslavia

8.246 ha con

44

mil tractores en el 21 lugar

7

Alem.Occ.

8.179 ha con

1.293

mil tractores en el 1er. lugar

 

Después de Yugoslavia viene únicamente Portugal con 18.000 tractores.

PRODUCCIÓN AGROPECUARIA

En las tierras croatas la producción de trigo y de maíz ocupan el primer lugar. Luego siguen el centeno y la cebada. La renta de las siembras por hectárea está muy por debajo de la de los países centroeuropeos y occidentales en general. La renta yugoslava por hectárea es de 24 mtc de trigo, mientras que en los países mencionados alcanza a 40/50 mtc. Algo semejante pasa con el maíz. Así Francia supera a Yugoslavia, es decir, también a las tierras croatas más o menos por un 40-50% la ha a pesar de darse las mismas condiciones para el cultivo de cereales.

La remolacha representa también un importante renglón en la agricultura de Croacia, país que presenta todas las condiciones para desarrollar hasta el máximo este sector de la agricultura y colocarse al nivel de los países más adelantados. En el momento actual la producción total yugoslava está rezagada en este renglón en un 20% y hasta un 25%.

La producción de tabaco —también un rubro de importancia económica— cubre las necesidades domésticas y queda un excedente para la exportación. El centro de su cultivo se halla en Herzegovina y en la Croacia del litoral. Junto con la vitivinicultura, frutas y legumbres constituye el principal producto en aquella parte de Croacia.

La producción de papas ocupa uno de los puestos privilegiados, pero Yugoslavia en su totalidad queda atrás de los países adelantados. Así, por ejemplo, Francia producía en 1969 213 mt2 por hectárea y Yugoslavia sólo 83 m2. La superan Grecia, Italia, España y Portugal. En Holanda la producción alcanza a 344 m2 por ha, en Alemania 291 m2, pero Croacia debe soportar la suerte de Yugoslavia en general.

El girasol ocupa un lugar muy importante entre las oleaginosas. Tomando en consideración el crecido interés por el aceite de girasol, las perspectivas para su cultivo son grandes, especialmente en la cuenca panónica, favorecidas por el clima, la mecanización del trabajo, etcétera.

 

Tabla general de dichos productos en Croacia

 

Croacia (Rep. de Croacia y Rep. de Bosnia-Herzegovina)

Yugoslavia

Trigo

 

 

Ha sembradas

629.302

2.019.196

rendimiento por ha

24,5 m2

24,2

Maíz

 

 

has sembradas

864.424

2.398.018

rendimiento por ha

28,4 mt2

32,6

Remolacha

 

 

has sembradas

23.462

95.340

rendimiento por ha

399 mt2

381 m2

Tabaco

has sembradas

11.049

218.829

rendimiento por ha

11 m2

8,7

Girasol

Ha sembradas

162.994

330.117

 

82,4

93,9([1])

 

Gran parte de la superficie agraria la constituyen los prados. Una política acertada al respecto aseguraría para la ganadería de Croacia forrajes de primera clase, lo que abriría a su vez a los productos agrarios, especialmente carnes, muy buenas perspectivas para el mercado europeo. Por eso, el problema de agua y del riego, especialmente en la región marítima, es de suma importancia en este sentido.

La producción de ciruelas y de guindas también reviste destacada importancia para la agricultura croata. La šljivovica (aguardiente de ciruelas) y el maraschino son dos artículos de exportación de Croacia bien conocidos.

La vitivinicultura es la espina dorsal de la agricultura en la región adriática. La tabla que a continuación reproducimos nos informa acerca del estado actual de esta explotación:

 

Frutas y vino, 1969

 

Croacia

(en miles de frutales)

Yugoslavia

(en miles de frutales)

Ciruelas

18.431

70.138

Manzanas

3.792

15.954

Guindas

538

3.759

Olivos

4.023

4.581

Producción en vagones

Ciruelas

34.343 vagones

129.206 v.

Manzanas

12.110 vagones

48.285 v.

Guindas

1.150 vagones

3.648 vagones

Aceitunas

637 206 vagones

712 206 v.

Viñedos en miles de hectáreas

Cosecha de vino en hectolitros

25.781

70.596

Cosecha por hectárea

28 hectl.

27,6 hectl.

Los vacunos en las tierras croatas representan el renglón esencial para la exportación. Junto con los porcinos arrojaba ya grandes excedentes para la exportación en la Yugoslavia monárquica. En este renglón también el campesino croata y la producción campesina comparten la suerte de la Yugoslavia atrasada. El promedio de la producción de leche en Yugoslavia por vaca es de 1.200 kg y en Croacia de 1.230. Algunos países europeos llegan ya a 3.600 y más (Suiza) y su próximo objetivo es de 5.000 kgs. Croacia tiene todas las condiciones para seguirles al mismo ritmo.

La cría de ovejas está orientada, en principio, para el consumo interno. La cría de porcinos también para la exportación. Con una mejoría en las condiciones y en la calidad, las perspectivas serían excelentes.

La exportación de huevos es también un interesante renglón en la agricultura croata. El promedio yugoslavo anual por gallina es de 90 huevos y en Croacia de 115. El atraso de Yugoslavia con respecto a los países adelantados es evidente, pues en éstos el aporte de 150 huevos por gallina no se considera rentable. El pescado, especialmente en las orillas adriáticas de Croacia, es un renglón también muy importante.

Lo siguiente es un cuadro completo en la economía croata de los rubros arriba citados:

 

Leche, lana, carne y pescado en millones de litros, toneladas y unidades, 1969

 

 

Croacia (tierras croatas)

Yugoslavia

Leche

1.114

2.736

por vaca

1.320([2])

1.203

Lana sin lavar en toneladas

3.751

 

Huevos en millones de unidades

874

2.746

Carne y pescado en miles de toneladas

Carne vacuna

86

258

Carne de cerdo

94

287

Carne ovina

18

51

Carne de aves

45

120

Carne de pescado

34

44

 

En la producción de leche por vaca, Holanda está en el primer puesto con 4.250 kg anuales y Yugoslavia en el penúltimo, delante de Grecia con 1.233 kg (Production Yearbook 1969, volumen 23, FAO, Rome 1970).

