I – PERÍODO DE LOS DUQUES Y REYES DE SANGRE NACIONAL (626-1097)

NOCIONES PRELIMINARES

UBICACIÓN GEOGRÁFICA

El territorio histórico y étnico de Croacia, comprende las siguientes provincias: Croacia propiamente dicha, Eslavonia con Sirmio (Srijem), Dalmacia con Boka Kotorska, Istria y Bosnia-Herzegovina con Sandžak. Este espacio de 115.000 km2 está limitado de la siguiente manera: al Sudoeste, el mar Adriático; al Oeste, Eslovenia; al Norte, Austria y Hungría; al Este, Serbia, y al Sudeste, Montenegro.

Geográficamente Croacia se halla entre los 42° 30' y los 46° 30' latitud Norte y los 14° 30' y 20° 30' de longitud Este.

Su relieve es variado: al nordeste encontramos la llanura danubiana y las estribaciones de los Alpes, mientras que la parte occidental y meridional pertenece a la cadena de los Alpes Dináricos, de estructura calcárea (kras). La mayor parte del país es montañosa. Más de las tres cuartas partes son lomas y montañas, mientras que algo menos de un cuarto está constituido por llanuras. Las montañas altas son una excepción. Las existentes forman cadenas paralelas y se extienden en dirección noroeste-sudeste, lo que desfavorece el tráfico transversal en el país. Estas cadenas montañosas, continuación natural de los Alpes Julianos, ocupan la mayor parte del centro del país y llegan hasta el Adriático. Las laderas que dan al mar son quebradas y se precipitan abruptamente en él, mientras que las interiores muchas veces se pierden suavemente en las regiones centrales. Por esta razón, todos los movimientos históricos de mayor importancia fueron efectuados desde el interior hacia el mar.

Entre las cadenas de montañas cabe mencionar en el noroeste a Velika Kapela y Mala Kapela, 1.583 m; Velebit, centro de ese macizo, 1.758 m; luego Dinara Planina, 1.913 m; Mosor, 1.330 m, y Biokovo, 1.762 m. Esta última señala el centro de la costa oriental adriática. En el interior, especialmente en Bosnia-Herzegovina, prevalecen montañas relativamente más elevadas. Su altura varía entre 1800 y 2200 m.

En el norte, entre los ríos Sava, Drava y Danubio, que es la parte más baja de Croacia, existen llanuras con montañas de altura mediana, diseminadas irregularmente.

HIDROGRAFÍA

De los 770 km que abarca la costa oriental del Adriático, pertenecen a Croacia 660. El ancho promedio de este mar es de 160 km y su anchura máxima alcanza los 210 km. La orilla perteneciente a Croacia es una de las más accidentadas del mundo. Tomando en cuenta bahías, golfos, islas, islotes y penínsulas, el perímetro total es de 1.560 km. A diferencia de la costa italiana, la croata tiene unas 900 islas. Sólo 37 de ellas poseen una superficie mayor de 5 km2 y 9 pasan los 100 km2. Así, por ejemplo, Krk, 409,9 km; Cres, 404,3 km; Brač, 394,6 km; Hvar, 296,1 km; Pag, 295,3; Korčula, 276 km, entre otras.

RÍOS

El más grande e importante río de Croacia es el Sava, que atraviesa al país en una extensión de 680 km. Nace en los Alpes, en Eslovenia, y desemboca en el Danubio cerca de Zemun, la ciudad croata más oriental. En territorio croata confluyen al Sava cuatro ríos de importancia que corren en dirección norte. Son ellos: el Kupa, 296 km; el Una, 213; el Vrbas, 235; el Bosna, 275, y el Drina, 335. Este último constituye la frontera natural entre Croacia y Serbia.

En el extremo norte está el río Drava, que nace también en los Alpes y es, por un trecho, la frontera natural con Hungría. El Danubio, el río centroeuropeo más grande, constituye también una parte de esa frontera natural entre Croacia y Hungría (unos 200 km).

Los ríos que desembocan en el Adriático son pocos, más cortos pero más rápidos y con cascadas, lo que permite aprovechar su energía en variadas formas. Los más importantes son: Krka, Cetina y Neretva (228 km), el más largo de la región.

LAGOS

En Croacia no existen muchos lagos. No obstante, en el noroeste del país se halla una cadena de diecisiete lagos —Plitvice— de una belleza extraordinaria, pues están escalonados en sucesivas y vistosas cascadas de diversos matices y tonalidades. El superior está a una altura de 639 m sobre el nivel del mar y el inferior a 489 m. Gracias a su belleza natural, los lagos de Plitvice representan una de las mayores atracciones turísticas de Croacia. Cabe mencionar también los lagos de Jablanica y Borac, ubicados entre las grandes montañas dináricas que unen a Bosnia y Herzegovina.

