VII - LA ECONOMÍA

Resulta difícil desglosar los datos estadísticos relativos a la economía de las tierras croatas (las Repúblicas Socialistas de Croacia y de Bosnia-Herzegovina) de aquella de Yugoslavia en su totalidad. Por eso las informaciones que se dan a continuación tienen un carácter aproximativo, necesariamente incompleto y sin pretensiones de ser una imagen exacta de la economía croata. No obstante, será posible concluir que Croacia, independiente y soberana, podría vivir bien y desarrollarse al ritmo de todos los pueblos libres y adelantados sin necesidad de recurrir a la ayuda ajena, pues cuenta con recursos económicos propios.

Para entender correctamente el complejo problema económico de Yugoslavia y sus consecuencias negativas con implicancias muy graves de carácter político-nacional, hay que tener presentes dos hechos fundamentales que caracterizan el sistema comunista yugoslavo y lo dividen en dos períodos formalmente diferentes. El primero es el de la economía estrictamente colectivista, dirigista y planificada desde un centro único: Belgrado. El segundo, la sustitución formal de este sistema por el sistema de autogestión y el bancario. En cuanto al primero señalaremos las leyes de reforma agraria (1945), la nacionalización de toda la industria y del treinta por ciento del comercio (1946), que poco después (1948) se extendió al cien por ciento. La ley de reforma agraria nacionalizó en Croacia 37.923 propiedades privadas con una superficie de 424.685 ha. De este total, 390.510 ha entraron a formar el Fondo Territorial. Del mismo y con expropiaciones y fiscalizaciones de toda clase se crearon "las condiciones para la economía planificada y el primer plan quinquenal destinado a la industrialización y electrificación de Yugoslavia".

De esta forma Belgrado tomó en sus manos las riendas de la economía del país, con todas sus aberraciones y sus abusos, correspondiendo a las tierras croatas el mayor aporte de ese Fondo. Lo recabado en la R.S. de Croacia, sin los datos relativos a Bosnia-Herzegovina, se constituía del 30% de los bienes de los ex ciudadanos alemanes, el 14% de los bancos y las empresas particulares, otro tanto de los latifundios, el 12% de los bienes eclesiásticos, el 11% de los bienes de los enemigos y el 5% de los bienes abandonados (Enciclopedia de Yugoslavia, Zagreb, 1960, página 203).

Según la misma fuente, Croacia participó en 1939 en el total industrial bruto de Yugoslavia con el 29% en 1947 con el 28% y en 1956 con el 27%. Esto quiere decir, indirectamente, que mientras las demás repúblicas yugoslavas se desarrollaban en perjuicio de Croacia, ésta relativamente retrocedía. No obstante, gradas a la tradición industrial croata, a la capacidad de sus cuadros especializados, su contribución a la renta nacional de Yugoslavia fue del 27% todavía en el año 1958. Reproducimos aquí una tabla al respecto y de acuerdo con los elementos de la mencionada Enciclopedia de Yugoslavia:

 

Porcentaje

Electroenergía

24

Producción y reelaboración del carbón

16

Producción y reelaboración de nafta

75

Producción y reelaboración de no metales

32

Industria de metales

23

Industria naval

90

Industria eléctrica

40

Industria química

37

Industria de materiales de construcción

31

Industria maderera

33

Industria del papel y celulosa

29

Industria de textiles

31

Industria del cuero y calzado

32

Industria de la goma

55

Industria alimenticia

37

Industria gráfica

34

De acuerdo con los datos de otra publicación oficial de Yugoslavia, la participación de la industria croata disminuyó en 1971 al 26,4%. Pero según calcula el autor de aquélla, Croacia también en aquel momento aportó a la comunidad yugoslava un 5% más de lo que correspondía a la superficie y al número de su población (Suvremeni Hrvatski Nacionalizam, doctor I. Perić, Zagreb, 1976, página 28).

Reducida Croacia territorialmente (Bosnia-Herzegovina tiene una superficie de 51.564 km2), exportó en 1957 por un valor de 23,6 millones de dinares y participó en las exportaciones totales de Yugoslavia de 1956 con un porcentaje del 28% es decir, superaba por un 8% a lo que le correspondía. Para ilustrar ese aporte a las exportaciones yugoslavas se menciona la industria normal croata que alcanzó en aquel momento al cien por ciento; la industria de no metales el 47% la de madera el 42%, la del cuero y calzado el 35% la de la alimentación el 33% la química y la textil el 26% y el 24%, respectivamente.

"Un gran potencial hidrogenético (explotado hasta ahora sólo en un 5%), considerables superficies agropecuarias, la riqueza de sus bosques, yacimientos petrolíferos y de gas constituyen una base favorable para el desarrollo ulterior de la hidroenergía, de los alimentos, de la industria maderera, la nafta y la química", dice la mencionada Enciclopedia de Yugoslavia, página 235.

Veamos, pues, sin el espíritu polémico o de apreciación axiológica de la política comunista de Belgrado, qué capacidad real tiene y la que podría tener en condiciones políticas normales la economía croata.

 

- - - -

Croacia y su Destino, Studia Croatica – Instituto de Cultura Croata, Buenos Aires, © 1977, 2010