CAPACIDAD DE LA ECONOMÍA AGROPECUARIA PARA LA EXPORTACIÓN

El ramo agropecuario de la economía de Croacia pudo exportar en primer término ganado y porcinos, como también carne y los productos de la carne de este tipo de ganado. Existen elevados sobrantes para exportar granos. También vino, tabaco, pescado y aves. Como especialidades, ya se ha dicho, figuran la šljivovica, aguardiente de ciruelas y el marasquino.

El estado general agropecuario de Croacia no está a la altura de las posibilidades técnicas científicas actuales. El régimen comunista, instalado en Belgrado en 1945, que impuso su poder político también en el territorio croata, tomó una actitud hostil para con los campesinos en general y respecto de los campesinos croatas en particular. Para los comunistas, los campesinos, por su apego a la tierra, a la libertad y la propiedad privada, son elementos reaccionarios. Por eso recurren a todos los medios posibles para liquidarlos. Esta política pasó ya por varias fases y modalidades: desde la total colectivización, a través del reconocimiento de la propiedad privada de diez hectáreas, hasta diferentes medidas recientes de estímulo en el período de la crisis alimenticia, cuando Tito declaró el 31 de octubre de 1970 ante un grupo de productores directos que no había lugar para el miedo en el sentido de que podría "olvidarse la cuestión de los productores individuales". A pesar de estas promesas y medidas a medias, la colectivización quedó como objetivo. En tal sentido el campesino está obligado a colaborar con las empresas colectivizadas, privilegiadas con créditos, mecanización y personal especializado, pero que, a pesar de todo, pasan por una grave crisis. Teniendo presente el conflicto croata-serbio, la serbia Belgrado impone una política especialmente negativa con respecto a los campesinos croatas, obligándolos a la emigración masiva al extranjero, de donde regresa sólo un pequeño número.

El deterioro del conjunto agropecuario de Yugoslavia en su totalidad, gracias a la mala política de Belgrado, es visible en la tabla de la página siguiente que nos presenta el desarrollo de las exportaciones de Yugoslavia de 1939 a 1969, en renglones muy característicos.

De acuerdo con estos datos, en ese período de treinta años se elevó en 317 mil toneladas la exportación y en 609 mil la importación; lo que quiere decir que la diferencia entre una y otra a favor de la exportación fue de 251 mil toneladas en 1969, mientras que la misma diferencia en 1939 fue de 542 mil toneladas.

Es muy significativo el balance negativo en el comercio exterior de granos. Después de la última guerra Yugoslavia tuvo que importar los granos de pan a pesar de ser un país típicamente productor de cereales.

Exportaciones 1939 en miles de toneladas

Animales vivos

63

94

Carne y productos de carne

24

112

Productos lácteos y huevos

17

13

Pescado y sus productos

3

12

Granos y sus derivados

310

322

Frutas y verduras

131

172

Forrajes

46

141

Otros rubros alimenticios

8

53

Totales

602

919

Bebidas y tabaco

 

 

Bebidas

10

84

Tabaco

3

14

Totales

13

98

Importación

Granos y sus productos

20

185

Frutas y verduras

25

157

Café, cacao y condimentos

9

52

Otros artículos alimenticios

5

274

Totales

59

668

La política no puede satisfacer y garantizar el abastecimiento del mercado interno con elementos básicos veinticinco años después de la guerra. La estructura del comercio exterior con elementos agropecuarios es inestable e insana.

Para poner fin al constante empeoramiento de la economía agropecuaria croata a causa de la falta de la mano de obra necesaria y del interés por el trabajo en el campo, el agricultor y el pueblo necesitan recuperar su libertad personal y nacional. En la libertad y el amor por el suelo propio, en colaboración con sus autoridades nacionales que no los perseguirían sino que los ayudarían con perfecta comprensión, los campesinos croatas y su economía habrían de progresar y colocarse en condiciones de hacer aportes considerables al mercado mundial y al bienestar de Europa. La política explotadora comunista y de ocupación en Croacia paralizan la iniciativa privada y la libertad nacional, sumiendo a la economía en atraso y penuria.

METALES E INDUSTRIA

La industria del hierro ocupa un puesto de importancia en Croacia. Los primeros hornos para fisión de las liguras de hierro fueron construidos en 1858 en Vranovina y en 1878 en Beslinac. Las dos producían unas 25 toneladas diarias de hierro gris y blanco crudo. En 1938-39 fue instalado en Caprag, cerca de Sisak, un alto horno con una capacidad de 70 toneladas de hierro diarias. Actualmente existe un complejo industrial de hierro y acero compuesto por dos hornos nuevos con capacidad cada uno de 60 toneladas diarias de hierro crudo; dos hornos Siemens Martin cada uno de 55 toneladas de acero crudo y la fábrica de caños sin costura con capacidad para 60.000 anualmente. Las materias primas provienen mayormente de Bosnia y la fuerza motriz (electricidad y gas) de la R.S. de Croacia. Existe la posibilidad de aumentar fácilmente la producción de hierro y acero en un 25% y de caños sin costura en un 23% (Enciclopedia de Yugoslavia, Zagreb, 1967, página 237). Teniendo presente que el centro de la producción de hierro y acero de Yugoslavia está en Zenica y Vareš, dos localidades en la Bosnia croata, es fácil entonces imaginar el futuro económico y el efecto financiero de la industria del hierro en Croacia unificada y libre. La producción de bauxita en 1957 fue de 387.543 toneladas.

Junto con la de Bosnia y Herzegovina se convirtió en una fuente de gran importancia para la economía croata. En 1958 la industria de los no metales en Croacia dio estas cifras: Cemento, 1.070.858 toneladas; vidrio hueco, 10.040; cerámica para las construcciones, 4.617; cerámica para uso doméstico, 855; cerámica sanitaria, 649; asbestos, productos de cemento, 21.071; sal de mar, 13.449 y barit, 27.376. Las fábricas de cemento se hallan en los alrededores de Split, en Istria (Umag) y cerca de Zagreb (Podsused). La de Umag posee 120.000 t de capacidad anual y las de Podsused y Kaštel Sučurac, 300.000. La industria del vidrio cuenta con tres fábricas: Kristal, en Samobor, Boris Kidrič, fábrica de vidrio para laboratorios, en Pula y Ghetaldus, vidrios ópticos, en Zagreb. La primera produce unas 140 toneladas, de las cuales 100 son de vidrio hueco de calidad, 25 de vidrio opal y 15 de cristal, mientras que la Boris Kidrić produce un millón de pares de vidrios para anteojos.