CLIMA

Croacia tiene dos tipos de clima: el mediterráneo y el continental. El primero —con veranos cálidos e inviernos templados y secos— se extiende a lo largo de la costa adriática. Las lluvias y las nevadas dependen de la disposición de las montañas, que corren paralelas y a veces se cruzan tomando variadas posiciones frente al mar y los vientos del Sur. Hay puntos dentro de esta configuración donde el promedio de las precipitaciones anuales alcanzan al más elevado en Europa (Boka Kotorska, por ejemplo).

El resto del país está bajo los efectos del clima continental. A partir de las montañas dináricas, donde el invierno es frío, el clima se suaviza al aproximarse a las llanuras panónicas. Los veranos también se diferencian en esta zona: son secos en la parte montañosa y más húmedos en las llanuras.

 

FLORA Y FAUNA

La distribución de la flora y la fauna de Croacia dependen de los diferentes climas. En el interior encontramos la misma flora que caracteriza a todas las costas del Mediterráneo: olivos, limoneros, naranjos, almendros, guindos, etc. Especial importancia tienen también los viñedos y tabacales. En esta zona no hay grandes bosques aunque sí árboles altos, varios tipos de pino, ciprés y otras coníferas.

En la zona continental se distinguen dos regiones: la del norte, que abarca las cuencas de los ríos Danubio, Sava, Drava y Kupa, y la que se extiende por las montañas dináricas y comprende la parte central de la provincia de Lika, la casi totalidad de Bosnia y la gran parte septentrional de Herzegovina.

En la primera hay también viñedos de buena calidad y distintos frutales: manzanos, perales, ciruelos, nogales, etc. En la parte nordoriental de esta zona (Eslavonia) existen grandes superficies cubiertas de robles, famosos en todo el mundo por su excelente calidad (roble de Eslavonia).

En la segunda, principalmente —Bosnia y Herzegovina—, donde el rigor del clima continental es más pronunciado, se hallan grandes bosques de variadas especies: encinas y abetos (fagetum silvaticum), robles (quercus robur), álamos (ulmus campestres) y fresnos blancos (fraxinus excelsior) de extraordinaria calidad, usados para la fabricación de muebles finos.

En esta misma región hay frutas en abundancia, especialmente ciruelas, conocidas en muchos países por su fino aroma. En la parte de esta zona (Herzegovina) que da hacia el mar Adriático se cultiva tabaco de la mejor calidad. También hay frutales de todas clases, característicos del clima mediterráneo. En cuanto a la fauna, existe una diferencia semejante a la de la flora. En las llanuras del Norte prevalecen los bovinos, caballos y cerdos. En las montañas de la zona marítima, especialmente en las islas, abundan las ovejas y las cabras, en lugar de caballo, asno y mula. La fauna silvestre es más variada: osos pardos, lobos, jabalíes, ciervos, zorros, patos, gansos, perdices, faisanes, etc. están distribuidos a lo largo de esta región.

LA POBLACIÓN

El total de habitantes de Croacia es en la actualidad de algo más de ocho millones. La mayoría es de religión católica, aunque hay también minorías de ortodoxos orientales griegos y de mahometanos. Existen además pequeños grupos de protestantes y judíos.

LAS CIUDADES

La capital de Croacia es Zagreb, con 650.000 habitantes. Es asimismo su centro político, cultural y económico. Las demás ciudades de importancia son: Sarajevo, 292.263 habitantes, capital de Bosnia, centro espiritual y económico de los musulmanes croatas, ciudad universitaria y con la teología islámica; Mostar, 89.600, capital de Herzegovina; y Split, 185.000, capital de Dalmacia, centro de la Croacia marítima y antigua sede de los emperadores romanos, como Diocleciano, que conserva todavía restos de su palacio, uno de los más monumentales del Imperio. Split tiene, además, una universidad, y su industria y comercio están en acelerado desarrollo. El astillero de Split es el segundo por su capacidad e importancia en Croacia. Sobre la orilla noroeste del Adriático se hallan las ciudades de Pula y Rijeka. Esta última (180.000 habitantes) es el principal puerto de Croacia y el astillero más grande del país. En la mitad de la costa adriática están las ciudades de Zadar y Šibenik, ricas por su pasado histórico croata.

Más al sur se halla la ciudad de Dubrovnik, la "Atenas Croata", perla del Adriático, cuna de la literatura nacional croata, actualmente sede de festivales musicales y folklóricos internacionales. En el extremo sur están Herceg-Novi y Kotor, esta última ubicada en el fondo del maravilloso fiord de Boka.

En el norte se encuentra Osijek (144.000 h), capital de Eslavonia, importante centro cultural e industrial del país; y en el extremo oriental la ciudad de Zemun. Las ciudades de Travnik, Kreševo, Jajce y Banja Luka pertenecen a la provincia de Bosnia y están íntimamente ligadas con la historia del pueblo croata.

 

 

Croacia y su Destino, Studia Croatica – Instituto de Cultura Croata, Buenos Aires, © 1977, 2010