NOMBRE Y ORIGEN DE LOS CROATAS

El nombre y el origen de casi todos los pueblos del mundo se pierden en la oscura lejanía de la historia. En muchos casos la mitología proporciona respuesta a estos interrogantes. Pero descontenta con esta solución, la ciencia histórica sustituye asidua y permanentemente el mito por un conocimiento efectivo de los hechos y la realidad. La mitología pierde cada vez más importancia ante el avance del saber científico.

Tal es también el caso croata. El progreso de la ciencia histórica logra aquí nuevos y más confiables resultados. Efectivamente, en cuanto al nombre y origen del pueblo croata existen tres teorías: la eslava, la goda y la irania. De acuerdo con la primera, los croatas son —tanto el pueblo como su clase política— originalmente eslavos. La nación croata sería, pues, el resultado de una paulatina evolución y cristalización de la masa eslava en una individualidad política especial. Las otras dos teorías consideran que el fondo étnico del pueblo croata es de origen eslavo, pero no así el de su clase política —guerrera y organizadora— que fue goda o irania, respectivamente. Según la teoría goda (su defensor más notable es el sociólogo austríaco L. Gumplowicz), una tribu de godos orientales, después de ser vencida en el año 375 cerca del río Don, se retiró a las orillas del Vístula y allí derrotó a una parte de los eslavos, les dio su organización militar y estatal y recibió de ellos, a su vez, el idioma. Esta tribu se llamó HORVATI — los croatas. La segunda, es decir, la teoría irania, sostiene que el nombre y el origen croatas son iranios. Para esta tesis, que cuenta cada vez con más partidarios, sus defensores aducen las siguientes razones: existen dos monumentos en la ciudad de Tanaís, en la desembocadura del río Don en el mar Azov. Sobre dichos monumentos encontramos por primera vez el nombre nacional croata en su forma originaria y popular, tal como se pronuncia todavía hoy en la parte septentrional de Croacia. Los dos monumentos fueron levantados a principios del siglo III d.C., en época del emperador de los tanaios Sauromates (175-211), y de Reskuporid, su hijo. Las inscripciones están hechas en griego. En el más antiguo se menciona a uno de los cuatro arcontes de los tanaios, hijo de Horoathou, y en el segundo se habla de Horoathos de Zandarcio. Eliminando las terminaciones griegas —en el primer caso del genitivo y en el segundo del nominativo—, es decir ou y os, respectivamente, nos queda la palabra HORVAT. Así lo interpretan los filólogos. HORVAT es la palabra exacta con que aún hoy se designa o señala el nombre nacional croata en los alrededores de su capital, Zagreb. Esta teoría es aceptada por la mayoría de los historiadores croatas contemporáneos (Ver especialmente: S.K. Sakač: The Iranian origins of the Croats en The Croatian Nation, Chicago 1955, págs. 30-46).

En cuanto al origen de los croatas del Don, los historiadores afirman que en aquella región existían varias tribus iranias de los sármatas, y entre ellas la croata. Hasta allí llegaron desde Irán. Los iranólogos rusos V. Miller y M. Vasmer explican el significado de la palabra irania HORVAT. De maneras diferentes según el primero esta palabra significaría el camino del sol o el sitio solar, mientras que en opinión del otro autor ruso la palabra HU-URVAT en iranio significa amigo. Además, los croatas señalan, a semejanza de los iranios, las partes del mundo de acuerdo con diferentes colores: con blanco el Occidente, con verde el Oriente, con rojo el Sur y con negro el Norte. Incluso el escudo croata, con sus sesenta y cuatro campos rojos y blancos, fue traído de Irán.

Para corroborar esta tesis los historiadores se apoyan en una inscripción pétrea del Rey Darío I (522-486 a.C.). Allí, entre los veintitrés pueblos bajo su poder se menciona al pueblo harauvatis. El Avesta, libro sagrado persa, llama a ese pueblo arauvati, lo que resultaría similar al nombre Huurvat y Horvat hallado en la región del Don, como ya hemos visto. Ese pueblo habitaba la parte sur del Afganistán y la parte oriental del Irán actual. De acuerdo, entonces, con estas novísimas conclusiones, el origen y el nombre de los croatas —Horvat o Hrvati según su pronunciación sea la antigua o la actual— serían iranios.

Tomando en consideración lo antedicho cabe concluir: los croatas no son íntegramente un pueblo eslavo. Su clase superior, dirigente y organizadora, que le dio nombre y organización estatal al pueblo fue de origen iranio. El fondo étnico de la población, a su vez, es de origen eslavo. Estos dos elementos se fusionaron posteriormente.

El pueblo recibió el nombre y la organización estatal del primero, y éste su idioma y costumbres, asimilándose definitivamente a él. De esta manera se formó la nación croata que actualmente pertenece a la rama de los pueblos de habla eslava.

 

 

- - - -

Croacia y su Destino, Studia Croatica – Instituto de Cultura Croata, Buenos Aires, © 1977, 2010