Hay fábricas de asbesto cerca de Split y de bentonita en Futina, con las que se cubren las necesidades domésticas. La industria de los metales tiene varias fábricas como la Jugoturbina en Karlovac, con fuerza motriz de 10.000 HP, productora de turbinas a vapor y motores Diesel; luego está la Vulkan, fábrica de elevadores especialmente para las construcciones navales; la fábrica Djuro Djaković en Slavonski Brod, con una capacidad de producción de 18.000 t entre locomotoras, vagones y otras construcciones de acero. Hay una fábrica de tanques de vapor de 700 t; una fábrica de electrodos de 2500 t, una fábrica de motores de nafta de 1500 motores de 5-9 HP, una fábrica de máquinas calculadoras con una productividad de 2.800 unidades anuales.

También hay fábricas de reelaboración metálica como la Fábrica del Embalaje en Rijeka, con 1400 t de capacidad de embalaje blanco para pescado, y la Fábrica de Instrumentos Medicinales de Zagreb. Las fábricas principales de la electroindustria son Rade Končar, en Zagreb, con una capacidad de producción de 8.600 t de aparatos eléctricos y transformadores; Elka, también en Zagreb, producía en 1958 cables y similares por un total de 3.900 t; Munja, 2.200 t de acumuladores; Nikola Tesla, fábrica de centrales telefónicas, abastecía de 27.000 conexiones e instalaciones, mientras su capacidad para producir radio y telecomunicaciones alcanzaba a 35.000 unidades.

La industria química está en pleno desarrollo. Pliva, fábrica de elementos farmacéuticos, es la más grande en Yugoslavia y tiene el rango de una empresa europea moderna. Como sus ramas colaterales, se han organizado laboratorios de carácter científico y de investigación. En 1958 producía 75 t de sulfamidas, 59 de barbitúricos y 50 de vitaminas C, entre otros .múltiples elementos. Existe también allí una fábrica de elementos para la protección de vegetales con una capacidad de 250 t de herbicidas. En colaboración con otras empresas produce asimismo pinturas orgánicas, aislantes para techos, pinturas en general y varios papeles para embalaje, materiales escolares para dibujos, etcétera. La producción de antibióticos es de gran importancia. Neva, fábrica de cosméticos, ocupa un lugar privilegiado: cremas, odorantes y desodorantes, aguas de colonia, pastas dentífricas, etcétera, las produce en grandes cantidades. Fotokimika, en Zagreb, tiene capacidad para producir 1.250.000 m2 de películas y otros elementos del ramo. En Umag, Istria, hay una fábrica de colores subsintéticos —Submarinkolor— que trabaja a base a yodo y cuya producción es de 2 t. Jugoplastika, de Split, se dedica a la reelaboración de masas plásticas y su capacidad es de 900 t.

La industria de materiales de construcción ocupó en 1958 a 13.000 obreros. La producción de ladrillos, tejas comunes y de paredes finas y huecas es muy elevada. Hay arcilla en abundancia en la Croacia septentrional en toda una línea de localidades desde Zagreb, Bedenkovčina, Karlovac hasta Vinkovci. Antes de la guerra se producían 140.000 ladrillos. Actualmente hay más de 60 empresas de este tipo y una sola en Zagreb produce anualmente 40 millones de unidades.

La industria de la piedra tenía hasta la Primera Guerra Mundial el carácter más bien de artesanía, pero después tomó vuelo industrial al instalarse con la mecanización necesaria y al preparar bloques enteros tanto para las necesidades internas como para la exportación. Actualmente existen las siguientes fábricas: Industria de piedra del Adriático, en Split; Industria de la piedra de construcción y de adorno, en Zagreb, y Minas de Istria, en Pula. En el mercado extranjero son conocidas las piedras de adorno de Croacia "Verde Jadran", la "perla Diocleciana" y el "Rosalit" de las que en 1.958 se exportaron 7.200 toneladas por un valor de 63 millones de dinares.

La industria de la cal en la R.S. de Croacia —sin Bosnia-Herzegovina— tiene dos fábricas. Una en Ozalj con capacidad para 25.000 t anuales y la otra en Kutina con 20.000

Hay fábricas que producen cal directamente para sus necesidades, como la fábrica de carbido en Dugi Rat; pero las hay también que lo producen indirectamente como elemento secundario en el proceso tecnológico propio. En síntesis, la industria de estos materiales daba el siguiente cuadro: Ladrillos, 281.211.000 unidades; tejas, 62.274.000 unidades; cal, 96.009.000 toneladas; piedra, 5.083 m3 de bloques; mármol, 62.617 de tablas y 1.023.020 m3 de otros varios tipos de ladrillos, etcétera.

Las fábricas Beton Proizvod, de Zagreb; Samoborka en Samobor; Jadranka en Split e Izolit en Zagreb producen 600.000 m3 de tablas y bloques de cemento y durmientes para ferrocarriles. En la fábrica mencionada en último lugar se produce también betoncel, una especie de betón espumante para casas desmontables. Katran, en Zagreb, produce varias especies de aislantes e impermeables para techos que alcanzaban en 1958 a unas 18.000 toneladas, suficiente para las necesidades del mercado interno.

En 1958, de 14 empresas de construcción de la R.S. de Croacia, dos de ellas tenían entradas anuales brutas de más de 2.000 millones de dinares y diez de 1.000 hasta 2.000 millones, etcétera. Las firmas especializadas ejecutan obras de importancia en el exterior: Siria, Eritrea, Libia, Paquistán, incluso Alemania y la Rusia Soviética. Se dedican a la edificación de puentes, hoteles, hospitales y perforación de suelos para la búsqueda de petróleo y agua.

La industria maderera es un rubro de extraordinaria importancia a pesar de que sus instalaciones y máquinas son antiguas y obsoletas. En 1953 trabajaban en ella 20.856 obreros y empleados y el porcentaje de las exportaciones de Yugoslavia, en lo que hace a Croacia, era en este rubro del 32% Los bosques de la R.S. de Croacia ocupan el 43% del total de su superficie, pero el régimen comunista los ha nacionalizado. Los bosques de Bosnia-Herzegovina constituyen la columna vertebral de la enorme riqueza forestal de Yugoslavia. Unidos con los de Croacia y mediante la industria de la madera en esta última, aumentaría sensiblemente su potencial económico. Las reservas de bosques en la R.S. de Croacia se calculan en 184,5 millones de m3. Después de la última guerra se talaban anualmente unos 6.700.000 m3, ritmo que supera el crecimiento natural de los bosques, lo que obliga a disminuir dicha producción. Con el caudal de Bosnia-Herzegovina no solo se podría evitar dicha disminución, sino que el global croata podría elevar tanto el crecimiento de bosques como también el volumen de la ya de por sí adelantada industria de la madera, equilibrando racionalmente el crecimiento y las necesidades de la misma.

