PUEBLOS PREHISTÓRICOS E HISTÓRICOS EN CROACIA

Este territorio relativamente reducido fue escenario de luchas desde hace miles de años. En efecto, a principios del siglo XX el científico croata D. Gorjanović-Kramberger descubrió en la localidad de Krapina, al noroeste de Zagreb, restos humanos, huesos de animales y objetos de ornamentación. Este hallazgo, completado por otros similares en Bosnia, es conocido como el Homo Crapiniensis. Pertenece a la especie del Homo Neanderthalensis, que vivió varios decenios de miles de años a.C. Desde aquellos lejanos tiempos, las tierras de la Croacia actual fueron campo de batalla de varios pueblos prehistóricos, tales como los dináricos, llegados del Asia; los mediterráneos, oriundos del África, y posteriormente, los ilirios del norte europeo. Mucho más tarde penetraron allí los griegos, fundadores de varias ciudades cuyos nombres, todavía hoy, indican su origen: Faros (Hvar), Tragurio (Trogir), Isa (Vis), Epidaurus (Dubrovnik), Korkira (Korčula), etcétera.

Los ilirios y los griegos chocaron al intentar los primeros ocupar las islas, y los segundos penetrar en las tierras firmes de aquel país. Al comienzo del siglo IV a.C. irrumpen allí los celtas. Mezclándose con la población aborigen y los ilirios, formaron varias tribus cuya denominación y ubicación geográfica pueden observarse en el mapa N° 1.

destino02

Mapa 1 – Las tribus ilirias antes de la ocupación romana

Este cuadro étnico-geográfico fue modificado por los romanos. En el año 228 a.C. destruyeron al Estado de la tribu iliria ardiei y vencieron a su famosa reina Teuta. En 155 a.C., Publio Cornelio Nasica, cónsul romano, ocupó a Dalma (Dalminium), capital de la tribu iliria dalmati o delmati, nombre del que deriva Dalmacia, hoy centro litoral de Croacia. El nombre de Dalmacia, pues, no es de origen romano ni italiano sino ilirio. En 118/117 a.C., los romanos conquistaron Salona, una de las ciudades más importantes de la misma tribu de dalmati y luego escenario de la historia tanto romana como croata. Posteriormente su peso histórico se trasladó a la ciudad de Split. Recién entre los años 50 a.C. y 9 d.C., los romanos consiguen vencer definitivamente a los ilirios, gente orgullosa y rebelde, y someterlos a su poder.

El emperador Augusto dividió en el año 9 d.C., las tierras ilirias —Illiricum— en dos provincias: Illiricum Inferior seu Panonia e Illiricum Superior seu Dalmatia (Mapa N° 2). La administración romana —política, militar y cultural— consiguió, en gran parte, asimilar a los ilirios, quienes adoptaron el latín y se autodenominaron romanos.

destino03

Mapa 2 – Provincias romanas antes de la llegada de los croatas

Con la irrupción y devastación de los pueblos bárbaros a fines del siglo VI y a comienzos del VII fue destruida también en aquella región casi por completo la organización romano-bizantina en las tierras del Illiricum. La población, sin embargo, no fue exterminada.

Las poblaciones y las pequeñas localidades de las llanuras desaparecieron, pero las ciudades y fortificaciones más grandes resistieron y parte de su población, en oportunidades propicias, huyó al litoral adriático, especialmente a las islas, y de allí, parcialmente, a Italia, mientras que el resto se escondió en otras fortalezas de difícil acceso o en remotas montañas y bosques. Hubo, pues, en aquellas regiones muchas fortificaciones romano-bizantinas. Procopio, historiador bizantino del siglo VI, en su obra De Edificiis enumera unas doscientas fortalezas sólo en Dalmacia. Mariani, a su vez, en I Papiri Diplomatici, Roma, 1805, dice que hay testimonios de que muchas de esas fortalezas se conservaron hasta el siglo VII. Thomas Archidiaconus, de Split, en Historia Salonitana, una de las fuentes más importantes para la antigua historia croata, afirma que la iglesia de Duvno (Dalminium) ex centro de los dalmati consagrada en 518, existía todavía en su tiempo: siglo XII. También un documento anónimo del siglo VIII referente al Sabor (Dieta croata) del año 753, originado justamente en Duvno, dice: "En ese tiempo hubo gran alegría entre los cristianos y todos los que moraban en fortalezas y vivían en los bosques y las cimas de las montañas, escondidos y sin hacerse ver aparecieron entonces liberándose del miedo" (Kraljevstvo Hrvata en Hrvati i Srbi dva stara različita naroda, Dominik Mandić, Barcelona, 1971, pág. 46).

Tales son, en apretada síntesis, el marco físico y el ambiente humano en que se realizó una mezcla milenaria de pueblos y razas antes de la llegada de los croatas, a principios del siglo VI, d.C. Luchando con ellos y asimilándose recíprocamente, se formó la nación croata, cuya breve historia, política y cultural, se expone en las páginas que siguen.

 

- - - -

Croacia y su Destino, Studia Croatica – Instituto de Cultura Croata, Buenos Aires, © 1977, 2010