Croacia tiene dos fábricas de papel: una en Rijeka y otra en Zagreb. La primera produce 7.500 t de papel fino y de celulosa. La segunda, fundada en 1895 y modernizada en 1936, tiene una producción anual de 12.000 t a pesar de que su plantel ya es anticuado. Zagreb consume casi el 90% de esta producción.

La industria textil croata era la más desarrollada de todas las industrias en Croacia en la época austro-húngara. La industria textil de Čakovec fue fundada en 1871; la industria del algodón de Duga Resa, en 1884; la industria de la lana en Osijek, en 1901. Después de la última guerra el régimen comunista ha nacionalizado y unido a varias de ellas en fábricas de mayor capacidad. En 1958, 39.200 obreros estaban ocupados en este ramo de la actividad económica. En las fábricas de Osijek, Karlovac, y Zadar se producen hilados finos, mientras que en Rijeka se hacen hilados gruesos para sogas. En Varaždin y Krapina hay dos nuevas fábricas de hilados en lana cardada y peinada. La producción total ofrecía estas cifras en 1958: hilado de lino, 85 toneladas; cáñamo, 2.062; algodón, 20.536, lana, 4.698.

La producción de tejidos no aumentó mucho después de la última guerra. En 1958 se producían estas cantidades: lino y semilino, 674.000 m2; cáñamo, 3.734.000 m2; algodón con hilos de celulosa, 54.642.000 y lana y semilana, 11.252.000. En el mismo año se exportaron de la R.S. de Croacia 8 millones de m2 de textiles de algodón con hilos de celulosa. Hay también fábricas de rayón en Varaždin, Osijek y Zagreb, cada una con equipos propios para la elaboración química tanto del hilado como de los tejidos. Telares y confecciones son de especial importancia. Trece empresas se dedican a la confección de lencería para hombre, y quince a la confección de la ropa interior, incluidos tejidos de lana cardada para sacos y trajes. Para la ropa liviana de mujer existe una sola fábrica en Zagreb. En 1958 la producción de la industria de las confecciones ofrecía el siguiente cuadro: Lencería, 7.594.000 m2 y vestidos, 7.287.000. La participación de esta industria croata en el total de Yugoslavia era del 30,6% en lencería y del 61,4% en vestidos.

La industria del cuero y el calzado representa el 41,79% del total yugoslavo. Actualmente los centros de esta industria son Zagreb, Karlovac y Borovo. Esta industria empleaba a 2.200 obreros para el cuero y 8.500 para el calzado. La producción en 1958 fue la siguiente: cuero para suela, 3.265 t; cuero para cubierta, 916; cuero técnico, 76; cuero desmenuzado, 188.000; cueros de cerdo, 190.000 y calzado de cuero, 4.599.000 pares. La modernización de esta industria podría elevar su producción a 6.500.000 pares de calzado de cuero dentro de breve lapso, con nuevos equipos que la perfeccionarían tanto en la calidad como en la cantidad.

La industria de la goma, por su parte, está muy desarrollada y complementa a la del cuero y el calzado. Es de reciente fecha: la de Bata, en Borovo, arrancó en 1931 y la de Kaštel, en Zagreb, funciona desde 1936 en Stenjevac. La de Borovo, renovada con nuevas maquinarias, producía anualmente 4.600 toneladas de neumáticos para automóviles y 7,2 millones de calzados de goma. La de Stenjevac, 880 toneladas de mercadería de higiene y sanitaria en general. Del total de la producción de la mercadería de goma, correspondió en 1958 a la R.S. de Croacia el 48,9% con 10.968 toneladas contra 22.436 del total de Yugoslavia. En cuanto al calzado de goma, Croacia produce el 59% del total yugoslavo; el 40% de la ropa técnica, el 45% de los neumáticos y el 100% de la ropa impermeable. Según su valor, representa el 60% del total de la producción de goma de Yugoslavia.

La industria de la alimentación se desarrolla a partir del siglo pasado y cuenta con todas las materias primas en el propio agro. Molinos, mataderos, reelaboración de carne, fábricas de cerveza, producción de bebidas alcohólicas, vinagre, etcétera, son algunas de sus muchas especialidades. Hasta 1938 las instalaciones industriales para la manufactura de alimentos representaban el 38% de todas las instalaciones industriales en la Croacia reducida territorialmente. La utilización del potencial instalado variaba en 1956 de un 40 a un 90%, de acuerdo con el rendimiento del agro. En 1956 la R.S. de Croacia participó con el 37,4% del total del valor de la industria de este ramo en Yugoslavia. La industria molinera posee unas 17 empresas mayores con una capacidad en 1955 de 571.550 toneladas. La industria pastelera cuenta con 13 empresas, la mayoría instaladas a lo largo de la costa adriática. La capacidad en 1939 era de 16.800 toneladas y en 1958 de 20.700 toneladas aproximadamente. La producción en 1939 alcanzaba a 7.000 toneladas y en 1955 a 15.700. El consumo anual por persona en Yugoslavia era de 1,9 kg y en Croacia de 3,9 kg. Se trata de modernizar las empresas y elevar la calidad de la producción.

La industria del azúcar tiene en la R.S. de Croacia 3 de las 8 fábricas que hay en Yugoslavia: en Osijek, desde 1905; en Belje, desde 1911 y en Županja desde 1947. Se calcula en 70.000 toneladas la producción de azúcar en Croacia. En 1958 Croacia producía 64.000 toneladas del total yugoslavo de 170.000, mientras que el consumo en Yugoslavia era de 13 kg por persona y en la R.S. de Croacia de 16,6.

Cabe mencionar también la industria del alcohol, cuya producción en 1959 se calculaba en unos 1.250 vagones.

La producción de vinagre de alcohol era en 1957 de 53.000 hl. Las fábricas están en Zagreb, Ivanić-grad y Petrijanec. Las fábricas de levadura de Sisak y Savski Marof producen por su parte 2.400 toneladas de este producto. El siguiente es el cuadro de las mercaderías más importantes en 1958: harina, 365.007 toneladas; pastas, 14.933; bizcochos, 7.698; reelaboración de frutas, 5.342; conservas de verduras, 1.952; azúcar, 64.555; bombones y productos de cacao, 12.281; substitutos de café, 5.949; aceite comestible, 13.863; aceite técnico, 1.919; margarina, 3.657; carne salada y desecada, 2.524; embutidos, 4.429; conservas de grasa, 5.735; grasa comestible, 4.897; conservas de pescado, 7.841; leche en polvo, 842; manteca, 972; quesos, 1.304; levadura, 2.357; vinagre, 47.000 hl; alcohol refinado, 11.502; bebidas alcohólicas destiladas, 231.045; cerveza, 7.561; alimentos concentrados para animales (forrajes), 7.561 t. (Enciclopedia de Yugoslavia, página 255).

Las fábricas de bebidas alcohólicas están en Zadar (el licor "marasca"), luego en Zagreb (Marijan Badel y Segestica en Sisak). La producción total en 1958 fue de unos 740 vagones. La industria vitivinícola produjo 18.600 vagones de vino aproximadamente entre 1947 y 1956. Las instalaciones industriales se hallan en Umag, Pazin, Benkovac, Dinis, Imotski, Starigrad y Smokvica. Nuevas instalaciones se levantan en Vrgorac, Potomnje, Pag, Lastovo y Split. La fábrica Frank de substitutos de café se halla en Zagreb y produce 10.000 t, abasteciéndose de materia prima en la zona. La industria de condimentos (Kraš, en Zagreb; Koestlin, en Bjelovar; Sloboda, en Osijek) había alcanzado en 1958, 7.000 t. La producción de chocolate en Kraš, Zagreb; Zvečevo, en Slavonska Požega; Maraska, en Zadar, y en la fábrica de azúcar y confites en Osijek alcanzaba a 3.500 toneladas. La industria de bombones era de 10.000 t. La industria del aceite (Čakovec, Varaždin, Podravska Slatina, Daruvar) y una fábrica en Dubrovnik elaboran 17.300 t anuales. La producción de aceite de oliva se realiza en pequeñas propiedades y en la forma tradicional, es decir, sin instalaciones especiales. En el período considerado se elaboraron 29.000 t de aceitunas, que produjeron 460 vagones de aceite. La industria de reelaboración de frutas y legumbres abarca tres empresas medianas y once más pequeñas. Las primeras son Kalnik, en Varaždin; Podravka, en Koprivnica, y Neretva en Opuzen. La capacidad de las mismas era en 1958 de 14.000 toneladas anuales. Esta industria está en proceso de modernización a fin de aumentar su producción. La industria de la reelaboración de la carne tiene su principal ubicación en Petrinja, Zagreb, Zaprešić y Vrbovac; luego en empresas más pequeñas en Krilev, Bjelovar, Beli Manastir. La producción de carne fresca alcanzó en 1958 a 62.000 t. La industria lechera proporcionaba en 1939, 594.500 t. Después de la guerra, muchas empresas que habían sido destruidas, se reabrieron y se fusionaron en empresas más grandes. Así tenemos en Osijek una fábrica de leche en polvo con 35.000 litros diarios; y otra en Županja, con 20.000; mientras que el consumo de leche fresca se obtiene en Zagreb con 120.000 litros y en Rijeka con 20.000 litros diarios, así como en Slavonska Požega, Virovitica, Beli Manastir y Staro Petrovo Selo. La producción de subproductos de la leche (manteca, leche en polvo, quesos, etcétera) aumentó de 1.064 t en 1939 a 3.800 en 1958.

La industria del pescado se incrementó de 10.315 t en el período que media entre las dos guerras a 18.175 t.

La producción del carbón en Croacia fue en 1958 de 2.478.000 toneladas. Los yacimientos principales se hallan en Istria, luego Lika y Dalmacia.

La extracción de gasolina y gas es de reciente fecha. Los yacimientos se hallan principalmente en las llanuras panónicas y pueden agruparse en varias zonas: río Mura, río Sava, río Drava y una zona intermedia entre las mencionadas. En 1959 los yacimientos petrolíferos de Croacia producían el 70% del total de Yugoslavia. Las refinerías de Sisak y Rijeka son de gran importancia tanto por el procesamiento del petróleo crudo propio como del importado. Una red de conductos distribuye el líquido por el interior del país y se conecta con Austria, Hungría y Rumania. La producción de gas en Croacia alcanzó en 1957 un total de 25.060.000 m3, mientras que la gasolina llegó a 364.786 toneladas. Las mencionadas destilerías de Sisak y Rijeka habían preparado para el consumo en 1948 782.182 toneladas, de las cuales 286.321 corresponden al crudo doméstico y el resto, 495.861, al crudo importado. Desde entonces aumentaron tanto la producción interna como también las importaciones, especialmente de Libia en la actualidad, pero carecemos de las informaciones respectivas.

Las fábricas de pescado se encuentran en Umag, Zadar, Prvić-Luka, Slano y Poreč, luego las renovadas en Rovinj, Ika, Milna y Komiža. La producción de conservas de pescado es, aproximadamente, de unas 7.841 t anuales. El 85% de este total se exporta.

Las fábricas de forraje concentrado situadas en Virovitica, Bjelovar, Valpovo y Vinkovci alcanzaban en 1958 a producir unas 25.000 t. Hay frigoríficos en Zagreb para unos 300 vagones de mercadería; en Dubrovnik, 20; en Belje, 80, y aquel de Osijek para 50 vagones. El que se encontraba en Rijeka era para 200 vagones.

La industria gráfica en Croacia data de 1484 y fue fundada en la localidad de Kosinj, provincia de Lika. En Zagreb existe desde 1694, fundada por Pavao Ritter Vitezović. Cien años más tarde Kaptol, sede del arzobispado de Zagreb, creó su propia imprenta eclesiástica. En 1832, Gaj, una de las personalidades más destacadas del Renacimiento nacional croata, organizó la imprenta del movimiento. Osijek tiene la propia desde 1770; Varaždin, desde 1773; Dubrovnik, desde 1783; Karlovac, desde 1809; Split y Požega, desde 1868. Entre las dos últimas grandes guerras aumentó el número de empresas gráficas, pero muchas retuvieron su carácter artesanal. El actual régimen comunista las nacionalizó a todas. Con cierta modernización y perfeccionamiento técnicos poco a poco esta actividad se convertiría en una próspera industria, ya que las bases están echadas. En 1958 su producción fue de 6.260 t de diarios y revistas; libros y folletos, 2.365; formularios, 3.271; libros escolares y otros productos impresos, 7.652; mientras que en bolsas de 9.735 t y de todos otros productos de papel, de 9.104, lo que hace un total en el año de 40.531 t y un valor de 13.834.040.000 de dinares.

La industria del tabaco está orientada hacia el consumo interno. Si bien esta industria no se halla suficientemente desarrollada, su participación en el total promedio de Yugoslavia después de la última guerra era de un 24,4% Entre una decena de fábricas, sólo aquella en Imotski, reconstruida y modernizada después de la última guerra, tiene las instalaciones para la fermentación artificial del producto, mientras las demás (en Drniš, Dubrovnik, Metković, Trogir, Sinj, Vrgorac, Slatina, Virovitica, Rovinj, Zagreb y Zadar) utilizan el calor y la humedad naturales. La exportación del tabaco fermentado oscila entre 100 y 300 t. Es de una buena calidad y está destinado a varios países extranjeros. Si se reuniera el tabaco de Herzegovina con el de la R.S. de Croacia, la cantidad, como también la calidad y el valor de la producción croata, aumentarían considerablemente.

Además el tabaco de Herzegovina está en manos casi exclusivas de los croatas de aquella provincia. La política discriminatoria de Belgrado en lugar de favorecer a los cultivadores croatas locales, les impone condiciones de toda clase para obligarlos a emigrar y dejar así el espacio libre para la penetración y la colonización serbia. De aquellas tierras croatas parte la emigración yugoslava hacia los países industrializados de Occidente... Una Croacia libre e independiente daría a esos hijos y su economía un trato mucho más favorable, proporcionándoles créditos y una modernización adecuada del plantel industrial.

El transporte y las comunicaciones se desarrollan en su mayor parte en la R.S. de Croacia por vía férrea. En este sentido la R.S. de Croacia —longitud de vías, número de estaciones y personas transportadas— está al nivel de los Estados vecinos industrializados. Así la ZTP, la Empresa de Transporte Ferroviario de Zagreb, la más grande en su clase de Yugoslavia, transportó en 1958 unas 900.000 toneladas de mercadería por cada kilómetro de longitud de su red. La misma empresa transportó 51,1 millones de pasajeros en 1957 y 28,3 millones de toneladas de mercadería, mientras el total de la red ferroviaria de Yugoslavia alcanzó en el mismo año a 170,9 millones de pasajeros y 56,6 millones de toneladas de mercaderías.

El tráfico fluvial en Croacia es de gran importancia. El río Sava es su espina dorsal con sus 390 km navegables. Luego hay que agregar el tráfico por los ríos Danubio, Drava, Kupa, etcétera, con sus puertos principales en Sisak (Sava), en Vukovar (Danubio) y en Osijek (Drava). El tráfico por las carreteras no está a la altura de sus necesidades, si bien se trata de aumentar y modernizar una red que en 1946 alcanzaba a 9.903 km. Si el pueblo croata pudiera disponer libremente de su renta nacional, también esta infraestructura económica se elevaría pronto al nivel de un Estado moderno e industrializado.

De especial importancia resulta el tráfico marítimo de Croacia. Su flota mercante marítima posee el 70% del total de Yugoslavia, o sea 1.225.000 de toneladas brutas. Los puertos principales son Rijeka (180.000 h), Ploče, perteneciente a Bosnia-Herzegovina, luego Split, Zadar, Sibenik, Dubrovnik y en Istria Pula, Porec, Umag, Rovinj, etcétera. El puerto más grande es Rijeka. En 1974 el transporte total fue de 6,1 millones de toneladas. Empleaba a 4.800 personas y tenía una entrada de 441,0 millones de dinares. Las principales empresas de navegación marítima mercante son las siguientes: Jugoslavenska Linijsica Plovidba, la mayor empresa en Croacia (y Yugoslavia) con 62 unidades de 680.000 t. Luego Atlantska Plovidba, de Dubrovnik, con 20 unidades de 348.000 y una entrada en 1973 de 467 millones de dinares; Jadranska Plovidba, de Split, y Lošinjska Plovidba, en Zadar, Sibenik y Korčula.

La flota mercante croata transportó en 1973 17 millones de toneladas de mercadería, del cual sólo 2,7 millones de los puertos de Yugoslavia. La política de Belgrado frena el desarrollo del tráfico marítimo croata y trata de orientarlo hacia un tráfico continental-fluvial, con lo que persigue dos objetivos: estancar la economía croata y sacar mayor provecho para sí, haciendo converger el tráfico fluvial hacia Belgrado y el Danubio. Un alto funcionario comunista de Croacia declaró hace pocos años: "Nosotros tenemos una clara orientación adriático-marítima y su política de desarrollo, pero también una gran falta de cumplimiento de la misma. Nuestra sociedad tomará medidas enérgicas para asegurar condiciones para la construcción de buques para las necesidades domésticas y eliminar así el 'absurdo'. Y el absurdo es que Yugoslavia pagó en 1973 a las empresas extranjeras 125 millones de dólares para el transporte de sus mercaderías, mientras que la flota mercante doméstica (croata) pudo participar en ese transporte sólo con el 14% El aumento de tonelaje de la marina mercante croata es del 14%, mientras el mundial resulta del 30%. "La navegación marítima croata trabajó bajo difíciles condiciones y está muy gravada por el fisco. La misma paga hasta el 60,5 % de impuestos y otras obligaciones, la más grave carga registrada en cualquier otra rama de la economía croata", dice un especialista en la materia (Marko Tarle: La Orientación Adriática de la política económica croata, en la revista "Na Pragu Sutrašnjice" de A. Ciliga, Roma, 1975, páginas 49-65).

En íntima relación con la flota mercante croata está su industria naval, una de las más importantes de Croacia y de Yugoslavia. La situación de esta industria es la siguiente: Uljanik, en Pula, construye unidades de 250.000 t y motores Diesel. En 1973 realizó una entrada bruta de 1.222 millones de dinares y empleaba a 5.800 obreros. Produce también motores Diesel.

Las entradas brutas alcanzaron en 1973 a 1.380 millones de dinares. Split, en la ciudad de este nombre, emplea a 5.600 obreros, tenía una entrada bruta de 1.460 millones de dinares y construye unidades de 120.000 dwt. Dentro de poco podrá construir unidades de 350 mil dwt. Luego tenemos Mosor, en Trogir, con 2.000 obreros y la construcción de unidades de 3.000 toneladas brutas; Viktor Lenac, en Rijeka, con 2.000 obreros; Kraljevica, en la ciudad homónima, con 2.700 obreros, y Jugo-Tanker, en Zadar, con 2.000 obreros. En total esta industria empleaba a 22.000 trabajadores en 1974. Lucha contra las grandes dificultades impuestas por Belgrado, como la obligación de importar el 30% del material de reproducción porque de las 300 mil t de productos metalúrgicos que necesita tiene sólo 30 mil. La fábrica de hierro de Sisak produce anualmente 300 mil t, pero está obligada a satisfacer las necesidades de otras repúblicas yugoslavas. Sobre dichas importaciones, la industria naval croata debe pagar impuestos aduaneros y otros gravámenes. Debido a ello en los últimos años tenía 1.800 millones dinares de déficit, especialmente debido a tres devaluaciones del dinar y por el pago de gravámenes aduaneros e intereses bancarios fuera de Croacia.

Jugoslavenska Pomorska Agencija en Belgrado es una de las empresas intermediarias de autogestión que monopoliza para sí el manejo de todas las operaciones de esta índole, devengando ganancias fabulosas sin trabajar. El riesgo y las pérdidas se trasladan a los productores, a la industria de autogestión, donde deciden otros, en otros lugares y fuera de la actividad económico-productiva. Aquí tenemos uno de los causales del grave descontento en Croacia, especialmente en las filas de sus obreros ya que muchos de ellos se ven obligados a abandonar el país y buscar trabajo en el exterior.

El turismo asume cada vez mayor importancia. El Adriático con sus ciudades históricas, su suave clima, sus aguas limpias y sus miles de islas, ofrecen a los turistas un descanso inigualable. La política de Belgrado se halla muy discriminatoria y de manera especial en este campo de la actividad económica croata. Los créditos son muy onerosos; el índice de intereses muy alto y el plazo de amortización muy corto. "El desarrollo acelerado del turismo se produce cuando un sistema socio-político y económico se abandona e introduce el otro, mediante el cual se efectúan inversiones más amplias en la economía y las actividades sociales. En aquella época (1965) el Estado deja de desempeñarse como el responsable directo de las mayores inversiones, se abandona el sistema de Fondos de Inversión, si bien esta actividad todavía no pasa a manos de los factores económicos, es decir, a manos de las asociaciones de productores directos, sino a manos de los bancos y de su mecanismo. Los créditos bancarios se convierten en el principal y dominante factor del desarrollo económico. Esta transformación de una función social tan importante mediante el traslado de una fuerza no económica, de una institución a la otra, a la vez genera un nuevo fenómeno: la territorialización de los medios (financieros). Dichos medios, acumulados con anterioridad en el Fondo Central de Inversiones a nivel federal como también en otras formas, se convirtieron en medios de los bancos ubicados en el territorio en que se hallaron en el momento del traslado de dicha función. El proceso de transformación de las funciones del Estado en el campo de las relaciones económicas internacionales se expresó también en la independización y el robustecimiento de las instituciones y los centros económicos. Se trata de las organizaciones de comercio exterior o, mejor, de los reexportadores que se hicieron especialmente fuertes en el centro del Estado y mediante los medios financieros anteriormente acumulados, destinados para el intercambio económico internacional. Esos centros de poder económico y financiero, como intermediarios en este intercambio internacional, aparecieron de repente como acreedores también para la construcción de las obras del turismo, creándoles tales condiciones a los acreedores que facilitaron a los primeros no solo intereses por el dinero prestado en la moneda nacional sino también una parte considerable de divisas que gana la economía del turismo".

El autor del texto que acabamos de reproducir, el doctor Ivan Perić —realmente el Comité Central del Partido Comunista de Croacia por su intermedio— después de haber mencionado unas medidas legales que tendían a facilitar los créditos y acelerar el desarrollo del turismo, agrega: "En base de estas soluciones se efectuó un drenaje de medios a la economía turística con lo que se aumentaron sus construcciones, pero este desarrollo pronto creó otros problemas que abrumaron a las organizaciones económicas". Primero, según él, el hecho de que los acreedores del turismo estaban en su mayoría fuera de Croacia. Así, en 1971, del total del crédito al turismo croata, el 43,9% provenía de los acreedores en Croacia, mientras el 56% de los de Belgrado. Debido al pago de intereses comunes, adicionales y anticipados y al breve plazo de los créditos, el turismo croata no pudo desarrollarse de acuerdo con sus posibilidades reales. "Parece, dice Perić, que en este complejo problema económico se presentaron de modo especial dos aspectos: la relación acreedores-economía croata teniendo presente que el mayor importe de los créditos colocados en la economía de la R.S. de Croacia provenía desde los centros fuera de Croacia. Además de los problemas que surgen inevitablemente en condiciones de una economía de mercado y teniendo presente el plazo de amortización, de intereses, etcétera, los mismos reciben una nueva y adicional dimensión. Pues bien, dicha circunstancia (créditos de centros fuera de Croacia) posibilita y estimula interpretaciones nacionalistas del fenómeno y luego, la relación República croata-Federación concerniente al cumplimiento de las obligaciones adicionales previstas por el sistema de garantías a los acreedores". En pocas palabras y concretamente, para liberar de riesgo a los bancos, la Federación trasladó las garantías por dichos créditos a la R.S. de Croacia, mientras el manejo de créditos y las divisas los reservó para los banqueros de Belgrado.

Pese a todo, el turismo se desarrolla y los siguientes datos nos ofrecen el cuadro del turismo croata dentro del total turismo yugoslavo en 1972:

De 12.942.000 turistas visitaron a Croacia (sin Bosnia-Herzegovina) 7.371.000 de ellos. Del total de 56.244.000 de noche-turista pasadas en Yugoslavia, a Croacia le corresponden 33.327.000. Del total yugoslavo de noches de extranjeros, a Croacia pertenecía el 59,5% lo que indica claramente las divisas ganadas por el turismo croata que terminan en Belgrado.

Como se ha visto, en 1965, al realizarse la Reforma Económica, el Estado transfirió inversiones a los productores directos. Pero la medida fue realizada sólo aparentemente. En realidad, todos los fondos de inversión pasaron a los bancos como unidades de autogestión. Así las inversiones nuevamente quedaron en manos ajenas. Croacia tenía antes de la Segunda Guerra Mundial trece bancos, y Zagreb, su capital, era el centro financiero e industrial de Yugoslavia. Después de la ocupación serbia y la revolución comunista en 1945 todos los bancos croatas fueron confiscados (9.de noviembre de 1945).

De acuerdo con recientes informaciones, el estado bancario, sus capitales y créditos ofrecen el siguiente cuadro: de los 20 bancos que operan actualmente en Yugoslavia, 8 están en Serbia y sólo 2 en Croacia (y 1 en Bosnia-Herzegovina). La colocación de créditos en 1976 fue en total de 462.000 millones de dinares.

Ha dicho un economista de renombre internacional que el dueño de una economía cualquiera es aquel que suministra y administra los créditos. Los ocho bancos en manos de Serbia contra los tres en tierras croatas hablan claramente en este sentido. Los medios financieros, injustamente acumulados, están en Belgrado; la distribución de los créditos se hace con discriminación nacional en perjuicio de Croacia; las ganancias bancarias obtenidas de los créditos vuelven a acumularse en Belgrado.

No obstante Croacia reúne todas las condiciones para vivir en forma independiente y soberana. Su suelo, su mar, sus bosques, su agro y su industria pueden asegurar a la población un standard igual al de los países industrializados. Para ilustrar lo que estamos afirmando y por falta de presupuestos de la R.S. de Croacia de fechas más recientes, reproducimos los elementos esenciales de aquel de 1957: el plan de recaudaciones fue de 48.787 millones de dinares; la realización, 46.671 millones; gastos con inversiones, 47.184 millones. Además del presupuesto de la República de Croacia hay instituciones con sus presupuestos propios de autofinanciación. Sus gastos en 1957 fueron en total de 34.107 millones. Este total fue distribuido entre las instituciones de la República y las de los Consejos del pueblo en esta proporción: 4.699 millones para las primeras y 29.408 para las segundas[3]. Resulta difícil saber de estas instituciones cómo recaudan sus fondos y con qué criterio los gastan e invierten. Además no hay que olvidar que las tierras croatas aportan una gran parte de su renta nacional al Presupuesto de la Federación, donde los gastos del ejército, de la policía y de la diplomacia, en su mayoría absolutamente en manos serbias, gravan pesadamente a la economía croata. Reproducimos a continuación el cuadro del valor de las exportaciones de la industria de Croacia donde la misma tiene el 29% del valor total de las exportaciones de Yugoslavia:

 

Millones

Industria naval

7.616

Industria de la madera

6.582

Ganadería

5.069

Industria de los alimentos

3.226

Metalurgia

1.949

Reelaboración metalúrgica

1.621

Industria de productos agropecuarios

1.620

Industria del cuero

1.466

Industria de no metales

1.449

Explotación de bosques

1.317

Industria metalúrgica

1.278

Industria textil

1.190

Industria química

882

Agro

842

Derivados de la nafta

387

Caza y yerbas medicinales

368

Industria eléctrica

268

Industria pesquera

333

Industria papelera

269

Energía eléctrica

198

Frutas

156

 

Tomando en consideración la renta nacional en Yugoslavia y por separado la de Croacia los datos le aseguran la posibilidad de vivir y desarrollarse al pueblo croata como Estado soberano:

 

Renta Nacional (año 1970)

Yugoslavia

Croacia

Total en millones de dinares

142.835

38.673

Entrada por personas en dinares

7.024

8.898

Rentas de industria

47.056

12.647

Entrada por persona en dinares

2.314

2.910

Rentas agropecuarias

28.038

6.549

Entrada por persona

3.830

4.564

Renta comercio-hotelería

34.002

9.522

Entrada por persona

1.672

2,191

Visto todo esto, ¿cómo es que Croacia todavía tiene 46 comunas subdesarrolladas, de donde se recluta todo un ejército de obreros estacionales actualmente trabajando en los países capitalistas? Del total yugoslavo de 780.000 obreros ("Ekonomska Politika", Belgrado, del 1° de noviembre de 1976, según Wissenschaftlicher Dienst Südosteuropa, N° 12/76, página 228) el porcentaje de croatas junto con los de Bosnia-Herzegovina está entre un 60-65%. Dichos obreros croatas disponen en la actualidad de unos 2.000 millones de dólares en los bancos extranjeros. En repudio del sistema comunista y la ocupación serbia de su Patria, ese dinero no entra al país y no se lo puede invertir en la actividad económica libre, lo que aportaría prosperidad a Croacia en una medida comparable a Suiza. En consecuencia, si bien el derecho de autodeterminación de los pueblos es un valor ante todo moral y humano, no puede negarse la importancia del factor económico. Nadie, pues, puede desconocer que en la economía croata y en sus medios financieros no está el sudor del pueblo y sus fuerzas morales invertidos en la disciplina de trabajo con que los crea. Tampoco se puede negar la injusticia del régimen serbio, totalitario y extranjero, que fiscaliza esos medios.

El pueblo croata tiene títulos más que justos para tomar las medidas adecuadas, en las condiciones y momento propicios, para sacudir el yugo serbio y comunista, obstáculo principal para su vida libre, en el Estado propio y dentro de la comunidad del mundo civilizado.

 

- - - -

Croacia y su Destino, Studia Croatica – Instituto de Cultura Croata, Buenos Aires, © 1977, 2010

 



[1] Production Yearbook 1969, vol. 23, FAO, Rome, 1970, y Statistički Godišnjak Jugoslavije, 1970.

[2] Sólo la República de Croacia sin Bosnia-Herzegovina, según Statistički Godišnjak Jugoslavije, 1970.

[3] La fuente, como para casi todo el panorama precedente, ha sido la Enciclopedia de Yugoslavia, Zagreb, 1960, pág. 271.